Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Emergencias

La Policía Foral ha usado drones en 60 investigaciones en lo que va de año

En los 3 años que llevan con estas aeronaves, se ha multiplicado el uso con más de 200 casos: desde la cámara térmica a seguridad ciudadana

Ampliar Uno de los drones de la Policía Foral sobrevuela una manifestación, el pasado 1 de mayo en Pamplona
Uno de los drones de la Policía Foral sobrevuela una manifestación, el pasado 1 de mayo en Pamplonajosé carlos cordovilla
Publicado el 23/05/2022 a las 06:00
Las tediosas vigilancias policiales que se han convertido en un clásico de las películas, con una pareja de agentes matando el tiempo observando la vivienda de un sospechoso desde un coche camuflado, con largas horas a la vera de un compañero en gabardina y mordisqueando una porción de comida grasienta, han pasado a la historia. Nada de conversaciones tras un parabrisas, sin apartar la vista de una ventana en la que se aprecia una luz escondida. Hoy en día, la conversación entre policías puede que se dé, el trozo de comida para llevar, también, pero a kilómetros del objetivo, con un mando en la mano y los ojos fijos en la pantalla de un ordenador. Los dispositivos policiales alrededor de la casa de un objetivo se parecen más en la realidad actual a un enjambre de aparatos de alta tecnología, manipulados a varios kilómetros por un piloto, que sobrevuelan el lugar con más precisión y discreción. Son los drones, pequeñas aeronaves no tripuladas, que han revolucionado buena parte de las técnicas de investigación policial y cuyo apoyo a las unidades tradicionales se ha visto multiplicado exponencialmente en los últimos años.
Daniel Cano es el jefe del Grupo de Apoyo Tecnológico de la Policía Foral, unidad cuyos agentes se encargan, entre otras funciones, del manejo de drones en este cuerpo policial. El año pasado colaboraron en más de 150 intervenciones y en lo que llevamos de año han actuado en cerca de 60.
Una de las más recientes, por ejemplo, un operativo dado a conocer esta semana que derivó en la detención e ingreso en prisión de un vecino de la Merindad de Olite de 28 años, acusado de traficar con drogas en su vivienda. En el registro de su domicilio y aledaños, informó la Policía Foral, se localizaron 7.650 euros en moneda fraccionada, 600 gramos de anfetamina, 35 gramos de cocaína, 1.750 gramos de marihuana, hachís y otras sustancias para corte. También se hallaron todo tipo de útiles para la preparación y manipulación de las sustancias (básculas de precisión, recortes y cierre). Además, una de las habitaciones de la vivienda estaba destinada al cultivo en interior de marihuana.
En esta operación, relata Cano, se solicitó el apoyo de la unidad de drones debido a la especial ubicación de la vivienda, alejada del núcleo urbano, “aislada y bastante bien resguardada orográficamente”.
“Nuestra labor es la de apoyar la investigación aportando imágenes a distancia o de una perspectiva diferente sin que la persona investigada detecte la presencia policial”. Así, con ese planteamiento, los policías utilizaron la información captada por los drones para poder realizar una vigilancia en torno a ese punto, donde sospechaban se estaba produciendo un negocio de compra venta de droga, y obtuvieron suficiente material para solicitar judicialmente una orden de entrada y registro al inmueble, donde se incautaron de la droga. También se valieron del uso de una cámara térmica, que permite, mediante la localización del denominado ‘punto de calor’ detectar la presencia de personas y su ubicación en el domicilio. “A la hora de plantear un registro o acometer una detención es una información muy importante porque nos revela si la persona está despierta, en qué habitación de la casa, si hay alguien más o, incluso en el caso de que intente huir, por dónde ha escapado”, detalla Cano.
3 AÑOS EN MARCHA
El trabajo con drones no es el único que lleva a cabo el equipo del Grupo de Apoyo Tecnológico que, como indica su nombre, asesora a las unidades en distintos aspectos relacionados con las investigaciones y el uso de ‘gadgets’. “Con los drones llevamos tres años y el crecimiento y las aplicaciones que pueden tener para nuestro trabajo son exponenciales. Está claro que han venido para quedarse. La cuestión ahora es que exista una regulación clara que oriente acerca de su uso”.
¿Y los malos no se aprovecharán también de estos aparatos para, por ejemplo, instalar una contra-vigilancia que detecte si la policía está cerca? Cano admite esta posibilidad pero recuerda que la ley establece unas limitaciones muy específicas para el uso de drones, una normativa concreta, y que la policía cuenta con sistemas avanzados de inhibidores que puedan anular ese ‘contra-ataque’. Tampoco es oro todo lo que reluce y no son robots infalibles e indestructibles, admite. “La cámara térmica, por ejemplo, que puede ser muy precisa a la hora de localizar a una persona extraviada, tiene problemas a la hora de detectarla si el área que debe sobrevolar es una zona boscosa”, matiza.
No hace ni tres meses los propios agentes recibieron formación en el control de drones mediante un detector portátil de este tipo de aparatos. El objetivo era que los policías estuvieran capacitados para detectar drones de los denominados ‘intrusos’ o simplemente infractores de la normativa aérea, de Seguridad Ciudadana o del Código Penal. Este sistema portátil detecta las comunicaciones de radio frecuencia entre el mando del piloto y la aeronave en un radio de 5 kilómetros, descifrando las posiciones de ambos y la trayectoria, marca y modelo del dron. Con esta información, informó la Policía Foral, la patrulla correspondiente puede acudir al lugar donde se encuentra el piloto y comprobar si tiene todo en regla, procediendo a abrir un expediente si es necesario.

CLAVES

1 La Policía Foral recuerda que toda operación con drones debe realizarse en las zonas de vuelo permitidas. Para conocer los requisitos para volar un dron de forma segura se recomienda verificar los requisitos en la página web: https://drones.enaire.es, así como cumplir la normativa europea y española vigente (concretamente el Reglamento de Ejecución (UE) 2019/947 y el Real Decreto 1036/2017. En todo caso hay que tener en cuenta que el vuelo recreativo no está permitido en proximidades de aeropuertos ni espacios aéreos controlados, que no se puede volar en zonas urbanas si el dron pesa más de 250 gramos, no está permitido poner en peligro o molestar a terceros y siempre se debe volar el aparato a la vista y a una altura máxima de 120 metros.

2 En 2021 y para la prevención de la Seguridad Ciudadana los servicios de vuelo de drones se solicitaron en 43 ocasiones. Fueron, por ejemplo, apoyos a la vigilancia del medio rural, control de grandes concentraciones de personas, cumplimiento de la normativa sobre covid-19, robos en zonas residenciales, búsqueda de delincuentes fugados o vigilancia del Camino de Santiago.

3 En el ámbito de la Seguridad Vial se activaron 25 operaciones a lo largo del pasado año. Por ejemplo, en 12 casos para apoyar la investigación de accidentes graves y en el resto para vigilancias de la vía por distintos motivos, principalmente servicios especiales como carreras ciclistas profesionales.

4 En funciones de Protección Civil se apoyó la labor de una decena de operativos, sobre todo con motivo de inundaciones y búsquedas de personas desaparecidas.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE