Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cultura

Un siglo presidiendo el corazón de Tudela

La capital ribera celebró  el centenario de la inauguración del quiosco que se ubica en la plaza de los Fueros

Ampliar La Banda de Música de Tudela interpreta un tema mientras danzaris y gaiteros actúan en el quiosco ante el público asistente.
La Banda de Música de Tudela interpreta un tema mientras danzaris y gaiteros actúan en el quiosco ante el público asistente.manrique
Publicado el 12/07/2021 a las 06:00
Desde su privilegiada ubicación ha visto pasar ante sus ojos los momentos más felices de Tudela y también algunos de los más tristes. Esos multitudinarios cohetes de fiestas cada 24 de julio, ahora truncados por la pandemia, los bailes de los gigantes, la popular Revoltosa, el Volatín o la Bajada del Ángel...; pero también otros no tan felices como concentraciones para condenar actos violentos o reivindicar todo tipo de iniciativas.
A lo anterior se suma que es uno de los atractivos turísticos principales al estar en la plaza de los Fueros, la que muchos tudelanos califican como el ‘cuarto de estar’ de la ciudad y donde la vida está casi en continua efervescencia.
Hablamos del quiosco de la plaza de los Fueros que, justo este domingo, cumplió un siglo de vida desde que se inauguró un 11 de julio de 1921 con el objetivo principal de acoger conciertos de la banda de música.
La ciudad no quiso dejar pasar esta fecha tan significativa y organizó un acto en el que música y danzas fueron protagonistas. Eso sí, la lluvia estuvo a punto de aguar la fiesta y obligó a retrasar unos 20 minutos el inicio del acto, que luego se desarrolló sin problemas.
Presentado por el periodista Joaquim Torrents y con aforo reducido a 350 personas sentadas, aunque muchas más lo siguieron desde las terrazas de los bares, la plaza recuperó el ambiente que ha perdido en estos dos últimos años por la crisis sanitaria.
Y en el centro, como siempre, el quiosco, que tuvo todo el protagonismo. A sus pies, bajo la Casa del Reloj, se colocó la Banda de Música y, a partir de ahí, fueron pasando por el quiosco las joteras María Herrera y Sandra Miranda, el Grupo Municipal de Danzas de Tudela y los Gaiteros de Tudela. En total, más de 50 personas implicadas en este espectáculo.
Antes de comenzar, el alcalde, Alejandro Toquero, reconoció estar orgulloso de poder celebrar el centenario “disfrutando de lo más nuestro, el folclore”.
La primera actuación la protagonizaron las dos joteras, que entonaron una jota alusiva al quiosco, acompañadas por la banda.
A partir de ahí, banda y gaiteros interpretaron la Polonesa, y les siguieron los danzaris para bailar la Jota de los toros. Luego llegaron otras jotas como Hay salero en tu figura, Pamplona perla del norte y No te vayas de Navarra, la Kalejira con la banda y gaiteros, Las Pamplonas, el Vals de Edurne, el Zortziko y la Jota de Tudela.
Pero todavía quedaba el colofón y no podía ser otro que la interpretación de la popular Revoltosa, un baile único de la ciudad que consiste en dar vueltas al quiosco al ritmo de la música de la banda y cuyos orígenes se remontan a finales de la década de 1920. Ayer no se pudo bailar, pero el público disfrutó al máximo de la interpretación conjunta de la banda y los gaiteros, que, al igual que danzaris y joteras, recibieron continuas ovaciones durante todo el espectáculo por un público entregado y con ganas de volver a vivir ambiente festivo.
SU ESTRUCTURA SE RECONSTRUYÓ EN UN 90% EN 2003
El quiosco de la plaza de los Fueros sustituyó al provisional que cada verano encargaba instalar el Ayuntamiento y que se levantaba sobre la Fuente de los Angelotes, situada entonces en el centro de la plaza, para actuaciones de la Banda en las fiestas de julio y ferias veraniegas. La construcción del actual se inició en abril de 1921, en el mismo lugar donde se ubicaba la Fuente de los Angelotes, que fue desmontada. Se inauguró el 11 de julio de ese año.
Durante este siglo de historia, el quiosco ha sido objeto de distintas obras de restauración, como la de 1993 y, sobre todo, la de 2002-2003, coincidiendo con las obras de peatonalización de la plaza de los Fueros y calles adyacentes.
Esta última reforma supuso la reconstrucción del 90% de su estructura, realizando una copia prácticamente del quiosco original. El principal cambio estructural fue la sustitución de su pedestal original de hormigón por uno de cristal y su color pasó del verde al actual gris.
volver arriba

Activar Notificaciones