Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

El río Arga vuelve a fluir en Pamplona, pese a los plásticos

Plásticos enganchados en las ramas de los árboles siguen recordando la potente inundación del río Arga del pasado día 10. Aunque el grueso ya ha sido retirado, queda mucha tarea pendiente. Un equipo municipal trabaja desde entonces a destajo

Ampliar Una joven cruza el río Arga por las pasarelas, en las que se aprecian restos arrastrados por el cauce con las inundaciones del pasado 10 de diciembre
Una joven cruza el río Arga por las pasarelas, en las que se aprecian restos arrastrados por el cauce con las inundaciones del pasado 10 de diciembreJesús Caso
Actualizado el 09/01/2022 a las 08:05
Son mucho más que agua fluyendo. Su olor, color, sonido, diversidad... Una auténtica sinestesia que, si queremos, es capaz de brindarnos la oportunidad de reflexionar solamente con una mirada. Como últimos destinatarios de nuestras acciones, los ríos condicionan el devenir de una ciudad. Tanto por defecto como por exceso.
Y así lo comprobaron vecinos de Rochapea, Magdalena y, en menor medida San Jorge y Txantrea, el pasado 10 de diciembre. El desbordamiento del Arga se llevó por delante cualquier quimera. Aquellas escenas que se vaticinaban improbables tocaron cima en calles en las que ni siquiera se esperaba. Una vivencia que muchos tardarán en olvidar. “Hasta la siguiente”, aventuraban unos y otros en aquel fin de semana de limpieza y, entre comillas, vuelta a la normalidad.
La fuerza del agua en dicha avenida arrastró gran cantidad de troncos y basura que, una vez que las aguas recularon, quedaron totalmente al descubierto. Hasta una docena de personas del tajo de Mantenimiento del Parque Fluvial del Ayuntamiento de Pamplona, junto a tres oficiales, se han estado haciendo cargo de las labores de limpieza. Repartidos en tres equipos a lo largo de las dos márgenes del río, siempre en el término de Pamplona, los operarios no han parado de adecentar el Parque Fluvial.
Plásticos en la orilla del río, frente al club Natación
Plásticos en la orilla del río, frente al club NataciónJESUS CASO
UN PULMÓN
Aunque la tarea estaba clara, su materialización no resulta tan simple. Cientos de plásticos de todos los colores cuelgan todavía de ramas y árboles a lo largo de un delicado camino de once kilómetros de longitud. Desde que el Arga se adentra en Pamplona por el entramado de huertas de la Magdalena hasta alejarse en dirección al Ebro por el barrio de San Jorge. Un recorrido que, aprovechando estos días de mercurio en expansión y ausencia de nieblas, ha vuelto a llenarse.
Jubilados, ciclistas, niños que disfrutan de las vacaciones, amigas que hablan y corren al trote... Cientos de personas que, en definitiva, van y vienen tratando de aspirar una parte del regalo que ofrece este gran pulmón natural. “Adoro venir cada día, no me importa solo, con mi mujer, o con mis nietos cuando me toca cuidarlos”, dice Josema García, residente en la Rochapea.
Cerca del puente de Cuatrovientos, asegura que la inundación había que verla. “Por muchas fotos o que te cuenten, no es ni parecido”, sostiene quien también conserva imágenes de la riada de junio de 2013. Quizá por esa experiencia acumulada, Josema sabe que los plásticos tardarán en irse. “Ya ha pasado el grueso de la limpieza y quedan cantidad. Es una pena, pero es así”, determina en una mañana con el sol echando un pulso a las cazadoras.
PASO A PASO
Pero esto tiene su explicación. Según el calendario de trabajo que manejan en el tajo de Mantenimiento del Parque Fluvial del Ayuntamiento de Pamplona, máximos responsables de este entorno, en una primera fase la tarea consistía en retirar grandes troncos y broza, así como plásticos voluminosos (contenedores, palés, etc). Una vez completada, en una segunda fase se centrarán en ir eliminando aquellos plásticos más pequeños, enganchados a las ramas de los árboles y la vegetación junto al agua.
Dando por sentado que el río Arga volverá a recuperar su imagen, también es cierto que todavía quedan algunos elementos de ‘gran tamaño’ que no han sido retirados. Entre ellos, un tobogán de juegos de jardín, que cuelga de la rama de un árbol junto al puente que anexiona el parque del Runa con las piscinas de Aranzadi. Anécdotas aparte, los habituales aprovechan para pedir educación. “Es perfectamente entendible lo de los plásticos pequeños tras la riada, aunque quede feo, pero no lo es la cantidad de basura que la gente tira cuando camina por aquí. Es falta de educación”, opina Milagros Gómez Núñez. A su lado, un árbol caído en la trasera de las piscinas acapara los juegos de los más pequeños. “Encantados de subirse y bajarse, ya sabes, niños”, bromeaba Juanjo Pérez en un paseo matutino con sus hijos Iker y María.
Y mientras el sol nos sigue regalando el tímido calor de sus rayos, una estampa que recuerda la fuerza de las últimas inundaciones: cientos de hojas acumuladas en los diversos pipican. Y no solo eso, sino vallado caído o invernaderos destrozados. “Al menos no se llevó todo”. María Liceo, en positivo.

Reuniones cada 15 días para minimizar los efectos de las crecidas
​Ya está en marcha. El grupo de trabajo que se encargará de analizar las acciones necesarias para minimizar los efectos de las crecidas del Arga y las mejoras que se puedan acometer, ya sigue un calendario. Presidido por el alcalde Enrique Maya y formado por los responsables de Policía Municipal y las áreas de Seguridad Ciudadana; Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad; y la Gerencia de Urbanismo, además de por el jefe de gabinete de alcaldía, el equipo se reunirá cada 15 días con el objetivo de revisar el ‘Plan municipal frente a inundaciones en Pamplona’. Como primera medida, se ha encargado al equipo de Ingeniería TENADA, dirigido por Jesús Cabrejas (autor de los trabajos de ingeniería de los elevadores de Descalzos), un análisis detallado de lo sucedido y de posibles actuaciones. Asimismo, se ha decidido instar a la Confederación Hidrográfica del Ebro a que revise y mejore el sistema de previsión de crecidas del río.

Para saber más
​Tajo de Mantenimiento del Parque Fluvial del Ayuntamiento de Pamplona La labor de limpieza llevada a cabo desde las inundaciones del pasado 10 de diciembre supone un trabajo añadido sobre la organización ordinaria de este grupo municipal, que incluye desbroces, siegas, podas de arbustos y arbolado, riego, plantación y recogida de hojas, además de la protección de árboles para evitar que sean roídos por castores y la recogida de basura. Igualmente, realizan trabajos de apoyo al vivero de forma estable.

El caudal del río Arga superó todos los registros de los últimos veinte años, alcanzando los 600 metros cúbicos por segundo e inundando parte de los barrios de Txantrea, Rochapea, San Jorge y Landaben.

Superficie En total, el tajo asume la limpieza y mantenimiento de 246.130 metros cuadrados, que comprenden las orillas y los parques y paseos anexos al Arga, a lo que se suman 6,5 hectáreas del Parque de Aranzadi, de las que 4,5 requieren un mantenimiento intensivo.

La segunda fase Tras una primera barrida centrada en grandes troncos, broza y plásticos voluminosos, una segunda fase comprenderá la recogida de plásticos menores.

Frases


​Milagros Gómez - Pamplona:
“También falta algo de educación por parte de muchos viandantes”

Juanjo Pérez- Pamplona:“Los troncos caídos son el puro entretenimiento de los más pequeños, al menos de mis hijos”

Josema García - Pamplona:
“Por muchas fotos que hayas visto o cosas que hayas leído, no se parece para nada a ver la riada estando en la Rochapea”

ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora