Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Primavera

La nube de insectos que inunda Pamplona y comarca no es de mosquitos, sino de pulgones

Estos días es frecuente chocarse con nubes de bichitos. Son pulgones con alas que viven en los árboles y se alimentan de néctar. “Ni pican ni son peligrosos”, aclara el experto Enrique Baquero

Ampliar Pasear estos días por una zona supone enfrentarse a nubes de insectos y pelusas
Pasear estos días por una zona supone enfrentarse a nubes de insectos y pelusasanne arguiñáriz
Actualizado el 21/05/2022 a las 00:35
Calor y humedad es la combinación perfecta para que proliferen todo tipo de insectos, como están comprobando miles de navarros estos días. Es frecuente estos días toparse con una nube de bichitos, que se quedan pegados a la ropa. No son mosquitos sino pulgones alados que viven en los árboles. Así lo explica Enrique Baquero, investigador del instituto de Biodiversidad y Medioambiente de la Universidad de Navarra. Como usuario ciclista, Baquero admite que se ha “tragado literalmente” varios pulgones en sus desplazamientos por la ciudad. “No pasa nada, es proteína”, bromea.
Este experto entomólogo aclara que no se puede hablar de plaga ni se trata de una situación preocupante o peligrosa para la salud. “No pican”, asegura Enrique Baquero. “Los afídidos son insectos fitófagos, que se alimentan de la savia de las plantas. Suelen estar en los árboles y dejan savia pegajosa en las aceras porque parte del líquido azucarado que succionan lo desechan. Son especies muy complejas, con castas, y con distintas fases con alas y sin alas”, señala. 
En sus paseos por Pamplona este profesor de zoología también ha observado típulas o zancudos, abejas y orugas del boj en arbustos. Cuando el cereal empiece a amarillear saldrán los trips. También hay mosquitos pero “lo normal para estas fechas”. “No es preocupante porque no hay mosquitos tigres ni transmiten ninguna enfermedad”, añade Baquero, que recuerda que de los miles de tipos de mosquitos, sólo unos pocos se alimentan de sangre. Este investigador admite que los insectos tienen mala fama, pero destaca que tienen una “importante doble función”. “Por un lado ayudan en la polinización y por otro lado son el alimento de aves y otras especies, son un importante eslabón de la cadena trófica”, señala.
Por ello, Baquero defiende que debería haber más insectos. “Según un estudio alemán, la cantidad de insectos se ha reducido en un 75%. Se nota, por ejemplo, cuando haces un viaje en coche. El parabrisas ya no termina lleno de bichos estampados, como ocurría hace años”, concluye.
volver arriba

Activar Notificaciones