Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ANDOSILLA

Andosilla esquiva la lluvia para pasar otra página del Vía Crucis por sus calles

El arzobispo Francisco Pérez presidió por primera vez la Pasión del grupo Marcha Joven

  • M.P.A. . ESTELLA
Publicado el 24/04/2011 a las 02:02
La suerte que les ha permitido esquivar también la lluvia en otros años se alió de nuevo con la Pasión Viviente de Andosilla y brindó un margen a sus organizadores para representar la vigésimo primera edición. El tiempo, 12 grados de temperatura en una mañana muy nublada con la humedad de la noche en el ambiente, sí hizo que el público madrugara menos y se percibiera menor número de espectadores a las 10 de la mañana, hora de inicio de la escenificación. Aunque el agua asomó durante el recorrido, no hasta el punto de afectar a una puesta en escena presidida por primera vez por el arzobispo de Pamplona y Tudela, Francisco Pérez, y protagonizada en las cuatro últimas ediciones por Adrián Esparza Altozano, un estudiante de Ingeniería Electrónica de 21 años que se mete en el papel de Jesús.
El Vía Crucis con el que despierta cada mañana de Viernes Santo este municipio de casi 3.000 habitantes discurrió durante aproximadamente hora y media con mayor amplitud en alguna de las catorce estaciones debido a que las calles a su paso se han ensanchado con el derribo de viejos edificios. Fue así en el caso de la segunda escena, Jesús carga con la cruz, o en la Verónica. Carlos Fuertes Goñi, uno de los veteranos de una organización que corre a cargo del grupo parroquial Marcha Joven y responsable de dar vida a Pilatos, valoraba de forma positiva la respuesta del público pese al mal tiempo y la amenaza de agua. "Teniendo en cuenta el chaparrón del ensayo general y que nos temíamos que iba a seguir la lluvia, todo ha salido bien y al final las dos plazas se han llenado", contaba en referencia al aguacero que les sorprendió el Jueves Santo por la noche, cuando tiene lugar cada año una puesta a punto con todos los participantes que repetirán el recorrido al día siguiente.
Carlos Fuertes aludió también al respaldo del máximo responsable de la iglesia en Navarra. "Nos hace ver que vamos por el camino adecuado", decía. El arzobispo, que cerró el Vía Crucis con la bendición a todos los presentes, tomó la palabra en la plaza de los Fueros, antes de comenzar la primera estación. Tuvo especialmente presentes durante su intervención a los niños, a los jóvenes que se preparan para el encuentro mundial con el Papa el próximo mes de agosto en Madrid, a las familias y a los enfermos que no habían podido acudir. Trasladó al público, por otra parte, el saludo y la bendición de Benedicto XVI.
Juventud para más
Adrián Esparza nota hasta tal punto la tensión que no sintió las inclemencias de una mañana que obligó a sacar paraguas y vestir atuendos invernales. "Puede parecer que, después de un tiempo, te acostumbras, pero cada año resulta distinto, no te acuerdas del anterior", apuntaba. Su madre, Montse Altozano Méndez, estuvo de nuevo junto a él en el papel de María y ambos compartieron las escenas más emotivas del trayecto. "Cuando me abraza al acabar siempre lo vivo con mucho sentimiento. ¿Lo más duro? Al principio, cuando cargas la cruz y la gente no empieza a caminar. Tu estás ahí parado, esperando y sabes que, cuanto más tardes en llegar, peor lo pasas", contaba después de portar la cruz de 120 kilos de peso.
Adrián Esparza se sentía al final con ganas de escribir futuros capítulos en el Vía Crucis de Andosilla. "Soy joven y sí me gustaría continuar. Parece que yo hago el papel protagonista, pero todos son importantes para que salga adelante", señalaba. Montse Altozano, de 47 años, asentía junto a Adrián Esparza tras una nueva Pasión compartida. "A medida que pasan los años, la relación con tu hijo es más cercana y por eso esto supone una vivencia preciosa. Le veo a él bien y me emociona porque, además, se trata de una representación con tanto sentimiento, tan de nuestro pueblo y tan cercana que es un momento muy especial", decía.
volver arriba

Activar Notificaciones