Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

San Fermín

Juan Carlos Unzué: “Como navarro me haría mucha ilusión tirar el chupinazo”

El exfutbolista enfermo de ELA suena como el candidato y reconoce la oportunidad de reivindicar su mensaje, pero dice que hay otras buenas opciones

Ampliar Juan Carlos Unzué habla desde el escenario del salón de actos de Salesianos, en Sarriguren. En las butacas, más de 300 alumnos de segundos ciclos de grado superior
Juan Carlos Unzué habla desde el escenario del salón de actos de Salesianos, en Sarriguren. En las butacas, más de 300 alumnos de segundos ciclos de grado superiorj.c. cordovilla
  • C.A.M.
Actualizado el 05/02/2022 a las 11:16
Navarro de Orkoien, pamplonés de nacimiento, ex futbolista profesional en Osasuna, Barcelona, Sevilla, Tenerife u Oviedo, ex entrenador primero de porteros y más tarde de fútbol y, desde hace un año y medio, miembro del “modesto equipo de la ELA”, Juan Carlos Unzué Labiano es el nombre que vino a la cabeza a muchas personas cuando el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, comentó que tenía “en mente” alguien “muy especial” que le gustaría que abriera el 6 de julio los Sanfermines tras dos años de suspensión. No dio más pistas el edil, que tiene entre sus potestades esta elección que en las últimas ediciones se hizo por votación popular. Sólo apuntó que era una persona “indiscutible” y reconoció su deseo de que fuera él. Pero no pocos pensaron en Juan Carlos Unzué y lo verbalizaron. 
Este viernes, con modestia, el ex futbolista reconocía que hay “mucha gente que merece tirar el cohete”, pero no obvió que como navarro le haría “ilusión”. “Como navarro nacido en Pamplona aunque vivo, viví, en Orkoien, sería una ilusión. Si deciden que debo ser yo, pues encantado porque daremos más visibilidad a la enfermedad, que es mi objetivo. Si no, no pasa nada”, puntualizó.
Unzué, estos días en Navarra donde este sábado  presenciará en directo el partido de La Liga entre dos de sus ex equipos, Osasuna y Sevilla y donde ha participado en encuentros para hablar sobre su proyecto de vida, no entró en el debate sobre si ha sido propuesto ya por el alcalde de Pamplona. Con la sonrisa que le acompaña en sus intervenciones públicas admitió la posibilidad de subir al balcón del segundo piso de la Casa Consistorial de Pamplona, encender la mecha y abrir unas fiestas más esperadas sin cabe por el parón. Imaginó también los beneficios para su “causa”, la de dar a conocer la ELA, la situación de las personas enfermas (unas 4.000 en toda España y unas 40 en Navarra de media, se estima) y la falta de ayudas públicas y colaborar en la recaudación de fondos para fomentar la investigación y para ayudar a otras personas que en la fase final de esta enfermedad incurable “deben afrontar gastos mensuales de 4.500 euros para su cuidado”.
“Algunas veces me preguntan por el sueño que tengo. El sueño que tengo ahora es que las cosas cambien en beneficio de los enfermos de ELA. Ayudar a reivindicar la vida digna para los pacientes”, reconoció tras participar en una charla ante la comunidad educativa de Salesianos Pamplona. El centro cerraba con él la semana de Don Bosco, fundador de la orden. 330 alumnos de los segundos ciclos de grado superior, profesores y antiguos alumnos del centro de ESO, Bachiller y Formación Profesional, le escucharon en directo. Atentos, sin distraerse con el móvil que solo sacaron al final, para fotografiarse en grupo o con recuerdos con Unzué, ex alumno también de Salesianos en la calle Aralar de Pamplona. “Mal alumno de la rama de electricidad”, apostilló cuando fue preguntado por su vinculación con el centro.
AGRADECIMIENTO DE MAYA
Con el debate abierto sobre el encargado del chupinazo, el alcalde de Pamplona ha confirmado estos días que ya se trabaja con la hipótesis de que haya San Fermín. Hace unos meses, en una entrevista en Cope Navarra, también recogía como buena la idea de que Unzué abriera los próximos Sanfermines. “Su mérito es que, ante una complicada, ha dicho: voy a aprovechar para lanzar un mensaje que a la gente le haga bien. Y sólo queda darle las gracias”, dijo entonces.

Lecciones de vida, sonrisas y reivindicación en Salesianos

Las clases de la semana de Don Bosco en Salesianos Pamplona, que han tenido como lema “apasionados de la vida”, terminaron con una charla impartida por otro apasionado, Juan Carlos Unzué, durante unos meses alumno de la rama de electricidad en el viejo colegio de la calle Aralar de Pamplona, exfutbolista y exentrenador profesional. “Con esta enfermedad somos conscientes del deterioro hasta el último día. Tengo ELA, pero sigo siendo Juan Carlos Unzué”, dijo ante un auditorio atento formado principalmente por alumnos del Salesianos. Otros seguían sus palabras en el canal de YouTube de Salesianos Pamplona.
Sin papeles, para llegar mejor así a su auditorio, habló primero de lo que es la enfermedad neurodegenerativa que le fue diagnosticada hace un año y media pero de la que tenía síntomas cuatro años atrás: Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Desveló los tipos, con afecciones a brazos y piernas en primer lugar en algunos casos y en otros con la llamada ELA bulbar, que afecta al habla. Y de la evolución y la imposibilidad de moverse, hablar y la necesidad de usar un respirador. Habló de la media de supervivencia con la enfermedad: entre tres y cinco años. O como en su caso la evolución se prevé “lenta”. 
“Quiero que no ocurra como a mí a alguien al ser diagnosticado, que no tenía ni idea de lo que era la ELA”, adelantó su propósito. Puso el acento en la necesidad de que las leyes se adapten a los tipos de enfermedad y mostró las dificultades para hacer frente a los gastos que generan. Atendió dudas de alumnos sobre su rutina tras el diagnóstico, los primeros síntomas o la reacción al conocer la enfermedad. “No se puede controlar y lo normal es enfadarse con el mundo. En mi caso meses antes sentía que algo grave pasaba y gracias a mi actitud he aceptado la enfermedad. Es la clave. Decidí dar un sentido diferente a mi vida y dar a conocer mi enfermedad”.
volver arriba

Activar Notificaciones