Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Vivienda

Espacio Recoletas, nuevo edificio y reforma de una parte del convento

Los promotores de las viviendas colaborativas o ‘cohousing’ presentan en Estella el resultado de tres años de trabajo

La imagen de Estudio 10 recrea el nuevo edificio  que se construirá junto a la parte del convento que también se cede
La imagen de Estudio 10 recrea el nuevo edificio que se construirá junto a la parte del convento que también se cedeDN
Publicado el 13/10/2021 a las 06:00
Más de tres años después de plantear la idea, el Espacio Recoletas -como se denomina el proyecto de viviendas colaborativas o cohousing impulsado en parte del convento de las Concepcionistas Franciscanas en Estella- sigue adelante. Las religiosas que lo habitan desde hace casi 300 años continuarían con su vida en clausura, de forma totalmente independiente en el espacio donde se alzan la iglesia, el claustro y otras dependencias conventuales. En el resto, se construirá un nuevo edificio -que dará a la avenida Yerri- y se reformará una parte del convento de la calle La Gallarda.
Sus promotores -el equipo de Estudio 10- lo presentaron la semana pasada en un acto que convocó en la casa de cultura Fray Diego a medio centenar de personas interesadas en conocer los detalles de una iniciativa que dispondría también de la mitad de la huerta. La relación entre ambas partes se articularía con un acuerdo de derecho de uso para esta nueva etapa en la que la comunidad contaría con los ingresos por el alquiler y podría encargarse de la lavandería.
Los impulsores trasladaron la filosofía de una fórmula que combina las viviendas privadas con espacios compartidos. Una comunidad gestionada por los propios usuarios que adaptarían a sus necesidades el funcionamiento y los servicios del futuro espacio. Para su puesta en marcha cuentan con Maite Arrondo, consultora y facilitadora con la que Maxi Ruiz de Larramendi y José Ramón Torrecilla, de Estudio 10, han diseñado como siguiente paso el encargo de un estudio de viabilidad para concretar el número exacto de viviendas que se estima ahora en unas veinte, los presupuestos, financiación y otras características. Maxi Ruiz de Larramendi explica que en la reunión se pulsó el número de personas interesadas para una aportación de 40 € con la que financiar ese trabajo. Una cantidad -aclara- que no compromete a nada en lo sucesivo porque se trata solo de echar a andar, a la vez que se sigue trabajando en el proyecto con el Gobierno de Navarra. E indica como a lo largo de estos tres años las gestiones se han centrado en consultas tanto con Patrimonio como con el Ayuntamiento de Estella. “La dificultad principal que nos hemos encontrado viene dada por ser un convento vivo y estar protegido por Patrimonio”, explicaron
Maxi Ruiz de Larramendi añade que las sensaciones tras ese encuentro fueron buenas, con presencia tanto de personas de Estella como de otras localidades. Y detalla que en este punto el proyecto se encuentra abierto a todo tipo de modificaciones. Sí se trabaja de partida con viviendas de unos 40 m2, para una o dos personas con salón-cocina, baño y dormitorio. En ese concepto de espacio colaborativo entran luego zonas comunes tanto interiores como en el exterior porque -subrayan sus promotores- el “principal inconveniente de este concepto es, precisamente, su principal característica, la de compartir”. Y -añaden- hay que estar dispuesto a ello” porque esa el la clave de un modelo que combina la privacidad de las viviendas con sus entornos comunitarios.

Los detalles de un proyecto novedoso

1 La superficie.
Las religiosas cederán 900 m2 del convento, más de 250 m2 de sótano y 2.500 m2 de huerta. Para al Espacio Recoletas se contará con ese edificio de nueva construcción y con la reforma de parte del convento de 1731.



2 Los espacios planteados. A las viviendas de uso privado se sumarán una cocina común, biblioteca, comedor, gimnasio, zona de estar, jardín y huerta. En la buhardilla, se abre la posibilidad de habitaciones para invitados con un coste de alojamiento a cargo de cada anfitrión.



3 ¿Cómo se organizarán?
Formando una cooperativa o asociación de viviendas. Los promotores apuntan a una amplia franja de edad para entrar a formar parte del proyecto, a partir de los 50 años.



4 El calendario. Una vez todos los pasos urbanísticos y de la cooperativa permitan ponerlo en marcha, se estima en dos años la duración de unas obras que se podrán acometer por fases.

ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones