Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

De Ablitas a Ecuador: los otros ángeles por el mundo

La ceremonia de la Bajada del Ángel no es exclusiva de Tudela. Otras localidades, empezando por la vecina Ablitas y llegando hasta la lejana Saraguro, en Ecuador, cuentan con sus particulares ‘Bajadas’ el Domingo de Resurrección

Ampliar Leyre Fernández Montes, el Ángel de Ablitas de 2012
Leyre Fernández Montes, el Ángel de Ablitas de 2012DIEGO CARASUSÁN
Publicado el 16/04/2022 a las 06:00
Aunque la de Tudela es la más antigua de todas las documentadas, la Bajada del Ángel del Domingo de Resurrección tiene también gran arraigo en otras localidades de España y en lugares tan diversos como en las localidades castellano-leonesas de Peñafiel y Aranda de Duero; en la gallega de Muros; en la aragonesa de Ariza; o en la valenciana de Alfarrasí. Incluso, al otro lado del ‘charco’, en los Andes ecuatorianos, el municipio de Saraguro también celebra esta tradición.

ABLITAS (NAVARRA)

A tan solo 10 kilómetros de Tudela, el mismo día del Domingo de Resurrección, la localidad ribera de Ablitas también cuenta con su particular ceremonia del Ángel aunque con un formato distinto.
El acto comienza sobre las 11.30 horas con la salida desde la iglesia de dos procesiones. Una, donde va el Santísimo bajo palio, recorre la calle de la Diezma para llegar a la plaza de los Fueros. En ella van las autoridades municipales y eclesiásticas, los hermanos de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús, junto al niño o niña que encarna al Ángel. La segunda procesión es la de la Cofradía de la Virgen Dolorosa, compuesta por mujeres que llevan a la imagen en una carroza y que discurre por la calle de la Iglesia para, al igual que la otra procesión, alcanzar la plaza.
Una vez ambas procesiones se encuentran, el Ángel se arrodilla tres veces ante la Virgen y, con la ayuda de una escalera, sube a las andas de la imagen. El Ángel retira el velo negro que cubre la figura y anuncia la Resurrección de Jesús gritando ante los presentes: “¡Alégrate María, porque tu hijo ha resucitado!”. Después coloca una flor entre sus manos, besa a la imagen y desciende de las andas entre los aplausos del público y los sones del ‘Himno de Navarra’ interpretado por la Banda de Música.
Ambas procesiones se funden entonces en una sola que regresa a la iglesia parroquial para asistir a la misa con la que concluye la ceremonia.

PEÑAFIEL (VALLADOLID -CASTILLA Y LEÓN)

La Bajada del Ángel de Tudela fue declarada en 2002 Fiestas de Interés Turístico Nacional. Este reconocimiento se hizo extensivo en 2011 a otra de las Bajadas del Ángel existentes en España que, como la de Tudela, también cuenta con una historia secular a sus espaldas. Se trata de la Bajada del Ángel de Peñafiel (Valladolid), cuyas primeras referencias documentales datan de 1799, aunque sus orígenes podrían remontarse a los siglos XVI o XVII.
La ceremonia se celebra durante el mediodía del Domingo de Resurrección en la plaza del Coso adonde llega en procesión la imagen de Nuestra Señora, cubierta de luto, procedente de la iglesia de Santa María. La comitiva, en la que participan las autoridades, mayordomos de las cofradías y la banda de música, acompaña a la imagen hasta el centro de la plaza del Coso donde se ubica, rodeada de numeroso público, entre dos torreones de madera, de unos 5 metros de altura cada uno, instalados allí para la ocasión.
De uno de ellos, por un sistema de poleas, sale un globo que se mueve hasta colocarse sobre la imagen de Nuestra Señora. Poco a poco se abre el globo, y de su interior sale el niño que representa al Ángel vestido con un hábito blanco, pelo rubio, alas y corona. En ese momento desciende hacia la Virgen soltando las palomas que lleva en sus manos y retira el velo enlutado, ascendiendo nuevamente entre los aplausos de los presentes, el tañido de las campanas y la interpretación del Himno de España por parte de la banda de música.
La procesión continúa entonces hacia la iglesia parroquial de San Miguel de Reoyo, en cuya puerta espera el Santísimo Sacramento bajo palio. Ante el encuentro entre la madre y su hijo, los cofrades que portan en andas la imagen de la Virgen representan el acto de sorpresa de esta haciéndola avanzar hacia el Santísimo y realizando tres genuflexiones y retrocediendo otras tantas veces. El Sacerdote que mantiene en alto la Custodia, la desciende y gira en torno a sí con ella, entrando a continuación en la iglesia, seguido de la imagen de la Virgen, para celebrar la Solemne Misa de Pascua.

ARANDA DE DUERO (BURGOS -CASTILLA Y LEÓN)

A las 11.30 horas del Domingo de Resurrección, el estallido de los cohetes anuncia en Aranda de Duero la salida de la imagen de la Virgen de la Misericordia desde la Puerta del Perdón de la iglesia de Santa María la Real. Al mismo tiempo, y por la puerta principal del templo, inicia su procesión la imagen de Cristo Resucitado. Cada una de las imágenes es colocada por sus porteadores en ambos extremos de la plaza de Santa María.
El Cofrade que porta el pendón, inicia una marcha en dirección hacia la imagen
de Cristo Resucitado, realizando tres genuflexiones que representan las tres caídas del señor, que, seguidamente llevan a cabo, también, con la imagen de la Virgen, coincidiendo la tercera genuflexión con el lugar exacto donde esperará la Bajada del Ángel quien la despojará de su manto negro.
Entonces, el templete situado en la fachada de la iglesia de Santa María abre sus puertas y aparece sobre los presentes un globo que, mediante un sistema de poleas, es deslizado por un cable hasta ser colocado sobre la imagen de la Virgen. Una vez en posición, el globo se abre y emerge de su interior el Ángel que, tras liberar dos palomas, desciende en vertical hacia la Virgen para retirarle el velo negro.
Después de este Reencuentro entre madre e hijo, se inicia la procesión que recorre las calles de Aranda, retornando de nuevo a la iglesia.
El origen de la Bajada del Ángel de Aranda de Duero no cuenta con referencias precisas pese a la expectación popular con la que cuenta. De hecho, esta ceremonia está considerada como Fiesta de Interés Turístico Regional.

MUROS (LA CORUÑA -GALICIA)

La particular Bajada del Ángel de la villa coruñesa de Muros se conoce popularmente como la Fiesta de la Palomita. Tiene lugar el Domingo de Resurrección, a partir de las 11.30 horas. Pese a que no hay referencias exactas del inicio de esta ceremonia, se estima que puede tener una antigüedad de alrededor de 120 años tras haberse unido entonces a la secular procesión de Jesús Resucitado que se celebra en Muros desde tiempos inmemoriales.
Esa procesión llega a la plaza del Ayuntamiento donde aguarda el Ángel en el interior de un globo azul suspendido sobre el suelo. Cuando la imagen enlutada de la Virgen se sitúa junto a él, el globo se abre y aparece el Ángel que anuncia la Resurrección de Jesús proclamando lo siguiente: “¡No más luto Reina Soberana!
¡Tu Hijo ha resucitado! ¡Aleluya, Aleluya, Aleluya”.
La ovación de los presentes rompe el silencio mantenido hasta entonces y la música invade la plaza viendo a la imagen de la Virgen, antes enlutada, como símbolo de alegría.
El Ángel desciende a la tierra y realiza varias muestras de adoración tanto a la imagen de la Virgen como a la de Jesús Resucitado.
Entonces, ambas figuras, junto a las de Santa María Magdalena, San Pedro y San Juan regresan en procesión hasta la Colegiata Parroquial para presidir la misa con la que se cierra la Semana Santa de Muros.

ARIZA (ZARAGOZA -ARAGÓN)

La localidad zaragozana de Ariza es otra de las que cuentan con su Bajada del Ángel el Domingo de Resurrección.
El acto tiene lugar a las 00.30 horas de ese señalado día, pero los preparativos de la ceremonia comienzan el día anterior, Sábado de Gloria, los cofrades levantan en la plaza del pueblo un arco metálico de color azul cielo mientras, en la iglesia, se prepara a la Virgen de la Resurrección cubriéndole la cara con un amplio velo negro.
Cuando acaba la Vigilia Pascual, sale de la iglesia la Virgen en procesión, mientras que, siguiendo otro recorrido, una comitiva distinta escolta la Custodia bajo palio.
Una vez la Virgen se encuentra bajo el arco metálico, de su parte superior aparece el Ángel que, hasta ese momento, había estado oculto en el interior de una especie de cajón. Sujeto por un gancho a un corsé, el Ángel desciende en vertical sobre la imagen de la Virgen y recita unos versos que son distintos cada año. La niña o niño que encarna el papel lleva en sus manos una paloma que libera antes de retirar el velo negro de la imagen de María.
Acabada su misión, el Ángel desciende al suelo para colocarse debajo de las andas de la Virgen y procesionar junto a ella hasta la iglesia.

ALFARRASÍ (VALENCIA)

La Bajada del Ángel de Tudela sirvió de inspiración para el nacimiento del conocido como ‘L’Angelet de la Corda’ que se celebra en Alfarrasí (Valencia) cada Domingo de Resurrección desde 1912. Al parecer, esta ceremonia fue importada a Alfarrasí por José Ramón Esteve, un vecino de esta localidad valenciana que presenció el acto en Tudela cuando estaba prestando el servicio militar en tierras navarras.
La ceremonia comienza a las 8.30 horas de la mañana del Domingo de Resurrección cuando las imágenes de la Virgen Dolorosa y de Jesús, ambos portados en andas, se encuentran en un punto determinado de la plaza Mayor.
En ese preciso momento, una niña que va sujeta por un pedestal recubierto de una especie de nube de algodón y con vestiduras de Ángel se desliza por un cable o maroma, que previamente ha sido atado desde un balcón a otro (de un extremo al otro de la plaza), y retira el manto negro que cubre el rostro de la Virgen.
Durante el acto se sueltan palomas y globos de colores, mientras la banda de música interpreta la ‘Marcha Real’ y se dispara una traca.
Como aspecto a destacar, la tradición manda que sea una niña y nunca un niño el que encarne al Ángel.

SARAGURO (ECUADOR)

La tradición de la Bajada del Ángel no es exclusiva de España. Al otro lado del Atlántico, en Ecuador, la localidad andina de Saraguro celebra esta tradición en el que allí es conocido como el Domingo de Gloria, fin de su Semana Santa o Semana Mayor.
A las 11 horas, y con el último toque de las campanas, llega a la plaza la procesión con las imágenes de Jesucristo Resucitado y de la Virgen María, esta con un velo negro sobre su cabeza. Entre la comitiva se mezclan diferentes personajes como los llamados Silbadores. Uno de ellos representa al Diablo, que toca el tamboril; y el otro, vestido de mujer, con una rueca en sus manos, simboliza a la Pachamama o Madre Tierra. Ellos guían a la procesión, haciendo bromas entre los presentes.
Antes de que la procesión acceda a la iglesia, el Ángel espera suspendido en el aire en la misma puerta del templo sentado en una especie de columpio que sube y baja en vertical sobre la imagen de la Virgen hasta que el Ángel consigue retirar el velo negro. Entonces, al grito de “¡viva María!”, la misión ya está cumplida.
Entre los aplausos de los presentes, la procesión entre en el templo para la celebración de la misa, tras la cual tiene lugar una segunda procesión con la que se cierra la jornada.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE