Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Solidaridad

Pinchos escolares por la salud infantil en Cáseda

El IX Almuerzo solidario del colegio de Cáseda ha reunido este jueves a toda la comunidad educativa, vecinos e instituciones en torno a una buena causa: apoyar los tratamientos médicos de dos pequeños llegados desde Ucrania y el Sahara. Se han recaudado 1.180 euros.

Ampliar Alumnado y docentes del colegio público de Cáseda, ayer durante el IX Almuerzo solidario
Alumnado y docentes del colegio público de Cáseda, este jueves durante el IX Almuerzo solidarioASER VIDONDO
Publicado el 26/05/2022 a las 18:58
Tortillas de patata, bizcochos, tortas, torrijas, chocolate caliente, vino, refrescos... Cáseda ha almorzado este jueves a lo grande. “Todo está muy rico y apetecible, pero ante todo venimos a colaborar”, opinaba una vecina antes de aportar un donativo y degustar alguno de los pinchos que se ofrecían a cambio. El tradicional Almuerzo solidario promovido desde el colegio público Francisco Javier Sáenz de Oiza, ya en su novena edición, ha vuelto a congregar a decenas de vecinos y visitantes, y a toda la comunidad educativa (alumnado, profesorado y familias), por una buena causa. Y este año ha sido más especial si cabe por su cercanía con el propio centro educativo. Con los fondos recabados, 1.180 euros entre donativos y aportaciones de ayuntamiento y apyma, se apoyarán tratamientos médicos de dos pequeños llegados al pueblo desde Ucrania y el Sahara.
“Esto nos llena de emoción, no sé cómo podremos agradecer todo lo que hacen por nosotros”. Así se manifestaba Julia Dabrovska, madre de Daria, que a sus 9 años fue sometida a una intervención de urgencia en el Hospital Universitario de Navarra el pasado 28 de abril para extirparle un tumor cerebral. “Se lo detectaron en Ucrania en febrero y la operación iba a tener lugar en Kiev, pero estalló la guerra y se suspendió todo”, remarca Olena Skorobogatko, ucraniana residente en Cáseda desde 2003 y que fue clave para la llegada al pueblo hace tres meses de hasta 4 familias refugiadas por la guerra, todas con vínculos familiares o de amistad.
“Son en total 4 mujeres y 6 niños, de los cuales dos están en la guardería y dos en el colegio local”, apostillaba. Una de estas alumnas del centro es la propia Daria Dabrovska, que sigue acudiendo a su vez a rehabilitación para corregir una parálisis facial y ocular parcial como consecuencia de la operación.
“Con los fondos del mercadillo se apoyarán gastos derivados de esa rehabilitación, tratamientos farmacéuticos, etc.”, aclaraban desde la asociación Ekialdea, con sede en Cáseda y que, también en otros territorios, brinda “apoyo y acogida temporal a menores con discapacidad o enfermos”. Una entidad con diez años de andadura y un equipo de 20 personas que cuenta con un grupo local dinamizado por mujeres como Karmele, Maite, Mª Jose o Mila.
En estos momentos, contribuyen a dar alojamiento a las 4 familias llegadas desde Ucrania, con colaboración municipal. Y en verano, como en los anteriores, volverán a recibir niños con necesidades especiales llegados de los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf dentro del programa Vacaciones en Paz de la Asociación Navarra de Amigos del Sáhara (ANAS). Concretamente, regresará por cuarto año a su sede Mustafá Hamdi Omar, de 12 años y que llegó a estar escolarizado unos meses en 2019 en Cáseda al ser operado fuera del tiempo estival. Sufre problemas de movilidad derivados de una parálisis cerebral. “Se le compró una silla de ruedas, y siempre se necesitan fondos para renovar materiales, contribuir a pagar el viaje, la manutención, tratamientos, etc.”, expresaban desde Ekialdea, agradeciendo el apoyo económico para gastos económicos que recibirán. “Mustafá es un cielo, un niño muy abierto y bromista. Bien lo saben en el propio colegio”.
Bruno Jiménez, docente y director del centro, reconocía que para este almuerzo solidario el alumnado ha trabajado en torno a la parálisis cerebral (en el mercadillo se exponían algunos paneles) y que la cita “ha vuelto a ser de nuevo nexo de unión entre toda la comunidad educativa y el pueblo”.
Los vecinos de Cáseda se volcaron con el IX Almuerzo solidario del colegio.
Los vecinos de Cáseda se han volcado con el IX Almuerzo solidario del colegioASER VIDONDO
APOYO A LA PALMA
Pero no ha sido esta la única iniciativa solidaria del colegio casedano este curso. Junto a las escuelas rurales de Aibar y Lumbier, los alumnos elaboraron diversos y creativos productos que fueron puestos a la venta en tres mercadillos a finales de 2021, recaudando algo más de 4.300 euros.
El objetivo era ayudar al Colectivo de Escuelas Rurales Valle de Aridane de La Palma, donde varios centros desaparecieron bajo la lava por la potente erupción volcánica registrada meses atrás. “Con los fondos reunidos han comprado 7 ordenadores, licencias de programas, ratones, etc. Y ya hemos abonado la factura”, refería este jueves Ana Zabaleta, profesora de Religión en los tres colegios que coordinó la iniciativa.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE