Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sociedad

El futuro barrio de Gardachales de Tudela da un paso más para su inicio

Los dueños del suelo han aprobado modificar el proyecto para que sea por fases y la primera será la que incluye el gran parque

Ampliar Imagen de terrenos donde se construirá el nuevo barrio, en la salida a Fontellas y hasta la Vía Verde del Tarazonica, en la parte inferior derecha de la imagen
Imagen de terrenos donde se construirá el nuevo barrio, en la salida a Fontellas y hasta la Vía Verde del Tarazonica, en la parte inferior derecha de la imagenBlanca Aldanondo
Publicado el 28/10/2021 a las 06:00
El futuro barrio de Gardachales de Tudela, único desarrollo urbanístico aprobado y que contempla la construcción de entre 2.477 y 3.343 viviendas, ha dado un paso más para ser una realidad y cubrir las necesidades de suelo para un futuro en un momento, el actual, en el que está prácticamente agotado. La Junta de Compensación de este sector, formada por unos 60 propietarios, aprobó el pasado 15 de octubre la modificación del proyecto de reparcelación y urbanización con el objetivo de desarrollar el barrio por fases y ya lo ha presentado en el Ayuntamiento para su tramitación, con el que acordó esta fórmula hace un año.
Ahora, el objetivo es que esté aprobado inicialmente este mismo año y, a partir de ahí, se abrirá un periodo de exposición pública para presentar alegaciones. Una vez que se resuelvan, se procederá a su aprobación definitiva, algo que, si todo va bien, podría producirse dentro de 6 u 8 meses. A partir de ahí, los propietarios tendrán ya luz verde para iniciar las obras, algo para lo que todavía no hay fecha, de un barrio diseñado por el reconocido arquitecto tudelano Rafael Moneo, con el que colaboró Eduardo Arilla, ya fallecido, y los también arquitectos Manolo Blasco y su hijo Curro. De la parte de ingeniería se ha ocupado la empresa Inarq.
PARQUE Y 1.553 VIVIENDAS
El desarrollo de este nuevo barrio, ubicado en la salida de Tudela hacia Fontellas con el límite de la Vía Verde del Tarazonica, tiene un condicionante inicial, que ha sido, además, clave en las negociaciones entre Ayuntamiento y propietarios. El primero dejó claro que la primera fase tenía que incluir el gran parque, eje central del barrio y que tendrá 40.000 m2 de superficie y 400 metros de longitud. Algo que, finalmente, ha aceptado la Junta de Compensación. De esta forma, los trabajos comenzarán por la denominada ‘fase inicial’, que incluirá, además del parque, todas las infraestructuras necesarias y parcelas donde se podrán levantar 1.553 viviendas.
Proyecto de barrio de Gardachales
Proyecto de barrio de Gardachales DN
A partir de ahí, se ha dividido el sector en 8 fases más (marcadas en colores en el gráfico adjunto, además de una más de infraestructuras comunes), que se irán desarrollando de la forma que decidan los propietarios. El coste total de la urbanización ronda los 30 millones de euros.
Inmaculada Aragón, del despacho de abogados de Urban de Tudela, que asesora a los propietarios, explicó que el proyecto es el mismo que ya aprobó el Ayuntamiento definitivamente en 2013 y que el único cambio es que ahora se ha dividido en fases.
NECESIDAD DE SUELO
Sobre el inicio de las obras, apuntó que “no hay ningún plazo previsto”. “Habrá que ver los términos en los que se aprueba y luego ya los propietarios se plantearán el posible inicio de la primera fase. El proyecto se impulsa para facilitar la ejecución progresiva de la urbanización”, añadió, al tiempo que recalcó que servirá para “poner suelo en el mercado”, teniendo en cuenta que el otro sector que ya se desarrolló hace años en Tudela, en la zona del Queiles, tiene el suelo prácticamente agotado.
Un impulso que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento. De hecho, el concejal de Ordenación Urbana, Zeus Pérez, apuntó que su objetivo es “agilizarlo lo máximo posible”. “Llevamos trabajando en este tema desde el inicio de la legislatura y ya estamos a las puertas, si todo va bien, de poder empezar la tramitación de las modificaciones presentadas. Ahora está en fase de información de los servicios técnicos municipales y ya dependerá de las alegaciones que se presenten, aunque en principio no tiene que haber gran problema. El proyecto ya está aprobado y lo único que se hace es dividirlo en fases”, explicó.
Pérez también reconoció que la decisión de que el parque estuviera incluido en la primera fase del proyecto “ha sido una piedra en el camino”. “El criterio del Ayuntamiento era que en esa fase estuviera el parque teniendo en cuenta que se empezará a construir en la zona contigua a lo que ya es la ciudad construida. Se ha superado el tema y la primera fase tendrá el parque, que es el alma de la urbanización”, apuntó.
Lo que también quiso dejar claro es que hay un problema de falta de suelo que este nuevo barrio resolverá. “La ciudad necesita solucionar a corto plazo la falta de suelo para obra nueva. Queda poco en el Queiles y, a corto plazo, la opción es Gardachales, el único desarrollo posible porque ya está aprobado”, concluyó.

Transformación del acceso a la ciudad diseñado por Moneo

Cuando se lleve a cabo su ejecución, este nuevo barrio dará continuidad al casco urbano de Tudela en la salida hacia Fontellas, que se transformará por completo. Irá desde la plaza de Europa hasta la Vía Verde del Tarazonica, mientras que en los laterales limitará con el instituto Benjamín de Tudela y la vía del ferrocarril.
De las entre 2.477 y 3.343 viviendas que se construirán, 877 tendrán algún tipo de protección y, de ellas, al menos 500 serán VPO,
En los casi 500.000 metros cuadrados que ocupará, destaca el gran parque central, de 40.000 m2 y 400 metros de longitud, que surgirá un poco más adelante de la plaza de Europa, más o menos seguido de la gasolinera de San Rafael, hasta la Vía Verde. Junto a esta gran zona verde se construirán los edificios de mayor altura, que se irá reduciendo hasta los espacios reservados para viviendas unifamiliares.
Además, contempla un vial que conectará con el instituto Benjamín y otro más en lo que ahora es la avenida del Instituto.
Por otra parte, contempla más zonas verdes, una frente a la plaza Alfonso el Batallador, que también se amplía, y un boulevard ajardinado que conectará los extremos del barrio.

Aprobado en el año 2013, pero paralizado por la crisis

El proyecto del nuevo barrio de Gardachales empezó a gestarse en el año 2003 y, tras una ardua tramitación, el Ayuntamiento lo aprobó de forma definitiva en 2013. Sin embargo, la situación entonces no era la idónea con el parón que supuso la crisis económica y que afectó de forma muy dura al sector de la construcción. Pese a ello, hace aproximadamente dos años se retomó el tema, aunque con la apuesta de poder llevarlo a cabo por fases y no de forma conjunta, teniendo en cuenta que solo la urbanización puede costar alrededor de 30 millones de euros. Ya el año pasado, los propietarios de los terrenos llegaron a un acuerdo con el Ayuntamiento para que se desarrollará por fases, aunque este puso como condición que la primera tenía que incluir el parque central. Algo que ya ha aprobado la Junta de Compensación y que ahora tramita el Ayuntamiento.
volver arriba

Activar Notificaciones