Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Toros

Hasta el sobrero: en Sangüesa se lidiaron 7 toros

Ampliar Todos los matadores salieron a hombros de la plaza: Sánchez Vara, Esaú Fernández y El Adoureño
Todos los matadores salieron a hombros de la plaza: Sánchez Vara, Esaú Fernández y El AdoureñoPASCAL LIZARRAGA
  • Pascal Lizarraga
Actualizado el 26/09/2021 a las 08:56
No suele ser nada habitual que en España se regale el sobrero, práctica que en México realizan los matadores que se han quedado sin triunfar en sus toros correspondientes. Y menos que el regalo venga de la empresa y del ganadero.
Pues ayer en Sangüesa sucedió: en una temporada de ruina y toros cinqueños a punto de cumplir la edad, un toro causa menos quebranto estoqueado en la plaza que comiendo en el campo con la edad cumplida. Este séptimo toro fue regalado y Sánchez Vara asumió su lidia, muerte y triunfo.
Porque el sobrero, para eso lo habrían dejado en el sorteo las cuadrillas como tal, tenía los pitones más astifinos y prístinos que se han visto esta temporada y a ojos vista era un auténtico “regalo”. Y Sánchez Vara, que es un matador con el que apuntarse a cualquier guerra, lo toreó con la tranquilidad de quien mata un eral en la traca final de un festival.
La corrida con el hierro de los Derramaderos y propiedad del Marqués de Quintanar, había sido un desfile de trapío cinqueño donde lo que a algunos toros les costaba embestir otros lo suplían con nobleza y una movilidad nada exenta de emoción. Cobraron lo suyo en varas, pero quizá fueran más enrazados que bravos.
Sánchez Vara se llevó el lote menos propicio en el sorteo, con un toro primero para el olvido y un cuarto que amagaba con echarse al comienzo de faena y terminó embistiendo con una vibración muy especial en los mejores muletazos de la tarde que le pegó el alcarreño arrastrando la muleta y el hocico del toro en perfectas circunferencias.
Esaú sorteó un buen lote, plantó cara a los toros y supo hacerse con su sitio sobre la pista. Sabe coger la altura a los tendidos tan rápido como a los toros , aunque a la hora de ejecutar sus faenas da la sensación de que el destajismo ha vencido en el estilo de un torero que llamó la atención en su día del mismísimo Antonio Corbacho. Tuvo el detalle de brindar el quinto toro a José María Sevilla, presidente del Club Taurino de Pamplona.
El Adoureño, renqueante en el ánimo de una cogida el pasado mes de julio, sufrió una voltereta en el tercero que le hizo ver la plaza a vista de pájaro. Supo sobreponerse en el sexto y cuajó un vistoso trabajo a un toro que terminaría recibiendo la vuelta al ruedo.
Ya había comenzado dándole fiesta con el capote y protagonizando un vistoso tercio de banderillas con su cuadrilla. Alternó muletazos de buen estética con tandas de colocación discutible y resultados vistosos. Se puso serio con la espada y tras un pinchazo pegó una buena estocada. La muerte del toro, vendiendo cara su vida, fue un momento de emoción no apto para animalistas.
Decía El Papa Negro, fundador de la Dinastía Bienvenida, que los arquitectos nacieron para hacer Plazas de Toros, los sastres para vestir a los toreros, los médicos para atenderlos y los músicos para componer pasodobles y musicar sus faenas.
Que este sábado no pudiéramos disfrutar de la más que centenaria Banda de Música de Sangüesa en la plaza fue un inconveniente, pero sólo un hecho accesorio: lo fundamental sucede en las plazas en la arenas entre toro y torero. Y ayer vimos un festejo entretenido para público y aficionados. Desde fuera sólo podemos desear que los pleitos entre Ayuntamiento y banda remitan para la feria de 2022. Pero los toros seguirán saliendo a la arena y la música sonando.

Ganado

Siete toros de “El Marqués de Quintanar” con el hierro de los Derramaderos, el 7º de regalo del ganadero y la empresa. Muy bien presentados, de comportamiento dispar, fueron ovacionados al arrastre 2º, 5º y 7º. El 6º recibió la vuelta al ruedo.



toreros

Sánchez Vara: ovación con saludos, 1 oreja y 2 orejas. Esaú Fernández: 1 oreja y 2 orejas. El Adoureño: silencio y 2 orejas.



PRESIDENCIA

A cargo de Lucía Etxegoyen, asesorada por Santiago Guayar en lo taurino y por Andrés Pemán en el terreno veterinario



incidencias

Buena entrada sobre el aforo COVID vigente. El acompañamiento musical no fue realizado por la Banda de Música de Sangüesa en contencioso con el Ayuntamiento. Se desmonteró en el sexto toro la cuadrilla del Adoureño. Los tres matadores salieron a hombros.

volver arriba

Activar Notificaciones