Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona, a pie de calle

Churros, molletes y gastronomía andaluza en el bar Toscana de la Rochapea

Susana Pérez y Jose Agudo han dejado sus trabajos para iniciar su primera experiencia hostelera

Jose y Susana, en la barra del Toscana junto a la especialidad de la casa, los churros
Jose y Susana, en la barra del Toscana junto a la especialidad de la casa, los churrosDN
Actualizado el 25/11/2021 a las 17:55
Churros y molletes de origen andaluz y gastronomía del sur. Esta es la seña de identidad del renovado bar Toscana, en la calle Uztarroz 35 de la Rochapea, en frente del centro de salud. Susana Pérez, natural de Pamplona, y Jose Agudo, de Linares (Jaén), se han puesto al frente de este veterano establecimiento que el 24 de noviembre abrió de nuevo sus puertas.
Susana y Jose no tienen experiencia previa en hostelería. Ella ha sido administrativa y él pintor de carrocería durante 21 años en diferentes talleres de Jaén y Navarra. Pero les ha picado "el gusanillo" y el amor a Andalucía. "Nos rondaba esta idea desde hace tiempo y finalmente nos animamos a dar el paso", comentan. Del bar sólo han conservado el nombre y esperan que la clientela. Ahora tienen dos productos estrella: las porras y los molletes, ambos traídos del sur.
La masa de los churros proviene de unos maestros churreros de Linares, con una fórmula patentada. “Son tipo porra, gorditos pero no son mazacotes porque es alveolado, hueco por dentro”, señala Susana. Los molletes provienen de Málaga, de un obrador artesano que los amasa “uno a uno” y los cuece en horno de piedra. “Este es un producto originario de Antequera que recoge la tradición árabe. Es un bollo muy agradable al paladar y al estómago porque es más digestivo”, señala.
En el bar Toscana tuestan o gratinan los molletes y los ofrecen con distintas presentaciones, saladas o dulces. “Queremos traer la costumbre andaluza de empezar el día con una buena tostada, con aceite y tomate o con jamón... Es algo muy típico de allí y que sorprende a turistas y visitantes”, expresa Jose. Por las tardes van a apostar por el chocolate con churros, “que con estos fríos entra muy bien”. Tienen también una carta de hamburguesas y bocadillos, todo con pan de mollete. “Excepto la chistorra y el vino, los productos los traemos todo de Andalucía: el aceite, las aceitunas, el embutido de Cazorla o la manteca colorá”, enumera Jose, que ejerce como cocinero.
Los fines de semana también van a tener su toque andaluz. “Los sábados vamos a hacer migas andaluzas, con su chorizo, tocino, morcilla blanca y pimiento verde. Y los domingos vamos a tener andrajo, un plato de puchero de carne y hortalizas que lleva unas tortas de harina que se rompen en jirones para que engorde la salsa”, explica Jose. Para el verano, tienen previsto cambiar estos platos por el salmorejo y el gazpacho “con su guarnición”.
Susana y Jose explican dedicaron "muchas tardes a patearse Pamplona en busca de un buen local". "Este nos encajaba. Nos gustó el emplazamiento. Está cerca del centro de salud y hay mucho movimiento por la zona”, apuntan. El local no ha necesitado reforma. “Pero nos hemos dado estos dos meses una pechá a limpiar, pintar y renovar el mobiliario y la decoración”, señalan. Abren a las siete de la mañana pero Jose acude media hora antes "para calentar el aceite y tener todo a punto".
volver arriba

Activar Notificaciones