Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Nuestro comercio

Moda Mujer Zarranz, mucho más que toros y pinchos

La tercera generación mantiene en primera línea en el Casco Antiguo a este establecimiento de ropa para mujeres, con un legado intangible que les ha permitido mantenerse y continuar desde 1942: un servicio personalizado y variedad de producto

Ampliar Irene Zarranz Elso con uno de los maniquíes de la tienda que inició su andadura hace 70 años en la calle Estafeta
Irene Zarranz Elso con uno de los maniquíes de la tienda que inició su andadura hace 70 años en la calle EstafetaJ.C. CORDOVILLA
Actualizado el 25/03/2022 a las 13:14
En 1942, Juan Zarranz decidió abrir una mercería en la calle Estafeta, una alfombra adoquinada para el encierro camino de la plaza de toros pero, entonces, no una ruta gastronómica de pinchos como ahora. Cuando llegó el fenómeno hostelero, el establecimiento se mantuvo entre toros y poteo sumando ya 70 años. Y, dice la nieta de Juan, no son los únicos. “Esta es una calle que tiene mucha variedad en el comercio”, afirma Irene Zarranz Elso. Otra cosa es que los fin de semana lo único que se vea son bares. Pero de lunes a sábado, predomina la actividad de las tiendas, también varias decanas como este establecimiento que es uno de los más antiguos dedicados a moda de mujer, especializado en la mediana edad. Aunque para convertirse en lo que es hoy tendrá que entrar en el negocio la segunda generación, Miguel Zarranz Imirizaldu. “Mi padre introdujo la ropa, entonces de niño, hombre y mujer. Ya antes había incluido la ropa de casa. Se decidió por vestir a las familias cuando cogió una bajera aledaña. Y finalmente, se especializó en mujer”.
Para Irene es fácil recordar porque ella ha sido testigo de primera fila en estos cambios. “Como otros hijos de comerciantes, te crías detrás de un mostrador y en cuanto tienes edad vienes a echar una mano en temporada fuerte, como las rebajas”. Pero es que, además, también por parte de su madre había “genes” de comerciantes. María Jesús Elso Tartán era familia de las encargadas de la tienda de ropa Saboya. Así que parecía natural que ella sumara esa tercera generación que, así fue, entró en Zarranz en 1996. “Durante muchos años estuvimos los dos, aprendiendo por ejemplo sobre el tema de compras, viajar para adquirir las prendas, la contabilidad... es que en un pequeño negocio te toca hacer de todo, tanto detrás del mostrador como en la trastienda”.
CONOCER A CADA CLIENTE
Y le enseñó a vender, como se vende en la tienda de cercanía. “Me insistía en que con la clientela el trato tiene que ser muy personalizado, sabiendo el gusto de esa persona, que es lo que quiere. De hecho, cuando voy a hacer las compras a proveedores tengo a la mayoría de ellas en mi cabeza para traer a Zarranz lo que les va a encajar”, explica Irene. Y variedad en el producto. “Esta es la forma para combatir con las grandes superficies o la venta on-line, tener una oferta que no sea tan uniforme y el asesoramiento en tienda”, reafirma. Pero reconoce que son las mujeres de mediana edad las que lo valoran. “Los jóvenes tienden más a comprar por internet o en las grandes cadenas. Espero que sea cosa de la edad y cuando sean más mayores vuelvan a nuestros establecimientos”.
Pero reconoce que seguramente ella será la última Zarranz. “¿Cuarta generación? El comercio está muy difícil y no por una sola cosa, por varias. A lo de internet y grandes superficies se suma en el Casco Antiguo la falta de aparcamientos y la dificultad para llegar”. Y a eso se añade una pandemia que, dice, les ha restado una parte importante de clientela, la del turista. “Al menos, vemos que se va recuperando el visitante nacional. Pero aún no se ha llegado a lo que había antes porque falta el extranjero”. La otra parte de los que entran en la tienda son los vecinos de Pamplona e incluso aquellas nietas de mujeres que compraban en la antigua mercería de Zarranz.
Reconoce que pensó en trasladarse de la Estafeta, pero fue una sola vez y tampoco le dio demasiadas vueltas. “Es que Zarranz somos calle Estafeta y creo que no tenía sentido marcharnos de aquí”. ¿Y cuándo fue? En 2019, cuando se arregló el edificio entero en cuyo bajo está el establecimiento. Durante los dos años que duraron los trabajos para rehabilitar la fachada, estuvieron en un local en el número 77 de Estafeta. Y tras tomar la decisión de que no se movía de la calle aprovechó para hacer una reforma. “Ahora tenemos una imagen más moderna, mas cercana a la calle”, explica Irene. Y entre risas dice que, como tiene que renovar las tablas que coloca para proteger el escaparate, quizá aproveche para poner un agujero y ver el encierro. Porque, sí, este año otra vez Estafeta también volverá a ser calle de toros.

EN DATOS
​70 Años suma este establecimiento, uno de los decanos de moda de la ciudad

Dirección. Calle Estafeta, 9
Propietario. Irene Zarranz Elso
Productos. Tienda especializada en moda para mujer de mediana edad

volver arriba

Activar Notificaciones