Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Medio Ambiente

Los técnicos aconsejan no vaciar el lago de Mendillorri por protección ambiental

Fermín Alonso, edil de Sostenibilidad, se lo anunció a la oposición este miércoles en la comisión de Urbanismo

Ampliar Imagen del año pasado, cuando el lago de Mendillorri se congeló
Imagen del año pasado, cuando el lago de Mendillorri se congelóJ.A. GOÑI
Publicado el 29/12/2021 a las 06:00
Venía hace tiempo reclamando la oposición de EH Bildu, PSN y Geroa Bai al equipo de gobierno de NA+ que se drenara el lago de Mendillorri como se hizo en 2016 para retirar especies exóticas y también objetos que arroja la gente, como la cadena de música que, por ejemplo, se encontró ese año. Ya en una comisión de Urbanismo celebrada el 15 de octubre de 2020, el concejal de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad Fermín Alonso (NA) contestó que no era buena idea. Entonces defendió su postura argumentando lo trabajoso que suponía vaciar un caudal de 13 millones de litros de agua repartidos en una superficie de 6.462 metros cuadrados y con más de tres metros de profundidad en el centro. También adujo que la suciedad que en ocasiones se apreciaba en la superficie era propia de un espacio natural que el ecosistema eliminaba.
Pero como se volviera a insistir en el tema, de nuevo en comisión de Urbanismo -esta vez la celebrada el miércoles- acudió el concejal para desterrar la propuesta, pero ahora con el mensaje dado por los técnicos de su área municipal: “Vaciar como volver a llenar el lago tiene un coste económico y ambiental. El vaciado de agua a la red supuso 9.118 euros y el llenado 4.500 euros”. Cantidades a las que si se les suma la extracción de lodos, vallado protector, reparación de pavimento y césped y retirada de basura asciende a 54.000 euros.
Y añaden desde el servicio: “Jardines tiene en su contrata la limpieza de la capa superficie del lago (ramas, plásticos, polen de los árboles). Por tanto, el agua está limpia y no se debe vaciar el lago cada breves períodos de tiempo puesto que no es necesario e incluso se puede considerar medioambientalmente perjudicial”.
Para evitar la proliferación de especies exóticas, los técnicos dicen que se debe insistir en las campañas para que la gente no eche peces como carpas, tortugas de Florida o cangrejo americano, las que más abundaron cuando en 2016 se drenó. Además, en el caso del cangrejo americano, señalan, su erradicación es casi imposible. “Se debe vaciar el lago, echar un producto químico y dejarlo actuar unos días porque esta especie se entierra en el lodo”. Y eso sí supone acabar con la flora y fauna propias.
EDUCACIÓN EN LAS AULAS
Muchas veces la ignorancia hace que la gente tire peces o tortugas a los lagos urbanos pensando que allí están en su hábitat natural, pero no reparan en que su presencia resulta perjudicial para la fauna y flora autóctona. Por eso, desde el área municipal de Sostenibilidad, se celebra que desde el Servicio Agenda 21 se está llevando a cabo una campaña informativa en centros de primeras e institutos de la ciudad.
Un proyecto que se ha completado con las trampas que contra los galápagos de Florida ha colocado en los lagos de Pamplona el Guarderío Ambiental de la Comarca de Pamplona perteneciente al Gobierno de Navarra. También, indican los empleados municipales, se hizo un seguimiento del cangrejo americano en aquellos lugares donde era más fácil su erradicación: los fosos y canaletas de la Ciudadela, en los que actualmente ya no quedan este tipo de especies. Para este trabajo concreto, se contó con la colaboración del Servicio de Limpieza Viaria.
Y volviendo al lago de Mendillorri, en 2016 se hicieron dos intentos de naturalizar un lado de la orilla; esto es, rebajar la verticalidad para crear varias terrazas donde se plantaron especies con diferentes necesidades hídricas. “No ha funcionado por vandalismo y falta de correcto drenaje en la zona, que se encharca con facilidad”, indican los técnicos. Pero no han tirado la toalla con este propósito por lo que se ha intentado hacerlo de nuevo con la Escuela Taller, pero ha coincidido -indican- con épocas en la que no estaba operativa.

Tortugas y peces pero también unos esquís

En aquel drenaje de 2016, sí se esperaba encontrar las especies exóticas que aparecen en otros lagos urbanos, como los galápagos de Florida o las carpas naranjas, ambas que se venden como mascotas y que, por aburrimiento o por pensar que se les hace un favor, la gente acaba echando a estos lugares. Pero más sorprende fue encontrar una cadena musical, un casco de moto, una bicicleta y hasta unos esquís. Igualmente se toparon con dos anguilas de metro y medio y siluros de 12 kilos, ejemplares que en pantanos y lagos, donde encuentran abundante comida y con la cadena alimenticia rota, suele ser habitual que alcancen este tipo de volumen. Además de su drenaje, el lago que se diseñó en 1991, ha sufrido varias remodelaciones en su entorno como suavizar las escolleras para facilitar la accesibilidad a los animales autóctonos.
volver arriba

Activar Notificaciones