Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Noticia patrocinada BLOG HOGAR DULCE HOGAR

Ventajas del alquiler con opción a compra

Facilita el acceso a la vivienda al inquilino y permite al propietario conseguir ingresos por las rentas hasta firmar la compraventa

Ampliar Alquilar o comprar
Alquilar o comprarDN INMO
  • DN Inmo
  • DN INMO
Publicado el 14/06/2022 a las 09:52
Ante la subida de los precios del alquiler y las dificultades de acceso a las hipotecas, muchas familias se plantean este tipo de contrato que está cobrando relevancia.

¿Qué tipo de contrato es el alquiler con opción a compra?

Técnicamente, el alquiler con opción de compra es un contrato no contemplado por la Ley y que no aparece expresamente regulado en el Código Civil, pero si aceptado y reconocido en el Reglamento Hipotecario y en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).
A la hora de definir el contrato de alquiler con opción a compra debemos de tener en cuenta que es un contrato doble, compuesto por dos subcontratos, uno de alquiler y otro de compraventa. Al ser un formato híbrido, hablamos de un documento legal más complejo. El primero de ellos aglutinará todas las condiciones del arrendamiento de la vivienda, mientras que el segundo reflejará todas las cuestiones y acuerdos alcanzados para la adquisición de ese inmueble en un futuro próximo.

¿Qué datos debe reflejar el contrato?

A la hora de firmar este tipo de contrato es importante revisar todas las condiciones, que se dividirán en dos categorías: alquiler y compra. En general, podemos destacar una serie de criterios comunes, que siempre deben aparecer:
• El precio para la futura compra deberá estar reflejado en el documento.
• El plazo acordado tras el que se podrá formalizar la compra del inmueble.
• La prima es la cantidad de dinero que se paga al propietario de la vivienda (arrendador) en concepto de concesión de la opción de compra. Ese dinero suele descontarse del precio final, si el inquilino finalmente decide realizar la compra, y lo normal es que lo pierda si decide no hacerlo.

Ventajas para el arrendatario/comprador

Los pisos de alquiler con opción a compra garantizan que, pasado el periodo de tiempo previamente pactado, el inquilino puede adquirir la vivienda por el precio estipulado al principio de la relación contractual. Además, de la cuantía final se descontará todo o parte de lo que ya haya pagado en concepto de rentas mensuales.
Las personas que acceden a esta modalidad de contrato no tienen la obligación de comprar la vivienda transcurrido el plazo establecido previamente. Podrán elegir libremente si ejecutan la compra o prefieren no hacerlo.
Este tipo de contratos son una alternativa para aquellas personas que quieren comprar a medio plazo, pero que no disponen de la liquidez necesaria para hacer frente al desembolso inicial que conlleva comprar una casa.

Ventajas para el propietario durante el período de alquiler

Ante la caída del mercado inmobiliario o en un periodo de crisis económica, en el que la compraventa del piso puede resultar más complicada, esta opción le permite tener ingresos periódicos por su arrendamiento. Consigue así un rendimiento inmediato por esa vivienda, sin renunciar a una futura venta.
Además, este tipo de contrato permite al propietario disfrutar de beneficios fiscales relacionados con el alquiler. Podrá deducirse gastos relacionados con el mantenimiento del inmueble, suministros, seguros del hogar y gastos de la comunidad. Retrasando el pago de impuestos y gastos relacionados con el proceso de compraventa.
El inquilino tendrá que hacer frente al pago de una prima por la concesión de la opción a compra. Una cuestión que puede resultar determinante para la futura adquisición del inmueble. El comprador también puede ver esta prima como un seguro ante impagos, ya que si el inquilino no abona las cuotas de la renta perderá los derechos a la compra del piso en los términos pactados.
Durante el alquiler del inmueble, el propietario podrá subir el precio de la renta para adaptarlo al IPC.

Ventajas para el propietario en la compraventa

Si finalmente el inquilino no ejecuta la compra de la vivienda, el propietario no tendrá que devolver ni las mensualidades de la renta, ni la prima pagada por el inquilino al inicio de la relación contractual. Cuando el arrendatario se lo notifique, podrá poner el inmueble de nuevo a la venta o volver a optar por un contrato de alquiler con opción a compra.
A nivel impositivo tampoco pierde, tras descontar lo pagado en concepto de alquiler (tendrá que declarar las rentas) el precio de la vivienda será inferior por lo que la cuantía final a abonar en impuestos relativos a la venta, como la plusvalía también se reducen.
Desde DN INMO, podemos confirmar que esta operación puede ser muy beneficiosa para las dos partes. El arrendatario puede vivir de alquiler a la par que invierte en un inmueble que comprará en el futuro y el propietario saca un rendimiento a través de la renta sin renunciar a la futura venta.
volver arriba

Activar Notificaciones