Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Proyectos

¿Se abre la puerta a otro PSIS para miles de viviendas en Donapea, al sur de Azpilagaña?

El anuncio de que Pamplona y Galar iniciarán conversaciones para modificar sus términos municipales, donde la meseta de Donapea pasará a la capital navarra, abre la puerta a ese plan que tumbaron los tribunales, el de 4.100 viviendas en la zona

Ampliar Gobierno y Galar negocian impulsar Donapea ahora con vivienda protegida
Gobierno y Galar negocian impulsar Donapea ahora con vivienda protegidaDN
Actualizado el 27/11/2021 a las 08:38
Ni el Ayuntamiento de Pamplona ni el de la Cendea de Galar han querido entrar en más detalles que lo expuesto en una nota de prensa conjunta en la que anuncian que iniciarán conversaciones para modificar sus términos municipales. El comunicado explica que los 544.000 metros cuadrados de la meseta de Donapea, el altozano al sur de Azpilagaña, al otro lado de la carretera de la avenida de Navarra, pasarán a la capital navarra. Y Galar recibirá otros tantos metros cuadrados en dos zonas: una de 417.000 al sur del CIP Donapea y de la carretera de Esquiroz y los 128.000 restantes en los terrenos del Garitón de Ripalda, entre la trasera de El Sadar y la PA-32.
Precisamente estos últimos terrenos están sujetos a un Plan de Incidencia Supramunicipal (PSIS) de la Universidad Pública de Navarra ya que se proyectan allí nuevas dotaciones universitarias. Pero no es este plan el que llama la atención, sino otro supramunicipal que anularon los tribunales, el de la meseta de Donapea donde el Gobierno de Navarra tramitó ese PSIS para construir 4.100 viviendas. Un proyecto que topó con el rechazo de la Cendea de Galar.
Gráfico
Gráficodn
Su Ayuntamiento primero acudió a la justicia navarra que le dio la razón. No porque el planeamiento le pareciera desproporcionado o llenara de torres un entorno natural, según argumentaban desde Galar, sino por un defecto de forma que también supieron esgrimir sus servicios jurídicos: el PSIS se había tramitado antes de hacer un estudio del impacto ambiental en la zona como marca la ley. Y como se recurrió la primera sentencia, una segunda corroboró la decisión de declarar nulo el PSIS. En un último intento por reactivar la iniciativa urbanística se acudió al Supremo. En febrero de 2020 su dictamen fue el mismo: el plan no podía tramitarse.
Ahora, el Ayuntamiento de Pamplona ya sabe qué hacer si quiere impulsar esas 4.100 viviendas, este estudio del impacto ambiental. ¿Pero tiene ese interés? Y volvemos entonces al inicio de este artículo, en que no ha querido entrar en más detalles. Ni tampoco Galar.
“DESARROLLOS COHERENTES”
Ambos ayuntamientos se remiten a la nota que dice que esta modificación se basa en “elementos físicos preexistentes y en motivos de conveniencia tanto económica como administrativa, con el objetivo de que cualquier futuro desarrollo urbanístico en las zonas afectadas de la meseta de Donapea y del Garitón de Ripalda sea coherente y proporcionado, tanto a la realidad física de la zona como a la realidad administrativa y funcional de la futura gestión en este ámbito territorial”. Sobre el antiguo PSIS sólo una mención de soslayo: “La mayor parte de esta superficie estaba integrada en el PSIS anulado por los tribunales de justicia, que planificaba el desarrollo de este ámbito”.
De este ámbito y del sur de Azpilagaña, cuyo desarrollo se vinculaba también a ese PSIS. Tras pronunciarse el Supremo, en septiembre de 2020 Pamplona iniciaba los trámites para desvincularse del PSIS y así poder legalizar las obras de urbanización que, por adelantar, había ya acometido en su término municipal, como la construcción de una gasolinera, variar algunos ramales de tráfico, habilitar aceras y dotar de alumbrado público la zona.
Pamplona tuvo que elaborar su propio plan para esta zona de unos 54.000 metros cuadrados que la Junta de Gobierno Local aprobó inicialmente el pasado día 9 de este mes. Una propuesta que consolida los 2.400 metros cuadrados comerciales donde se levanta la estación de servicio y junto a la cual hay 1.200 metros cuadrados para el mismo uso.
Una calle separa las dos parcelas contiguas y que más polémica han creado: 2.800 metros cada uno de los lotes también comerciales de los que el Ayuntamiento es titular de uno y del 30% del otro. EH Bildu y Geroa Bai quieren que se destinen a vivienda mientras que NA+ y PSN se muestran favorables a dejar el suelo como está. El resto se reparte con 2.700 metros cuadrados para oficinas y se consolida el centro municipal de atención a animales que ocupa 3.700 metros cuadrados.
De esto también se habla en la nota, aunque igualmente de forma muy somera. Dice que para Pamplona asumir los 554.000 metros cuadrados de la meseta de Donapea le “permitiría completar el nuevo desarrollo urbanístico de Azpilagaña Sur, en el entorno de la prolongación de la calle Sadar, la avenida de Zaragoza y la variante PA-31”.
volver arriba

Activar Notificaciones