Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tafalla

Pasacalles al abrigo de la brisa del mar

Los más grandes de Tafalla despidieron el verano bailando frente al mar por el paseo marítimo y el casco antiguo de Peñíscola

Ampliar Turistas que se toparon con la comparsa fotografían a los gigantes con el castillo de Peñíscola al fondo
Turistas que se toparon con la comparsa fotografían a los gigantes con el castillo de Peñíscola al fondocedida
Publicado el 30/09/2022 a las 06:00
Entre palmeras, envueltos en la brisa marina, y con el sonido de las olas de fondo. En un escenario muy diferente a los que habitualmente suelen pisar, bailaron los gigantes de Tafalla el último baile de este verano. Fue en Peñíscola el pasado fin de semana. Hasta la localidad castellonense se desplazó la comparsa de gigantes de la ciudad del Cidacos para festejar con una salida la vuelta a la normalidad de la agrupación en un año además en el que ha dado la bienvenida a un nutrido grupo de jóvenes que van a contribuir a asegurar el futuro del colectivo.
Fue un viaje exprés, llegaron a orillas del Mediterráneo el viernes y el domingo ya estaban de vuelta en Tafalla, pero exprimido al máximo, tal y como asegura Javier Ezquerro, uno de los responsables de la comparsa. Fue la jornada del sábado en la que salieron a bailar unos pasacalles que se prolongaron durante tres horas bailando. En su recorrido, recibieron los aplausos y el cariño de los cientos de visitantes que todavía en septiembre alberga Peñíscola. Entre ellos, apunta Ezquerro, había muchos tafalleses y tafallesas.
Algunos se habían desplazado desde la ciudad del Cidacos el fin de semana con el único objetivo de ver a su comparsa bailar junto a l mar. A otros, en cambio, la salida les pilló allí apurando los últimos coletazos del verano. Pero todos, por igual, disfrutaron viendo a los más grandes de Tafalla bailar por el paseo marítimo. “Hubo mucha gente de Tafalla pero también vimos a personas de pueblos de alrededor. La verdad que fue muy bonito, bailar en un escenario como éste y sentirte tan bien arropado como en casa”, refería Ezquerro.
La acogida de los vecinos y vecinas de Peñíscola y los turistas en general también fue buenísima. “Nos aplaudían sin parar por todo. Bailábamos una pieza y nos aplaudían como si hubiera sido un espectáculo entero. La verdad es que estamos tremendamente agradecidos”, dijo. La salida tuvo que modificar su horario ante la previsión de que pudiera haber alguna tormenta que, finalmente, no se desató y no afectó a la salida de la comparsa tafallesa. Otras actividades programadas para ese día, en cambio, si vieron traslada la fecha ante la previsión.
Tras partir de la biblioteca, la comparsa bailó por parte del paseo marítimo y se adentró en parte del casco histórico de Peñíscola, alcanzando incluso la plaza de Santa María. Aprovechando el espacio, allí se bailaron varios pasacalles ante unas terrazas que se llenaron enseguida ante el espectáculo que llevaron los gigantes de Tafalla. “En todo momento se nos facilitó el recorrido allí por donde pasábamos”, apuntó Ezquerro quien, no obstante, echó en falta algún tipo de representación institucional por parte del Ayuntamiento de Tafalla. En este sentido, opinaba el responsable, la comparsa hubiera agradecido la presencia de algún representante municipal. “Entendemos que es un desplazamiento más lejano pero lo habíamos avisado con tiempo porque tuvimos que pedir permiso al ayuntamiento para traer los gigantes.
El viaje a Peñíscola desplazó desde Tafalla a treinta y ocho personas de la comparsa tafallesa. En esta ocasión, los cabezudos se quedaron en la ciudad del Cidacos y únicamente viajaron dos de los pequeños que portaron dos jóvenes desplazados con el grupo. Ya de vuelta en casa, poco tiempo tendrán las figuras para descansar ya que el 16 de octubre, con motivo de la celebración en Tafalla del Nafarroa Oinez, volverán a salir a las calles. Sin tiempo para el descanso, llegarán las ferias de octubre, en las cuales también bailarán. “El final del verano y el principio del otoño va a ser intenso pero después de los dos años que hemos pasado teníamos ganas de volver y lo hemos hecho con ganas”, sentenció.

Las figuras, a la espera de mejoras

El desplazamiento a Peñíscola lo hicieron los gigantes desmontados en un camión, quitándoles los caballetes el resto del cuerpo se acomodó muy bien. Aunque en este desplazamiento no se han producido desperfectos, la comparsa ya tiene en mente acometer mejoras. Concluidos los próximos compromisos, la comparsa contactará con un chico de Jaén que trabaja el mimbre.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora