Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Arte Urbano

Un bosque en medio del tráfico de San Jorge

El pasadizo peatonal bajo la avenida de Navarra del barrio sigue estos días la estela de otros espacios degradados de la ciudad que se han recuperado con murales o trampantojos

Ampliar Recreación de cómo quedarán las paredes del paso subterráneo de San Jorge
Recreación de cómo quedarán las paredes del paso subterráneo de San JorgeDN
Publicado el 16/09/2021 a las 06:00
Las paredes descarnadas del pasadizo que para los peatones salva la avenida de Navarra en su tramo final de San Jorge -en realidad varios pasillos que confluyen en un espacio central al aire libre, tipo la plaza de los Fueros- sirvió como lienzo para graffiteros más interesados en estampar su firma que en el arte urbano. Como en otros muros de la ciudad. Pintadas que degradan el paisaje urbano y al que se intenta poner freno con murales y trampantojos de autor.
Y así ha ocurrido en este pasadizo de San Jorge, en el que el Ayuntamiento ha querido dar un paso más en el encargo de su mejora, por lo que pidió al adjudicatario -la firma Erri Berri- un trabajo pictórico para las paredes. Y la constructora contactó con la firma bilbaína Arte y Muralismo ya que habían colaborado en la plaza del Búho de Azpilagaña, cuyo antiguo frontón sirvió de lienzo para recrear una imagen del barrio en 1961.
Aspecto que ofrecían las paredes del paso subterráneo de San Jorge
Aspecto que ofrecían las paredes del paso subterráneo de San JorgeDN
Ahora se ha escogido un bosque. “Aquí se buscaba que un pasadizo lúgubre, que casi ni apetece cruzar, se convierta en un lugar de color, pero también de cobijo apropiado a su entorno porque no te puedes pelear con el soporte”, explica Luis Olaso Garralda, pintor que desarrolla en Arte y Muralismo esta faceta decorativa urbana y que también tiene otra de autor abstracto con exposiciones en galerías como JD Malat de Londres o Kur Galery de San Sebastián.
INTERACCIÓN CON LA GENTE
“¿Que si me parece un trabajo menor el muralismo o el trampantojo? Para nada. Lo disfruto mucho y como son tan diferentes me complementan. Yo digo que así puedo tener un parte más racional y otra menos que me equilibran mucho”, explica. Y añade que de este trabajo urbano también valora la interacción con la gente. “Sobre todo cuando se reproducen estampas del pasado. Te vienen a hablar los que han reconocido a su abuelo en la imagen o su antigua casa. También quien te trae una foto antigua del mismo lugar pero desde otra perspectiva”.
En San Jorge también se produce ese intercambio entre el autor y el viandante. “A la gente le impacta bastante cómo se va transformando el espacio. Y lo disfruta desde el momento inicial de la preparación para ver después como va evolucionando”. Y en el barrio este trabajo comenzó el pasado 20 de agosto que Luis, junto con otro autor, espera terminar dentro de un mes.
Dice Olaso que San Jorge no ha sido el mayor reto de esta faceta de su carrera artística que inició con empresa propia en 2007 y que le ha llevado a recorrer todo el país. “He pintado paredes de 3.000 metros cuadrados. Pero este pasadizo sí plantea un desafío importante porque supone adaptar la obra a un soporte muy especial de 2 metros de alto y 200 metros de longitud”.
“A MANO ALZADA”
Un trabajo de autor, subraya. “Se hace a mano alzada, dibujando como en un lienzo, nada de proyecciones o copias. Eso te permite irle cogiendo aire a la obra e improvisar en ocasiones. Por ejemplo, aplicar más luz en un punto oscuro o poner muchos árboles en otro espacio que necesita de mayor fuerza”. Y reconoce que si bien en ocasiones ha dejado su impronta, como aquel que “coló” un astronauta en una arquivolta de la Catedral de Salamanca durante su restauración, aquí -asegura- no tiene nada pensado. “De momento”, dice casi al final, como quien deja una puerta entreabierta.
“¿Horarios?”, responde a la pregunta para facilitar a la gente que pueda ir a verlos. “Es que depende de muchas cosas, puedes dejarlo parado un tiempo porque te reclaman en otros lugares o tirar de seguido seis días. También nos ha pasado hacerlo por las noches porque, al tratarse de un lugar de paso, los elementos que necesitamos para el mural pueden entorpecer al peatón. Y tenemos la ventaja de que hay focos”.
Cuando den la última pincelada no se irán de Pamplona. “Estamos pendientes de retocar el mural que hace unos cuatro años, y por encargo del Ayuntamiento, hicimos en el club de remo. Entonces reprodujimos una fotografía antigua”. Y hace poco han terminado, también por mandato municipal, un trampantojo en dos casetas eléctricas del barrio de la Rochapea. En este caso, se ha reproducido un muro de mampostería por el que se descuelga una hiedra.
En cuanto a la obra del pasadizo de San Jorge, con una inversión de 45.000 euros, se están reparando los ladrillos de las paredes. En la chapa de acero corten, donde se ubican los puntos de luz LED del pasadizo, se aplicará un tratamiento con oxirón con el fin de eliminar las pintadas que exhiben y renovar así el aspecto del conjunto lumínico.
Se va a actuar, igualmente, en el paso subterráneo que une el corredor sostenible de la calle Dr. Juaristi por debajo de la avenida de Navarra. Es un paso de menores dimensiones, con dos puntos de acceso a ambos lados de la avenida, en el que principalmente se sustituirán todos los puntos de luz por nuevos elementos LED. Se aprovechará la intervención para pintar las paredes de un color más claro, que redunde en una mayor iluminación del espacio.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE