Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Las máquinas liberan de gravas, por fin, las pasarelas del río Arga

Los sedimentos venían acumulándose junto a la estructura desde aquel viernes 10 de diciembre. Ahora, este paisaje de Pamplona empieza a cambiar

Ampliar Las máquinas retiran ya los sedimentos estancados en las pasarelas
Las máquinas retiran los sedimentos estancados en las pasarelasn.g.
Publicado el 09/08/2022 a las 06:00
No es que fuera una de las estampas más esperadas del verano, hablando en términos medioambientales. Sino que la limpieza de las pasarelas del río Arga se había convertido en un asunto estancando desde que las aguas anegaran Magdalena y Rochapea el pasado mes de diciembre. Ocho meses desde que el día 10 la lluvia pusiera dos barrios literalmente patas arriba. Más de 32 semanas aguardando a que la Confederación Hidrográfica del Ebro y el Ayuntamiento de Pamplona sentenciaran luz verde al procedimiento que ya modifica el paisaje junto al Club Natación.
Con las pasarelas abiertas (aspecto que agradecían aquellos vecinos que requieren de este paso para ‘atajar’ en sus quehaceres diarios), las máquinas trabajaban ayer a destajo para retirar toneladas de piedras, lodos, ramas y demás sedimentos que llevan acumulándose junto a la estructura desde aquel viernes en la que el desbordamiento del Arga destrozó comercios, bajeras, garajes, vehículos, portales... Un auténtico torbellino del que muchos siguen sin pasar página. 
Incluida la importancia de dragar el río. Una tarea que se prevé pueda durar todavía unos días y que el consistorio aclara que aunque el Ayuntamiento de Pamplona realiza “limpiezas periódicas” en la zona, hoy se aborda una intervención extraordinaria que se acomete en agosto para aprovechar que el bajo caudal que presenta el cauce en estiaje facilite las labores y se produzcan menos afecciones ambientales.
Para entenderlo, se debe tener en cuenta que, además de disminuir la sección hidráulica de las pasarelas, el arrastre de materiales que viene aparejado tras cualquier crecida puede agravar consecuencias de futuras avenidas. Por ello y según explican los técnicos, en este momento, el acúmulo de arrastres, especialmente gravas, aconsejan una intervención de mayor calado que las que se realizan de forma periódica a lo largo del año. 
La actuación, por tanto, era más que comentada. “Ya era hora de que metiesen mano a este tema, que siempre es lo mismo. Cierran las pasarelas y, después, cuando las abren, dejan la zona igual que como está”, expresaba Regina Aparicio, una de las muchas vecinas de Pamplona que ayer se encontraba observando el ir y venir de palas y remolques. “Fíjate lo rápido que van, no costaba nada haber empezado antes, que daba pena venir a pasear”, añadía Luisa Fernanda Garciandía, compañera de paseos.
Pero más allá de la crítica, lo cierto es que el sentimiento general de quienes ayer transitaban junto a las pasarelas durante las primeras horas de la mañana era de calado positivo. “Es una buena noticia, llegue cuando llegue”, valoraba Joaquín Zaldúa, residente en Burlada. El paisaje, ya cambiante, ‘promete’ devolver el caudal a su estado original.

La cifra
​45.000
Euros Para hacer posible esta operación el pleno municipal aprobó el 2 de junio una modificación presupuestaria.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE