Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Nuevas medidas

Los comercios navarros cierran las puertas y suben unos grados sus termostatos para ahorrar energía

El uso del aire acondicionado debe estar limitado entre 25 y 27 grados, en función del tipo de espacio comercial

Ampliar Un trabajador de un establecimiento de Pamplona regula la temperatura del aire acondicionado del local
Un trabajador de un establecimiento de Pamplona regula la temperatura del aire acondicionado del localEFE
Actualizado el 10/08/2022 a las 14:50
Los espacios comerciales y establecimientos de Navarra han comenzado a ajustar la temperatura de los termostatos para cumplir con las medidas de ahorro energético debido a la nueva normativa aprobada por el Gobierno estatal que se empieza a aplicar desde hoy en el interior de los locales.
El uso del aire acondicionado debe estar limitado entre 25 y 27 grados, en función del tipo de espacio comercial, y estos deben justificar cuándo no aplican el límite de temperatura en el termostato, ya que se debe cumplir con el objetivo de llevar a cabo los compromisos europeos derivados del conflicto de Ucrania, pero al mismo tiempo se debe tener en cuenta el Decreto ley para proteger los derechos de la salud laboral de los trabajadores.
PUERTAS CERRADAS PARA MANTENER LA TEMPERATURA
El termostato de la tienda Bimba y Lola en la calle Carlos III marca los 25 grados, que es el mínimo que les exigen. La encargada del comercio, Valentina Gómez, ha declarado a Efe que "es un poco difícil controlar la temperatura porque concretamente esta tienda es pequeña y se concentra bastante calor".
En ese establecimiento antes ponían la temperatura a 19 grados y Gómez ha asegurado que "notamos bastante esa subida en el termostato, si fuera por nosotras lo bajaríamos". Además, cierran las puertas para poder tener la temperatura controlada como obligación para locales con acceso desde la calle.
La tienda Stradivarius es bastante más grande que Bimba y Lola, cuenta con dos plantas. Maite Latasa, que se encarga de trabajar en la zona de probadores que se encuentra en la planta baja, ha afirmado que "en esta tienda se está mejor abajo que arriba, allí tienen más problemas con el tema de cerrar las puertas en los días que más calor hace".
Latasa ha comentado que "hay cierta incertidumbre por si cerrar las puertas puede afectar a la clientela, siempre las hemos tenido abiertas y a lo mejor alguien se puede pensar, aunque sea por un momento, que estamos cerrados a pesar de que sea de día".
Las puertas de la tienda Bershka también están cerradas. Sheila Carrera, dependienta del comercio, ha afirmado que las cierran para intentar mantener la temperatura y que ahora ponen el termostato a 25 grados, mientras que antes regulaban entre los trabajadores la temperatura. "La verdad que subíamos o bajábamos uno o dos grados con bastante frecuencia según la necesidad que notábamos", ha contado Carrera.
Ha añadido que en el caso de las dependientas de Bershka "no nos supone un esfuerzo porque no nos encargamos de seguir el control, al menos no exhaustivamente, lo hacen otros, pero entiendo que a lo mejor en otros establecimientos para las personas que se tengan que dedicar a ello sea algo molesto".
Para Carrera esta medida de ahorro le parece "buena y apropiada", pero también ha confesado que "puede que sea porque no lo llevo yo ni llevamos tiempo teniendo que controlar la temperatura".
APAGÓN DE ESCAPARATES, OTRA NUEVA NORMATIVA
Respecto a la normativa de apagar los escaparates a partir de las 22:00 horas y que también entra en vigor esta misma noche, se considera en estos comercios que es una medida adecuada y que a los trabajadores no les supone ningún problema más allá de simplemente tener que apagar todo cuando cierren.
De esta manera, aunque se habla de tener que poner el termostato a 27 grados, parece que las palabras de la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, sobre la flexibilidad de la norma de los 27 grados frente a los 25, ha sido de mucha ayuda para los establecimientos de Pamplona.
De hecho, los espacios comerciales deberán tener muy claro cuál es exactamente la temperatura obligatoria para cada caso y otras condiciones y obligaciones si no quieren afrontar una multa que puede ir desde 60.000 euros por infracciones leves, a 6 millones de euros por las graves y hasta 100 millones de euros por las muy graves.
Además, también se tendrá que tener en cuenta de cara al invierno que esta normativa afectará también a la calefacción en esa estación, cuando no deberá sobrepasar los 19 grados.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE