Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

MÚSICA

El rock se hace un hueco en la música de calle

En pleno paseo de la Inmaculada se consolida una cita que suma ya su tercer año

  • R.A. . ESTELLA
Actualizado el 11/08/2011 a las 03:04
Por tercer año consecutivo la música ha tenido un nuevo escenario en fiestas. Sin tablado, ni luminotecnia, pero con un público que empieza a ser fiel. No aparece en programas ni tiene horarios, aunque el martes de fiestas es el día habitual de esta convocatoria no escrita que está supeditada a la climatología.Cinco músicos aficionados que ensayan juntos durante todo el año dieron al público su mayor diversión, el rock, soul y blues clásicos de los años 60 y 70, que se escucharon el día 9 en pleno paseo de la Inmaculada, a la altura del número 31.
" No tenemos nombre porque no somos un grupo ni queremos serlo. A estas alturas, ¿quién nos iba a contratar? No nos interesa dar conciertos, sólo pasarlo bien", explica Fernando Zabala Pérez, batería de 51 años, que junto con los tres guitarras Diego Torres López, Joost Snoeren, y Ricardo Pinillos Azcona, y el bajo Asier Unanua Razquin compone un quinteto que rompe con el sonido monocorde de fiestas.
"Todo surgió como un farol. Hablando en un chabisque con mi hermana María Elena le dije: "Podríamos organizar un concierto en la calle en fiestas". "Que buena idea. También podríamos preparar una cena", me respondió. "Que buena idea", contrataqué. Y así fue", recuerda Zabala.
Cita con cena
La antesala del concierto es un ágape con una gran mesa en la calle, en la que también va creciendo el número de invitados. Ayer se rebasaron los 50. También en los alrededores, algunos vecinos y cuadrillas se animaron a arrimar sus tableros. El broche fue una sobremesa muy distinta, un concierto con guitarras eléctricas, batería y bajo, eso sí, con una potencia modesta en decibelios. "Queremos alegrar la noche, no hacer ruido", matizan. La hora de inicio ronda las 00.30 horas y la de fin, algo más de las dos de la madrugada. Los viandantes se van incorporando al concierto, algunos varias canciones, otros el repertorio entero. No hay restricciones. "Es una pura expresión de la calle", recalcan.
Temas clásicos
Fueron temas hoy ya clásicos que van desde los Beatles a ZZ Top, The Who, NRBQ o Deep Purple que agradece mucho una audiencia de cierta edad que se aleja de las novedades musicales aunque es una convocatoria para todos los públicos. Tampoco faltan guiños a ídolos caídos de hoy, como Amy Winehouse, a la que se rindió un homenaje con dos canciones interpretadas por Elia Monpontet y dos acompañantes. El último fue el concierto de estreno de Asier Unanua, que se ha sumado al grupo este año.
Con los conciertos de los martes de fiestas, los cinco aficionados lo único que hacen es bajar a la calle los ensayos que se repiten ese mismo día y en ese mismo lugar, sólo que de puertas adentro del número 31 del paseo de la Inmaculada. "Por eso preferimos ese día, pero como esto no es algo estricto algún año puede cambiar por ausencia de un miembro, el tiempo o causas similares", advierte Zabala. Porque la idea es que este concierto improvisado se mantenga a lo largo del tiempo. "Estamos aquí para durar", anuncian.
volver arriba

Activar Notificaciones