Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Día de las Cuevas

Descubriendo el sexto contiente

El grupo Lurpea celebra el XII Día de las Cuevas para dar a conocer este paisaje subterráneo con visitas especiales en diferentes cuevas, como en la de Mendukilo, en Astiz (Larráun)

Ampliar Visitantes recorriendo la cueva de Mendukilo
Visitantes recorriendo la cueva de Mendukiloeduardo buxens
  • Iñigo Lecea
Publicado el 05/06/2022 a las 06:00
Qué me dirían si les aseguro que no hay cinco continentes, sino seis, y que este último se encuentra bajo nuestros pies. Uno de estos tesoros subterráneos se ubica en Mendukilo, perteneciente al grupo de las ocho cuevas hermanadas en la cornisa Cantábrica. Este paisaje subterráneo de Astiz (Larráun) abre sus puertas al público un fin de semana más de la mano del grupo Lurpea, pero de una forma especial con motivo del XII Día de las Cuevas que, este 2022, debido a la pandemia, ha pasado de celebrarse en marzo al primer fin de semana de junio;así se enlaza con la jornada mundial dedicada a las cavernas, el 6 de este mes. El coronavirus también les afectó, hasta 2019 entraban a las cuevas 22.000 visitantes al año, unos números que aún no se han recuperado.
La guía de la visita, Rakel Fernández Navarro, dirigía a los 30 asistentes hacia el interior de la Cueva de Mendukilo. Estos, asombrados por la inmensidad del paisaje kárstico, murmuran entre sí las primeras impresiones de la gruta. Una vez dentro, llegaban todos a la primera sala habilitada para visitas. En ésta, aún podemos disfrutar de la luz natural del sol, un privilegio que no se tendrá más adelante. En la plataforma de esta sala, a unos ocho grados de temperatura, Navarro narraba la historia de la cueva. Ésta se encuentra habilitada desde el año 2005 para visitas, con acceso a tres salas de las seis que tiene.
ESTABLO DE MONTAÑA
El nombre, explicaba Navarro, viene del euskera, ‘Mendukilo’, que en español significa ‘establo de la montaña’. Desde la sala, se observa la verja que hay a la entrada de la cueva, la cual está especialmente diseñada para que los murciélagos puedan entrar sin problemas. Tras bajar unas escaleras, los visitantes llegaron a la segunda sala, más profunda y ya sin la luz del exterior. Una vez aquí, Navarro explicó cómo nacen las formaciones de la cueva, las famosas estalactitas y estalagmitas. “Cada centímetro tarda en crecer entre 100 y 1.000 años”. Los visitantes se dejaban sorprender que por este paisaje subterráneo, como Mariano Perea, de Madrid. “La cueva es espectacular”, comentaba con sus amigos. Navarro incidía en que es esencial para las cuevas que se cuiden, pero que también es importante salvaguardar las montañas, pues de ellas mana el agua, que es clave para las formaciones. “Tenemos que aprender a respetar a la naturaleza”, decía.
Después de esta segunda sala, los visitantes se sumergieron en la tercera y última, a 40 metros de profundidad. Aquí, Navarro les invitó a vivir el momento más mágico de la visita. Con todas las luces apagadas y todo el mundo en silencio, solo se escuchaban las gotas que caían del techo al suelo. Al concluir la visita, José Daniel Vivanco decía: “Es una experiencia única y creo que se tiene que fomentar más”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora