Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Medio Ambiente

Medio Ambiente no teme la implantación del lobo en Navarra “a corto plazo”

UAGN y EHNE, críticos con que sea especie protegida, piden tomar medidas y creen que la llegada es “inminente”

Ejemplar de lobo ibérico (canis lupus signatus), en una zona escarpada
Ejemplar de lobo ibérico (canis lupus signatus), en una zona escarpadaArchivo
Publicado el 16/10/2021 a las 18:00
El 8 de agosto saltaron todas las alarmas. De madrugada, un lobo se cebó con un rebaño grande de ovejas y ocasionó una decena de bajas en Asso-Veral, localidad aragonesa del término municipal de Sigüés, mugante con Navarra y próximo a Yesa y al valle de Roncal. Un ataque más de los que se vienen produciendo en los últimos tiempos en Aragón fruto de la expansión por el Pirineo del lobo de procedencia italiana que accedió hace 20 años a la Península Ibérica desde Francia por Cataluña. Pero el primero acaecido justo a las puertas de Navarra. Los sindicatos UAGN y EHNE, críticos con que se haya designado como especie protegida en España, consideraron la irrupción del lobo en Navarra como “inminente” y reclamaron tomar medidas.
¿Se da por segura su llegada e implantación en nuestra comunidad? ¿En cuánto tiempo podríamos tener una población estable? El departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra llama a la calma. “A corto plazo, no. Hace 20 años que se ha considerado que el lobo podría entrar en Navarra y, sin embargo, depende de la evolución de las poblaciones que nos rodean. Pero es una cuestión para la que no se puede establecer un tiempo determinado. Sería biología ficción”, responde.
Según indica, “la Dirección General de Medio Ambiente lleva mucho tiempo observando la evolución del lobo en la península y fuera de ella, y participa en grupos de trabajo con el Estado y las comunidades autónomas”. De hecho, refiere que “la especie puede llegar por Aragón (expansión del lobo europeo procedente de Italia), pero también desde La Rioja, País Vasco o Castilla León (donde hay presencia de lobo ibérico), e incluso desde Francia”.
Asegura Medio Ambiente que “en Navarra todavía no ha habido ningún indicio acreditado de lobo”, si bien la Administración “se prepara para el día que pueda llegar esa circunstancia”. Asimismo, llama a “distinguir entre un escenario de presencia esporádica de la especie, con individuos dispersantes, como se da en Aragón, de una situación en la que la especie se instala en el territorio”.
BUSCAR LA "CONVIVENCIA"
Confiesa el departamento que “es un tema que por supuesto preocupa, en tanto en cuanto hay que alcanzar una convivencia de intereses contrapuestos”. Destaca que el lobo es “un elemento de primer orden en la biodiversidad pero que suele acarrear una importante interacción con la ganadería extensiva, factor clave a su vez para la conservación de ecosistemas de gran valor”. Así, adelanta que se van a plantear medidas tanto en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) como en el Plan de Ganadería Extensiva.
Hasta el momento, se han mantenido algunas “reuniones puntuales” sobre la materia con el sector ganadero, y cree que la línea de trabajo planteada “debe ir buscando la convivencia, estableciendo medidas de autoprotección y apoyando económicamente a las explotaciones por los sobrecostes que la presencia del lobo pueda ocasionar, además de indemnizar por los daños provocados por una especie ya protegida”. Una línea de acción similar a la que se realiza con el oso pardo, que también ataca puntualmente al ganado en el valle de Roncal.

LA CIFRA

60 años, al menos, hace que no hay presencia permanente de lobos en Navarra, según Medio Ambiente. “Desde entonces no se tiene constancia de ejemplares que hayan permanecido en nuestro territorio, aunque sí de alguna incursión puntual”. Sobre 1930 dejaron de existir manadas reproductoras y la población se redujo a ejemplares sueltos que fueron a menos en Urbasa y los entornos de Lerín o Petilla de Aragón. La especie se da hoy por extinguida.

El “problema” de la hibridación de las especies salvajes

Italia, que cuenta con un plan nacional de protección del lobo desde 1976, ha visto cómo esta especie se ha recuperado demográficamente, copando su área de distribución original y colonizado otras. Llegó así hace 20 años a la Península Ibérica procedente de los Apeninos. Hasta alcanzar los Pirineos, por Cataluña, cruzó los Alpes y el Macizo Central francés.

Este lobo italiano (canis lupus italicus) es una subespecie distinta al lobo ibérico (canis lupus signatus), que suma entre España y Portugal unas 360 manadas y entre 2.000 y 3.000 ejemplares. Además de las diferencias morfológicas y de tamaño (el ibérico es algo más largo y pesado, alcanzando el macho los 45 kg), la particularidad de la subespecie ibérica radica en que, por su aislamiento, “se trata de una población bastante pura, sin prácticamente hibridaciones”, a diferencia del lobo italiano, “mucho más hibridado con perro”. Así lo asegura la Asociación de Cazadores de Navarra (Adecana), que alerta del “problema de la hibridación de las especies salvajes”. “Falta un riguroso estudio sobre la materia, pues lo que debe imperar en la solución de este tema son aspectos técnicos y jurídicos”, dice. Reclama que “la gestión del lobo se tiene que considerar no solo desde el punto de vista político”, y pide sumar la “aportación del sector ganadero, cinegético y social”.

Como casos similares, recuerda que la Administración foral “ya actúa ante sueltas de perdiz roja de granja cruzadas con perdiz chúcar, ante la presencia de jabalíes cruzados con cerdos vietnamitas, o ante ciervos rojos de origen europeo que se puedan hibridar con la especie autóctona”.

Cuestionado sobre el posible cruce entre lobos ibéricos con italianos, Medio Ambiente dice que “se trata de una única especie”. “La posible hibridación de subespecies resultará de un proceso natural. Desde el punto de vista biológico no tiene relevancia”, sentencia.

volver arriba

Activar Notificaciones