Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona, a pie de calle

El apartotel San Fermín en Burlada, cerrado y sin planes de reapertura

La plantilla, de once personas, denuncia que la empresa no les paga ni les entrega carta de despido

Ampliar El hotel AH San Fermín, situado en el polígono Mugazuri de Burlada.
El hotel AH San Fermín, situado en el polígono Mugazuri de Burlada.Álvaro Arizcuren
Publicado el 03/09/2021 a las 06:00
El hotel AH San Fermín, en el polígono Mugazuri de Burlada, lleva cerrado desde mediados de junio. Los propietarios del inmueble no tienen planes de reapertura, según la plantilla. Formado por 86 apartamentos, el establecimiento fue inaugurado en 2007, en plena crisis financiera. Actualmente tiene once trabajadores. Nueve de ellos han presentado una demanda judicial porque siguen dados de alta en la Seguridad Social pero llevan tres meses sin cobrar.
El hotel fue promovido por Inmojogar Gestiones, empresa familiar navarra que en 2001 adquirió la parcela situada en la avenida Villava número 90, junto a la rotonda. Tras unos cambios en el proyecto inicial, se construyó el apartotel, con cuatro plantas y cuatro salones para celebraciones y eventos. En los bajos se abrió un supermercado Sabeco (filial de Alcampo), que después operó con la marca Simply. El supermercado cerró hace dos años y actualmente es un bazar chino. La estación de servicio sigue abierta. El hotel tiene la puerta de entrada tapada. Su página web funciona pero no permite hacer reservas. La ficha de Google señala que está cerrado “permanentemente”.
A LA ESPERA DE JUICIO 
Desde sus inicios, el AH San Fermín ha sido gestionado por los propios dueños, una empresa familiar dedicada a la promoción inmobiliaria. Entre sus clientes eran habituales los grupos, tanto de turistas como de empresas o de equipos deportivos. Durante el estado de alarma fue uno de los hoteles que se ofreció al Gobierno de Navarra. En concreto, alojó a residentes de la Casa de Misericordia.
En junio de 2020, la mayor parte de la plantilla salió del ERTE y el apartotel volvió a abrir al público. Lucía Virto, representante de los trabajadores, explica que a finales de mayo pasado la dirección les comunicó la decisión de cerrar el hotel y negociar un ERE por despido colectivo. “Después de varias reuniones, no nos convencieron las condiciones ofrecidas”, explica. La última oferta era una indemnización de 20 días. “Cumplidos los plazos para llegar a un acuerdo, la empresa retiró el expediente de regulación y, literalmente desaparece. No hubo forma de reunirse con ellos”, señala Virto. Hubo un acto de conciliación al que la empresa no se presentó. Ahora se está a la espera de juicio.
“Lo más increíble es que no nos han facilitado la carta de despido para ir al paro. Seguimos dados de alta en la Seguridad Social pero llevamos tres meses sin cobrar. Nos encontramos en la más absoluta indefensión. Las administraciones públicas nos han abandonado. Sólo nos queda esperar a lo que decida el juez”, relata la representante de la plantilla. Este periódico intentó contactar, sin éxito, con los propietarios del hotel.
volver arriba

Activar Notificaciones