Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Carlos recuperó sus 650 euros: “Le pregunté si quería algo a cambio y me pidió que hiciera yo lo mismo”

En diez días se han entregado en la Policía Municipal de Pamplona 9 carteras con dinero, 7 móviles y un bolso de mujer. Para alegría y alivio de sus dueños, buena parte han sido devueltos

Ampliar Una cartera extraviada en el suelo
Una cartera extraviada en el sueloDiario de Navarra
Actualizado el 19/04/2022 a las 20:52
La mujer, una trabajadora de Dornier de 46 años que ejerce en el barrio de la Milagrosa de Pamplona, llegó a las dependencias policiales de Policía Municipal en la calle Monasterio de Irache a las 10.45 horas del pasado sábado e informó al agente que traía consigo una cartera con documentación y bastante dinero en metálico. En concreto, 650 euros. Se la había entregado un joven árabe, “muy humilde”, que confió en la honestidad de su uniforme. Como es habitual en este tipo de entregas, dejó el monedero en la sede policial y se fue con un acta cumplimentada en la que el agente y ella dejaron constancia por escrito de la devolución. Al incluir documentación, la Policía pudo contactar con celeridad con el dueño, un vecino de Pamplona de 53 años, Carlos Macías Ordóñez. En media hora se presentó en la sede de la Policía Municipal, donde se verificó que efectivamente era el dueño de la cartera y del dinero, que recuperó gracias al gesto de esos dos ciudadanos, que hicieron lo correcto.
“Muchas veces, en los balances de las actuaciones de policía que se llevan a cabo destacan las intervenciones por peleas o los accidentes con conductores ebrios, pero hay otras cifras que suelen pasar más desapercibidas y son también para destacar en los titulares: mucho ciudadano anónimo que se encuentra una cartera con dinero o documentación o un móvil y en lugar de quedárselo, lo entrega a la policía para que su dueño pueda recuperarlo”, explica Jesús Bariáin, portavoz de este cuerpo policial que destaca que, por ejemplo, entre el 9 y el 17 de este mes, solo en Policía Municipal se han hecho cargo de 9 carteras con dinero (como la de Carlos, con 650 euros en el interior, pero también otras más con 420, 285 o 185, por ejemplo), 7 teléfonos móviles o un bolso de mujer, todos extraviados y hallados por personas que los encontraron sin intención de apropiárselos. En buena parte de los casos, todos aquellos monederos con documentación o cuando los legítimos dueños dan pruebas fiables al reclamar una cartera (cantidad de dinero y en qué tipo de billetes, zona en la que se perdió, en qué franja horaria, etc), son devueltos. En caso de que nadie los reclame, pasados dos años desde su recepción en las dependencias municipales, existe la posibilidad de que se entregue ese dinero a la persona que lo encontró en su día y lo depositó en la Policía.
"PENSÉ, DIABLOS, LA POLICÍA, ¿QUÉ HABRA PASADO?"
Confiesa Carlos Macías Ordóñez, natural de Ecuador de 53 años y vecino de Pamplona desde hace 22 que, cuando el pasado sábado le llamaron desde Policía Municipal se mosqueó un poco. “Pensé, diablos, la policía, ¿qué habrá pasado?”. Pero rápidamente vio que no era por nada malo, sino al contrario, cuando al otro lado del teléfono el policía le respondió: “Enhorabuena, han devuelto una cartera con documentación a su nombre y una importante cantidad de dinero en metálico”. Se quedó de piedra, confiesa, porque él ni había sido consciente de haber perdido la billetera con la recaudación de la caja que había cogido de su establecimiento, una tienda de productos latinos ubicada en la avenida Zaragoza, y que pensaba ingresar en el banco. “Para asegurarse de que era mío, el policía me preguntó a ver cuánto dinero llevaba y yo le dije que unos 500 euros. Al final resultaron 650”, relata. Inmediatamente, “y bastante nervioso, para qué decir otra cosa”, se desplazó a las oficinas de la Policía Municipal y recuperó la cartera. También quiso ponerse en contacto con la mujer que llevó su monedero hasta allí. “La llamé y le di las gracias. Primero se sorprendió de que la hubiera llamado tan rápido, no había pasado ni una hora, y segundo, le quise ofrecer un incentivo o algo, pero se negó. Le dije a ver qué quería como agradecimiento y solo me dijo que, en caso de verme en la misma situación, hiciera yo lo mismo”. Carlos Macías estaba feliz de poder relatar así la anécdota. “Personas como estas ya casi no quedan”, asegura.
Carlos Macías, en su establecimiento de la Avenida Zaragoza
Carlos Macías, en su establecimiento de la Avenida ZaragozaJosé Antonio Goñi

“Me lo dio un chico árabe y le dije: que Alá te lo pague”

Sobre las 10 de la mañana, esta inspectora de Dornier verificaba las matrículas de los vehículos aparcados en el barrio de la Milagrosa. A la altura de la calle Blas de Laserna, se le acercó un chico árabe, vestido de forma muy humilde. “Me vio con el uniforme y se acercó a mí con la cartera. Me repetía que no era suya y me la dio, casi como si se la quisiera quitar de encima”. Según relata esta mujer de 46 años, se veía a simple vista que del monedero sobresalía un buen fajo de billetes. “Eran de 50 y de 20 euros, y abultaban mucho. Se veía que era una buena cantidad, pero el chaval me insistió en que él solo quería aquello que ganase por el sudor de su frente, así que lo cogí y le dije, pues que Dios te lo pague. Bueno, Alá, me corregí. Entonces se echó a reír y se fue”. Acto seguido, esta mujer llevó la cartera y la entregó en las oficinas de Policía Municipal de Pamplona. No es la primera vez que lleva objetos que encuentran en la calle, aunque nunca hasta este episodio le había tocado reintegrar tanto dinero. “Raro es el día que no llevamos algo, pero son sobre todo carnés, tarjetas de crédito, llaves, etc”.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE