Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona, a pie de calle

Reapertura del bar Dublín Berlín en Ripagaina

Una veterana hostelera del Camino de Santiago ha tomado las riendas del local

Ampliar Carmen, segunda por la derecha, junto al equipo de camareras del Berlín Dublín
Carmen, segunda por la derecha, junto al equipo de camareras del Berlín Dublín
Actualizado el 02/09/2021 a las 22:59
Del Camino de Santiago al barrio de Ripagaña. Ese es el peregrinaje que ha hecho Carmen a raíz de la pandemia. Después de un año y medio en el dique seco, ha tomado las riendas del bar Berlín Dublín. Este 2 de septiembre ha sido la reinauguración. Junto a su marido, viene con “muchas ganas de trabajar”. De hecho van a abrir desde las 8.00 de la mañana “con desayunos ricos” hasta las once de la noche.
El Berlín Dublín hace esquina entre estas las calles del mismo nombre. Tiene terraza y vistas al parque y al depósito que abastece de agua a Burlada. Abrió en 2019 de la mano de Josemi y María Dolores. Un local moderno y una decoración detallista, con una maqueta de tren eléctrico incluida. Pronto cogieron fama en el barrio las tortillas y las tartas de chocolate. Pero llegó el covid y las dificultades.
Precisamente, Carmen también sufrió el azote de la pandemia. Regentaba Café del Camino en Zubiri. Además de hostelera, era también hospitalera. “Venían algunos peregrinos con los pies devorados”, recuerda. Ante la falta de peregrinos, tuvo que cerrar. “Ha sido terrible este año y medio. Llevo desde que tenía 10 años detrás de un mostrador en el negocio familiar. Estar con la gente me da vida”, comenta. Por eso se ha lanzado a esta nueva aventura emprendedora. “Me encanta el barrio y el perfil de gente que vive aquí”, expresa.
Carmen y su marido han dado un toque personal al local y han renovado la carta de pinchos, raciones y bebidas. Huevo poché trufado, callos al estilo de mi yaya, txistorra de Zubiri, coquinas, chipirones, zamburiñas... “Mi marido, que es asturiano, es hombre de mar, así que con el pescado no se la pegan. Tenemos una pescadería de confianza en Pamplona. También es hombre de tierra y buen conocedor de la ternera asturiana, así que está en nuestro planes futuros incluir el cachopo”, expresa Carmen, que se muestra “muy agradecida” a los anteriores dueños “por el tiempo compartido”. Al Dublín Berlín se han traído al equipo que trabajaba en Café del Camino. “Llevo con ellos toda la vida, son como de la familia”, destaca Carmen. Para la ocasión les ha encargado nuevas chaquetillas. Y a la reinaguración también han venido muchos de sus antiguos clientes: “A algunos llevaba mucho tiempo sin verlos. Ha sido un reencuentro emocionante”.
volver arriba

Activar Notificaciones