Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

De verano por Navarra

La unión que da vida a Pueyo

En un pueblo pequeño se torna más importante aún la implicación vecinal en las actividades. En Pueyo y pese a la pandemia, un grupo de mujeres ha intentado seguir con sus rutinas diarias.

Elena Gil Estella, Pilar Navarlaz Salinas, Consuelo Flamarique Beovide, Mari Mateo Cruz, Rosa Izuriaga Tapiz, Ana Belén Larraya y Conchi Petrina Sánchez no dudan en participar en las diferentes actividades que se organizan en Pueyo
Elena Gil Estella, Pilar Navarlaz Salinas, Consuelo Flamarique Beovide, Mari Mateo Cruz, Rosa Izuriaga Tapiz, Ana Belén Larraya y Conchi Petrina Sánchez en Pueyoalberto galdona
Publicado el 31/07/2021 a las 06:00
Los lunes y miércoles eran días señalados en el calendario para un grupo de mujeres de Pueyo que, durante todo este año y pese a las circunstancias de pandemia sanitaria, ha seguido acudiendo a sus clases de gimnasia de mantenimiento. “Que en un pueblo pequeño tengamos oportunidad de hacer estas cosas es muy importante”. Lo dice Elena Gil, vecina de Pueyo y una de las integrantes de este grupo que apostó por que las clases siguieran impartiéndose. “Al principio a todas nos daba cierto miedo y respeto pero se han mantenido todas las medidas de seguridad y las cosas han salido bien. Además, nos ha ayudado a tener la mente despejada en un año complicado para todo el mundo”, decía.
Así desde octubre a mayo, el desarrollo de esta actividad permitió que parte de la vida “de antes” siguiera teniendo cabida en Pueyo. Una decisión la de este grupo de mujeres que la alcaldesa, Charo Guillén, aplaude y reconoce. “La verdad que son un grupo muy majo, han seguido con la gimnasia pero también este año van a la piscina, se bañan. Vamos que contribuyen a darle vida al pueblo que es muy importante”, refería.
Elena Gil respaldaba esta afirmación y reiteraba en la necesidad de apoyar las actividades que se proponen. “Tenemos la suerte, en este caso, de poder hacer gimnasia en nuestro pueblo. Si no hubiera gente la actividad acabaría desapareciendo. Sí, siempre te puedes mover a otra localidad. Yo por ejemplo conduzco pero hay otras vecinas que no. Hay que aprovechar lo que tenemos. Hemos decidido quedarnos en el pueblo pero también nos gusta que aquí haya cosas y para lograrlo hay que participar, entre otros hacemos más pueblo”, insistió.
Reconoce además que el hecho de haber seguido adelante con la actividad les ha brindado “un respiro” dentro de la situación actual. “Con la profesora hemos trabajado el aspecto físico pero también el mental, el cognitivo”, añadió. El invierno, asevera Gil, se hace “muy largo” y rutinas como la de la gimnasia daba pie luego a compartir un café o celebrar un cumpleaños, unas celebraciones que este año han tenido que adaptarse a la pandemia. “Los hacíamos en la calle pero los seguíamos haciendo”, cuenta entre risas.
La actividad e implicación de este grupos de mujeres, reitera la alcaldesa, contribuye a que Pueyo siga siendo un pueblo “vivo” pese a contar con una población que roza las 350 personas. Un pueblo pequeño pero que goza con un importante grupo de población joven que, además, estaría dispuesta a quedarse en la localidad y forjar allí su proyecto de futuro. Un hecho éste que congratula a la alcaldesa pero que le deja también cierto sabor agridulce debido a que, por el momento, no resulta tarea fácil encontrar una vivienda en el pueblo, sobre todo para el alquiler, que sería la opción por la que, en un primer momento, apostaría este grupo de población. Aún así, desde el ayuntamiento esperan ponerse a trabajar en el tema “más pronto que tarde” para intentar encontrar una salida. “Tenemos casas viejas que no están abandonadas si no cerradas porque sus propietarios vienen a pasar unos días en verano o fines de semana sueltos. La mayor parte del tiempo están vacías. Es una pena pero es así”, lamentaba.
Y en un año y medio tan complicado, la alcaldesa quiso recordar a los vecinos y vecinas fallecidos en este tiempo. “Algunos víctimas de la pandemia, otros no, pero las despedidas en momentos así son aún más difíciles”. concluyó.
Vista panorámica de Pueyo, en la Valdorba
Vista panorámica de Pueyo, en la Valdorbaalberto galdona

“El deterioro de algunas de nuestras calles es importante”

Charo Guillén se queda un rato pensando antes de responder cuál es el principal reto para el tiempo que resta de legislatura. Apunta finalmente que el grupo que concurrió a las pasadas elecciones lo hizo sobre todo con el objetivo de que el pueblo no se quedase sin gobierno. “Ya se sabe que muchas veces en los pueblos cuesta encontrar gente que quiera presentarse”, apunta. Define a la agrupación de la que ella es cabeza visible como un grupo “muy heterogéneo” que llegó con muchas ganas de trabajar. “Te diría que el principal reto para lo que queda de legislatura es que el pueblo siga en marcha”, concede finalmente.
Hace justo un año lamentaba que todavía no se habían arreglado los caminos tras la riada. ¿Cómo están ahora?
Están todos arreglados. Finalmente salió la convocatoria de ayudas del Gobierno de Navarra, nos pudimos acoger y la verdad que fue todo muy rápido, para noviembre ya estaban los trabajos concluidos. Terminados los trabajos estamos ahora también acometiendo otra serie de actuaciones con las ayudas procedentes del Gobierno de Navarra, tanto las relativas a despoblación como las que nos llegaron por el covid.
¿Qué están haciendo?
El dinero que nos correspondió por la despoblación lo hemos utilizado también para arreglar otros caminos que no estaban en muy buen estado. Por otro lado, las procedentes en concepto del covid se han invertido en arreglar las ventanas del edificio de las piscinas. Además, hemos cambiado las luces de dos edificios municipales, el ayuntamiento y el centro social. También se está actuando en las ventanas de las antiguas escuelas, otro edificio municipal que utiliza la juventud y en el que se desarrollan diferentes actividades.
Al margen de las actuaciones con estas ayudas, ¿en qué proyectos trabaja ahora el ayuntamiento?
Cuando accedimos al ayuntamiento nuestro grupo no tenía grandes proyectos. Llegamos con la idea de continuar con lo que había quedado pendiente de la legislatura anterior y de trabajar en proyectos que viéramos que pudieran ir surgiendo. De la corporación anterior teníamos pendiente, como gran obra, cubrir el frontón. La verdad que hasta ahora, entre la riada y la pandemia, todavía no hemos podido hacerlo pero nos gustaría que fuera una realidad antes de que acabe este año. Y las calles son otro elemento que se llevan gran parte del trabajo. Somos un pueblo en cuesta y el deterioro de nuestras calles es importante y muy evidente. De hecho, hay algunas como es el caso de las calles San Quirico, Gurpegui o Garínoain, que están sin pavimentar y es una exigencia real que debemos ir afrontando en los correspondientes presupuestos. En la calle que baja hacia el barrio de la Chantrea hemos colocado una barandilla para que la gente pueda agarrarse, sobre todo en días de lluvia, ya que es muy resbaladiza y en esta zona también se ha trabajado en el arbolado. Son cosas que no son muy vistosas pero necesarias. La gente más joven de la corporación apuesta también por otros proyectos como la colocación de un parque de calistenia que ya estamos estudiando.
Al contrario de lo que ocurre en otros pueblos, Pueyo tiene una importante población joven.
Sí, así es y debemos cuidarla también ofreciéndole cosas que le atraigan para que no abandonen el pueblo.
Se refirió el año también a la falta de vivienda en el pueblo. ¿Se ha actuado en ese aspecto?
No, no hemos podido hacer aún nada al respecto. Tampoco es un tema fácil. A la gente joven en un primer momento le puede atraer más el alquiler y eso es algo que ahora mismo no podemos ofrecer.
Este año tampoco ha habido fiestas. ¿Habrá alguna actividad?
Sí actos como el cross o la cronoescalada se han previsto en fines de semana distintos. También habrá algún concierto, controlado. Actos como éstos que había en fiestas se repartirán en diferentes días.
Charo Guillén está al frente de la corporación municipal de Pueyo.
Charo Guillén está al frente de la corporación municipal de Pueyo.alberto galdona

Apuesta por potenciar el turismo natural con unos vecinos que se involucran

Insiste Charo Guillén en que cada vez se está dando un mayor impulso a todos aquellos proyectos e iniciativas que tienen que ver con el turismo local, especialmente el turismo natural. La acción más reciente que, en este sentido, tiene el ayuntamiento sobre la mesa es un sendero que se va a incluir en el proyecto Red de Senderos de la Zona Media, impulsado por el Consorcio de Desarrollo de la Zona Media y del que van a formar parte veinticuatro municipios de toda la comarca. En total, la red sumará treinta y tres senderos y uno de ellos será el de Pueyo.
“El sendero de nuestra localidad que forma parte de este proyecto abarca la zona de las fuentes y cuenta también con miradores lo que supone un atractivo para ir a caminar tanto para nosotros, los propios vecinos y vecinas de Pueyo, como para la gente que nos pueda venir a visitar”, remarca la alcaldesa que, explica, se trata de un sendero de casi 15 kilómetros. “Cuando se lleve a efecto el proyecto incluyendo ya la correspondiente señalización esperamos que pueda atraer a más gente”, añadió.
Esta propuesta turística se une al recorrido BTT que discurre por Pueyo y que también se incluye en la red de recorridos BTT Zona Media, otra iniciativa en la que Consorcio y ayuntamientos han ido de la mano y que se encuentra en marcha desde la primavera del año pasado. “Desde que está en marcha el recorrido de la BTT se ve bastante gente. Estamos contentos en ese sentido”, reconocía Guillén.
La alcaldesa incidió a la hora de definir a Pueyo como un “pueblo vivo” indicando que a la gente le gusta involucrarse en las cosas que se proponen. A modo de ejemplo, recordó cómo el verano pasado se hizo el arreglo de una fuente, la de Valdetina, se hizo en auzolan con vistas ya a cuando el sendero estuviera listo.
volver arriba

Activar Notificaciones