Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

LEYES

Enériz, preocupado por la aprobación de ciertos Decretos

  • EFE. PAMPLONA
Actualizado el 25/04/2012 a las 12:03
El Defensor del Pueblo de Navarra, Francisco Javier Enériz, ha reconocido la preocupación existente en gran parte de la ciudadanía por los Decretos leyes que está aprobando el Gobierno central, unas normas que en algunos casos le están sorprendiendo y sobre las que ha expresado sus dudas.

"Hay normas que se están tocando por Decretos Leyes y tengo dudas de que se pueda hacer" ha declarado Enériz a los periodistas momentos antes de entregar al presidente del Parlamento foral, Alberto Catalán, el informe anual que ha elaborado la institución que preside correspondiente al 2011.

El Defensor del Pueblo ha reconocido que existe preocupación en la ciudadanía porque el Gobierno está llevando a cabo "un cambio del marco legal que teníamos hasta ahora muy profundo y muy fuerte".

Tras indicar que el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy ha dictado quince Decretos leyes en tres meses, ha apuntado que hay "algunas cosas" que le están "sorprendiendo" como la modificación de Leyes orgánicas, Ley orgánica de Educación o de Extranjería, mediante Decretos leyes.

"Esto en mis tiempos de estudiante en la Universidad se decía que no se podía hacer, las Leyes orgánicas no se pueden modificar por Decretos leyes, éstas son algunas de las cosas que nos están extrañando", ha reconocido.

A eso ha añadido que hay cuestiones de fondo como la reforma laboral, sobre la que ha dicho que "se ha planteado pasar casi del Estatuto del trabajador al Estatuto del empresario".

Ese, ha subrayado, es "un cambio de filosofía absolutamente llamativo, que llama la atención porque hemos estado treinta años con una regulación que desarrollaba la Constitución. La Constitución dice que por ley se regulará por el Estatuto de los trabajadores y se está regulando pero en un sentido muy distinto al que hasta ahora se estaba teniendo en cuenta".

Respecto a las posibilidades que tiene la institución del Defensor del Pueblo de Navarra para actuar en esta materia, ha precisado que no tiene legitimación para dirigirse al Tribunal Constitucional y plantear estas cuestiones, eso compete al Defensor del Pueblo de las Cortes del Estado, con quien está en contacto, al igual que con sus homólogos de otras comunidades.

"Pero, al menos, sí que tenemos esa voz, esa fuerza para señalar nuestra inquietud en muchos de estos temas, no tanto por los temas de fondo que responden a decisiones que adoptan gobiernos legítimos elegidos en las últimas elecciones, sino por las formas en las que se están haciendo muchas reformas", ha aseverado,

Y es que, ha continuado, "algunas plantean cuestiones urgentes cuando no lo son. El Decreto ley es una norma de extraordinaria y urgente necesidad y hay cuestiones que se están tocando, que no responden a la urgencia y necesidad de estos momentos, otras sí".

Sobre la posibilidad de que en el actual contexto de crisis económica pueda peligrar la figura del Defensor del Pueblo, ha asegurado que no teme por ella, ya que esta institución está recogida en el Amejoramiento y su supresión implicaría un proceso "tan largo y tan complejo" que no parece justificado en el momento actual.

A eso ha añadido que representa el 0,02 % del gasto de los Presupuestos Generales de Navarra, por lo que son "una entidad microscópica en este cosmos".

"Si el problema del déficit público se arreglase suprimiendo al Defensor del Pueblo ahora mismo lo proponía, pero si no se va a arreglar y eso va a hacer que los ciudadanos tengan una institución menos no soy partidario", ha concluido.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE