Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona, a pie de calle

José Miguel Ainaga, cuatro décadas dedicado a las máquinas de coser

Kosse, tienda de venta y reparación, se ha trasladado de San Juan al Ensanche

José Miguel Ainaga y Claudia Evangélica Ramírez, en la tienda Kosse en Baja Navarra.
José Miguel Ainaga y Claudia Evangélica Ramírez, en la tienda Kosse en Baja Navarra.PEDRO GÓMEZ
Publicado el 15/10/2021 a las 21:43
José Miguel Ainaga Salaberri aprendió de joven el oficio de mecánico de máquinas de coser viendo trabajar a su padre, Pedro Ainaga Lasheras, en el taller del barrio de San Juan. Cuatro décadas después, José Miguel y su esposa, Claudia Angélica Ramírez Contreras, han iniciado una nueva etapa profesional al frente de Kosse, dedicada a la venta y reparación de máquinas de coser y bordar, accesorios y complementos. A principios de octubre se trasladaron desde la calle Monasterio de Irache a un local más céntrico, en la avenida Baja Navarra número 22. Esta acera junto al ambulatorio Doctor San Martín ha cobrado vida, con la apertura de un negocio de reparación de bicis y patines eléctricos y con la reapertura del bar Baja Navarra.
José Miguel Ainaga ha vivido de cerca la transformación del sector de la costura y confección a nivel profesional y doméstico. Sus primeros pasos fueron en 1981 en Pamplona con el nombre de Ainaga S.L Técnicos especialistas en costura. Se dedicaba principalmente al montaje de talleres de confección, de arreglos y de bordado. Prestaba servicio a marcas bien conocidas como Ternua, Astore, Etxeondo, Selene, Pronovias y Rosa Clará.
Pero ya en el siglo XXI los tiempos cambiaron, con la globalización, la competitividad y la crisis financiera. Así que José Miguel Ainaga decidió dar un giro al negocio. Aquí tuvo un papel destacado su esposa, Claudia Angélica, especializada en el bordado. De sus viajes por ciudades como París y Berlín le rondaba una idea de negocio. En 2014 montaron Café & Costura en la calle Sancho el Mayor. Además de la venta, reparación y alquiler de máquinas de coser, ofrecían cursos y talleres. “Era un lugar de trabajo y de encuentro social donde las labores se acompañaban de una taza de café”, explica Claudia Angélica. Hubo un pequeño boom de la costura, de nuevas generaciones impulsadas por el “hazlo tu mismo”, la personalización de la ropa y de nuevas técnicas como el patchwork.
En 2018, José Miguel y Claudia Angélica volvieron un poco a sus orígenes. Cerraron Café & Costura y abrieron Kosse en la calle Monasterio de Irache para centrarse en la venta y reparación de máquinas de coser. “Somos el servicio técnico oficial de Pfaff, Singer, Alfa, Brother y Husqvarna, pero reparamos máquinas de coser de cualquier marca, ya sean de uso doméstico o industrial. Atendemos en local y también nos desplazamos a domicilios”, explica Ainaga. Además, se dedican a la venta online. “Tenemos clientes de toda la vida y mantenemos ese trato cercano. Nos parece importante que los clientes que adquieren una máquina le saquen el máximo partido. Les damos un pequeño curso y resolvemos cualquier duda o problema, aconsejamos en el uso de agujas, hilos, canillas”, señala José Miguel. Su esposa también ofrece su asesoramiento con el uso de las máquinas de bordado y sus programas. “Me gusta escucharles, conocer sus inquietudes y lo que necesitan”, añade.
volver arriba

Activar Notificaciones