Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Hípica

Una máquina y una semana para quitar la arena de la Ciudadela

Este lunes comenzaron los trabajos para recuperar el foso del entorno amurallado tras el campeonato de hípica

Ampliar La máquina inicia su trabajo mientras un perro merodea alrededor
La máquina inicia su trabajo mientras un perro merodea alrededorJesús Caso
Publicado el 28/09/2021 a las 06:25
Dentro de una semana no quedará ni un rastro que indique que los fosos de la Ciudadela albergaron un campeonato de hípica. O mejor aún, aseguran desde la organización, Pamplona recuperará para su asueto este espacio cercano a la puerta del Socorro con un mejor aspecto que con el que se lo encontraron. “Había restos de botellones, que hubo que limpiar”, afirmaba este lunes el codirector de la cita deportiva y que ostenta el mismo cargo en el Centro Ecuestre Cizur, encargado de poner en marcha el Gran Premio de Hípica de las Murallas de Pamplona, Jesús González Ayarra, que añadió: “Al Ayuntamiento no le va a costar retirar la arena ni un euro”.
Con estas declaraciones quiso salir al paso de los recelos planteados por la oposición al equipo de gobierno de NA+. EH Bildu, PSN y Geroa Bai, además de tildar la convocatoria deportiva de elitista, también afirmaron -en concreto lo dijo Joseba Asiron (EH Bildu)- que traería un fuerte impacto ambiental en la zona - “hablamos de 300 caballos bebiendo 30 litros de agua al día”, afirmó- y preguntaron -en este caso sobre todo la portavoz socialista Maite Esporrín- cuánto iba suponer a las arcas municipales dejar el recinto amurallado como estaba. “Nada”, insistió Jesús González. “El pago del Ayuntamiento ha sido los 35.000 euros como patrocinador y, al igual que con otras citas deportivas o culturales, la cesión del espacio”.
Este lunes, pasadas las siete de la tarde, llegaba la única máquina encargada de retirar las 500 toneladas de arena -así como la capa inferior de grava- para lo que invertirá una semana. Hasta el lugar se desplazarán camiones para recoger el material proporcionado por una empresa de canteras en Vitoria. “La idea es aprovechar parte para el próximo año y otra se revenderá para otros clubes hípicos, para pistas de motocross o también para campos de golf”, explicó el codirector del concurso.
Y esto será posible, añadió González, porque la máquina hará una recogida selectiva del material. “Por un lado la arena, que es fina y se asemeja mucho a la de la playa, y por otro la grava, que se coloca en la parte inferior para compactar la arena evitando que se abra y los caballos se hundan, lo que podría provocar lesiones”, describía González Ayarra.
Desde la organizaron, indicaron que no será el único trabajo de retirada de material. Durante el gran premio, que acogió la Ciudadela desde el 2 hasta el 12 de septiembre, cada día una máquina se encargaba de quitar el estiércol de los caballos. La actual normativa establece que tiene que ser una empresa especializada la que se ocupe de este cometido y a la que se contrató trasladó hasta la capital navarra una máquina para ejecutar el encargo.
SABOTAJE CONTINUO
Y justamente la máquina que servía para restituir parte del paisaje del recinto amurallado fue la que más actos de sabotaje sufrió. “Le quitaron el combustible, les pincharon las rueda o soltaron tornillos por lo que al final hubo que traer otra”, explicaba el codirector del club ecuestre. Una vez retirado el estiércol, se traslada a la empresa especializada que lo recicla como compost para cultivo.
Desde la organización, se aseguraba ayer que será una labor mucho más sencilla el retirar la arena que lo que fue colocarla. “Ahí primero había que poner la capa de grava y después ir extendiendo la arena. Ahora simplemente se recoge, pero eso sí, separando la grava de la arena; de hecho habrá camiones para un material y para otro”, afirmaron sobre un evento a la que estaban citados 300 jinetes.
REGRESARÁ EL PRÓXIMO AÑO
A pesar de las críticas de la oposición, el propósito del equipo de gobierno de NA+ es que el Gran Premio de Hípica de las Murallas de Pamplona regrese el próximo año y se convierta en una prueba de referencia en el calendario nacional de esta modalidad deportiva. A las críticas de que se trata de una cita elitista, desde la alcaldía se respondió que el acceso del público era gratuito.
Y a las acusaciones de amiguismo proferidas desde EH Bildu, en las que acusaban de favorecer el premio por los vínculos del concejal de NA+ Juan José Echeverría con la Federación Navarra de Hípica, así como el trabajo realizado por la ex edil regionalista Amaya Otamendi para la organización, desde el equipo de gobierno se respondió que fue el Centro Ecuestre Cizur el impulsor de la idea, no la federación. Y respecto a Otamendi, dijeron que como madre de alumna del centro había prestado su ayuda, no un trabajo remunerado.
Argumentos que no han convencido a la oposición que han tachado de “oscurantista” el procedimiento. Y aquí NA+ se ha defendido respondiendo que las cuentas están claras: el Ayuntamiento aporta como patrocinador 35.000 euros a una cita que, insistieron, repercute en la hostelería y comercio de la ciudad por aficionados y jinetes desplazados a Pamplona. En cambio, acusaron a Joseba Asiron de dar dinero a fondo perdido a la korrika, en concreto 50.000 euros. “Porque es un acto para los suyos y se traen sus txoznas”, le recriminó la edil de Deportes, María Caballero.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE