Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Coronavirus

Emprendedores en la Zona Media: adiestradora de perros, desollinador o soldador

A lo largo de 2020 se han constituido un total de 23 empresas en la comarca que han generado 18 empleos

Ampliar Nuevos negocios en la Zona Media: emprender en tiempos de pandemia
Nuevos negocios en la Zona Media: emprender en tiempos de pandemia
Actualizado el 25/04/2021 a las 10:50
Pese a las dificultades que el año 2020 trajo consigo, la pandemia no consiguió frenar a diferentes emprendedores de la comarca que, asesorados por personal del Consorcio de Desarrollo de la Zona Media, se han lanzado a la aventura de poner en marcha una idea de negocio. La agencia de desarrollo local del Consorcio atendió el pasado año a 86 personas promotoras -38 hombres y 48 mujeres- y, desde enero y hasta diciembre, se trabajó conjuntamente con los equipos promotores 82 proyectos empresariales. De éstos, cuatro han sido promovidos por dos o más personas que comparten idea de negocio mientras que el resto han sido promovidos por una única.
“Como resultado del asesoramiento prestado desde la entidad y del acompañamiento y seguimiento a cada una de las personas atendidas, a lo largo de 2020 se han constituido en nuestro territorio 23 empresas”, informaba desde el Consorcio Olga García. Vinculadas a estas nuevas empresas se han generado un total de 18 empleos, de ellos nueve de hombres y otros tantos de mujeres.
OLITE Y TAFALLA
Según se recoge en el balance del pasado año, el mayor número de procesos de asesoramiento de apoyo al emprendimiento se realizó en Olite donde se atendió a 21 personas y en Tafalla, donde fueron diez las ideas de negocio trabajadas. En número de atenciones y proyectos asesorados les siguen Caparroso y Artajona con ocho personas atendidas, respectivamente; Puente La Reina y Mendigorría, con cinco personas en cada municipio y Añorbe, Carcastillo y Mélida con tres personas respectivamente. “Este año en que se ha prestado el servicio preferentemente en las oficinas de Olite y vía telemática se ha llegado de igual modo a todo el territorio, con un impacto considerable del servicio al haberse acompañado los proyectos de negocio en 21 municipios de la Zona Media”, apuntaba García.
Este servicio de asesoramiento, tal y como remarca la técnica, es totalmente gratuito y está financiado por el Servicio Navarro de Empleo. La pandemia, como a tantos otros sectores, obligó al servicio a adaptarse a las circunstancias actuales. “Estamos dando respuesta en el territorio a las consultas realizadas por nuestras personas usuarias y por todo el tejido económico y empresarial respecto al impacto provocado y las medidas que se van implantando para intentar frenar la destrucción de empresas y auxiliar al colectivo de autónomas. Con el escenario de incertidumbre y fragilidad vivido por el público al que nos dirigimos hemos continuado facilitando asesoramiento para el emprendimiento y, pese a los resultados que esperábamos más reducidos en comparación con otros años, ha habido volumen importante de iniciativa emprendedora”, remarcó.
David Chamorro Chamorro, Tecsima, Soldadura Industrial y Mantenimiento S. L. en Olite: “Quien no arriesga no gana. Tienes que marcarte objetivos y luchar por ellos”
 
Nuevos negocios en la Zona Media: emprender en tiempos de pandemia
 
David Chamorro Chamorro tiene 30 años y es natural de Caparroso aunque ahora reside en Olite. Después de más de once años trabajando por cuenta ajena, en julio del pasado año 2020 comenzó a trabajar como autónomo. Ha puesto en marcha su propio negocio, Tecsima, Soldadura Industrial y Mantenimiento, una empresa dirigida a la soldadura en el sector industrial aunque, apunta, también se realizan trabajos para particulares.
“Es algo que siempre había tenido en mente. Siempre he tenido la ilusión de poder crear una pequeña empresa para poder vivir mejor y que mis trabajadores también puedan disfrutar de ello. Después de más de once años trabajando por cuenta ajena tuve la oportunidad de empezar como autónomo en julio del año pasado”, relata.
EMPRENDER EN PANDEMIA
Poco a poco, indica, la demanda de trabajo ha ido aumentado por lo que decidió asentar el negocio en una nave industrial situada en Olite. Embarcarse en la puesta en marcha de un negocio propio nunca es tarea fácil pero la situación se torna un poco más complicada si los pasos se empiezan a dar en medio de una pandemia mundial. “La verdad es que tuve que empezar desde cero, sin nada. Poco a poco, con mucho esfuerzo y dedicación voy creciendo profesionalmente. La mía es una profesión que requiere de mucha maquinaria y conseguirla no es fácil ya que estamos hablando de productos muy caros”, explica. Y es en este punto donde, incide, le resultó de especial ayuda y relevancia el asesoramiento que le brindaron desde la agencia de desarrollo del Consorcio de Desarrollo de la Zona Media.
“Gracias al Consorcio conocí ventajas y dificultades a la hora de empezar. Me guiaron en el trayecto y, actualmente, siguen prestándome ayuda y apoyo cada vez que lo necesito”, agradece a las técnicas. Los primeros momentos de esta andadura como emprendedor, David Chamorro los estuvo compaginando con su trabajo por cuenta ajena. Debido a ello, añade, no pudo recibir ayudas lo que dificultó un poco más los inicios. En septiembre de 2020 el volumen y la demanda de trabajo había crecido lo que motivó el traslado a la nave industrial.
“Estos primeros meses están siendo duros, ya que disponemos de muy pocas ayudas económicas, en mi caso, para la compra de maquinaria y herramienta. Aunque, poco a poco, el taller va cogiendo forma y estoy muy contento de lo que hasta ahora estamos creando”, reitera. Desde su experiencia, este joven no duda a la hora de recomendar ‘lanzarse a la aventura’ a aquellas personas que tengan una idea rondando en la cabeza. “Quien no arriesga no gana. Tienes que estar muy seguro de lo qué quieres y cómo lo quieres. Marcarte objetivos y luchar por ellos, intentando no perder el rumbo e ir poco a poco mejorando y creciendo”, concluye.
Laura Salvador Irigoyen, adiestramiento y educación canina en Puente la Reina: “De algo que a priori parece negativo puede surgir una realidad muy positiva”
 
Nuevos negocios en la Zona Media: emprender en tiempos de pandemia
 
Una reestructuración en la empresa donde había estado trabajando dos décadas dejó fuera a Laura Salvador Irigoyen, de 47 años. Esto, cuenta, le rompió “todos los esquemas” pero, al mismo tiempo, le brindó la oportunidad de poder dedicarse profesionalmente a su verdadera pasión, los perros. “No recuerdo un solo día de mi vida en el que no haya estado con perros o pensando en ellos. Tengo una conexión especial y así lo dicen todas las personas que me conocen”, cuenta.
Desde enero de este año ha puesto en marcha su propio negocio como adiestradora y educadora canina aunque lleva formándose desde 2017 y cuenta con el certificado de profesionalidad de adiestramiento canino, un título oficial. Ejerce como técnico de intervenciones asistidas con animales y entrenadora de perros de terapia. El abanico de servicios que Salvador ofrece abarca, según explica, diferentes ámbitos. Por un lado, el sanitario que se centra en el trabajo con perros para personas mayores, niños con diversidad funcional o necesidades especiales y fisioterapia, para pacientes neurológicos, por ejemplo.
En el ámbito social se encuentra trabajando en un proyecto para personas que han sufrido violencia de género o que se encuentran en riesgo de exclusión social. “Utilizar un perro como recurso terapéutico para mejorar las habilidades cognitivas, afectivas y sociales”, remarca. Próximamente además, adelanta, empezará a trabajar a nivel profesional el adiestramiento canino.
Laura Salvador habla con pasión de su trabajo, una profesión que califica como “muy gratificante” y que se verá respaldada de forma muy importante con una nueva legislación sobre bienestar animal en la que se está empezando a trabajar.
Esta emprendedora reconoce que dar el paso de emprender puede costar pero, desde su experiencia, anima a la gente a intentarlo. Pone como ejemplo su caso, el shock que le supuso el terminar con dos décadas de trabajo en una empresa de la industria farmacéutica. “Hay que renacer, pensar en positivo y entender que toda esa experiencia que cada uno ya tiene se puede utilizar para realizar cualquier inquietud personal. De algo a priori muy negativo puede surgir una realidad positiva que nos hace ser útiles a la sociedad”, reflexiona.
Consciente de las dificultades de emprender en tiempos de pandemia -el coronavirus mandó al ‘garete’ un proyecto para trabajar con niños en actividades extraescolares-, Salvador agradece el asesoramiento y apoyo que le han prestado desde el Consorcio de la Zona Media. “Poner en marcha un negocio requiere también de una parte burocrática que puede resultar muy tediosa. Y su ayuda en este aspecto fue fundamental”, finalizó.
Luanna Ruiz Ayestarán, Maísa&Lu, tienda de moda y complementos en Artajona: “Cada vez estamos más enganchados a lo ‘online’, está claro que eso es el futuro”
 
Nuevos negocios en la Zona Media: emprender en tiempos de pandemia
 
Maísa&Lu es el nombre de una tienda de moda y complementos ubicada en Artajona. “Moda joven, de caballero, de mujer, ropa deportiva, lencería, algo de calzado y complementos”. Así define Luanna Ruiz Ayestarán lo que se puede encontrar quien atraviese la puerta de este local. Al otro lado de la puerta se encontrará con esta joven de 31 años, nacida en Brasil pero con raíces muy arraigadas en la comarca pues su padre es oriundo de Tafalla y su madre de Artajona, localidad en la que se ha decidido a emprender.
“Mi suegra y ahora también socia, Maísa, lleva 45 años en la tienda donde vendía lencería, algo de mercería, un poco de ropa y algún complemento. En vistas a su jubilación, decidimos antes de ello crear una sociedad y formar Maísa & Lu. Metí entonces mucho mas género en la tienda y siempre con la idea de crear una tienda online también. En noviembre de 2020 Maísa & Lu hizo un año y el 22 de febrero del 2021 creamos la tienda online, después de mucho trabajo y con muchas ganas”, cuenta Luanna ilusionada.
Emprender en tiempo de pandemia, reconoce, no ha sido tarea fácil. A las limitaciones propias derivadas del coronavirus, Luanna añade otras como el hecho de que en un pueblo pequeño, como es el caso de Artajona, la gente no está tan acostumbrada a ir al comercio “a mirar” como pueden hacer cuando se desplazan de compras a Pamplona. “Solamente si necesitan algo van”, apunta. El comercio textil, añade, se ha visto especialmente perjudicado por la pandemia. “Aún así seguimos con la idea de crear la tienda online, es un servicio que teníamos claro que teníamos que dar”, afirma.
Así, el pasado 22 de febrero se puso en marcha la tienda online, https://www.maisaylu.com/. Compaginar la atención presencial en la tienda física con las horas que requiere poner en marcha una web, reconoce, es complicado. Sin embargo, esta joven emprendedora se muestra satisfecha ya que la experiencia, insiste, le está haciendo aprender y crecer cada día. “Cada vez estamos más enganchados a lo online, está claro que es el futuro”. Destaca Luanna el apoyo brindado desde el Consorcio y la rápida respuesta ante todas sus dudas. Reconoce que merece la pena “arriesgarse” a emprender pero “sabiendo qué es lo que vas a dar y recibir de primeras”.
David Abete Berrade, Egurats Deshollinados y servicios: “Me parece interesante recuperar el oficio de deshollinador, para muchos desconocido”
 
Nuevos negocios en la Zona Media: emprender en tiempos de pandemia
 
Cuenta David Abete Berrade que cuando tocaba limpiar la chimenea de casa de su madre resultaba imposible encontrar un profesional que pudiera desempeñar la tarea. Y empezó a hacerlo él. Lo que comenzó como una tarea se transformó en una afición y, después, en su profesión. “Siempre he querido emprender y tener mi propio negocio. Tras un parón en mi vida laboral pensé que era el momento adecuado. Además de que es algo que me gusta, me parece interesante recuperar un oficio tan antiguo, desconocido por mucha gente y al que no se da la importancia que tiene”, relata.
A sus 37 años, este joven natural de San Martín de Unx pero residente en Tafalla acaba de poner en marcha su propio negocio. El deshollinado y la limpieza de chimeneas, estufas y calderas -pellets, leña, astilla y gasoil....- explica, constituyen su actividad principal pero presta otro tipo de servicios como la inspección de conductos con cámara de tv; la colocación, reparación y sustitución de conductos de chimeneas con acero inoxidable; la limpieza de canaletas y bajantes y trabajos verticales.
“La verdad es que los comienzos no son fáciles. Hay que realizar muchos trámites y todo el tema administrativo me resultaba complicado. Además ahora, con la pandemia, ponerte en contacto con las diferentes administraciones para que te resuelvan dudas es mucho más difícil. Por eso agradezco el asesoramiento del Consorcio de la Zona Media. Me han ayudado desde el minuto uno y todo ha sido más fácil”, reconoce. Tras muchos meses de trabajo previo, este mismo mes de abril ponía por fin en marcha su negocio. Recién abierto y con el poco plazo con que cuenta para emitir valoraciones no duda a la hora de calificar como “muy positivos” estos primeros momentos de andadura como emprendedor. “La acogida que he tenido ha sido muy buena y me siento muy apoyado”, recalca.
Desde su todavía breve experiencia como emprendedor, Abete no duda a la hora de animar a quien esté pensando dar el paso. “Yo tardé en decidirme y me arrepiento de no haberlo hecho antes”, afirma. Por ello, lanza un mensaje positivo a otras personas que se encuentren en la misma tesitura, animando a materializar aquellas ideas que les estén rondando por la cabeza siempre, insiste, teniendo claro que los comienzos no son fáciles. “Pero es muy gratificante trabajar para uno mismo haciendo lo que más te gusta y viendo cómo la gente valora tu trabajo”, concluye.
Maite Alonso Iglesias, profesora de clases particulares en Mendigorría: “La pandemia propició que surgieran unas circunstancias que me hicieron lanzarme”
 
Nuevos negocios en la Zona Media: emprender en tiempos de pandemia
 
La pandemia, al contrario de lo que pudiera parecer, fue lo que propició que Maite Alonso Iglesias, una pamplonesa de 37 años residente en Mendigorría, se lanzase a emprender como profesora de clases particulares. “En cierto modo, ‘gracias’ a la pandemia fueron surgiendo una serie de circunstancias que hicieron que me lanzara. Durante el confinamiento del año pasado empecé a echar una mano a través del whatsapp a dos chicos que se estaban atascando con las matemáticas. Esta experiencia terminó siendo muy satisfactoria para mi y, al ver que podía haber un nicho de mercado en este ámbito, decidí emprender”, relata.
La puesta en marcha del negocio tuvo lugar en julio y ya en septiembre Alonso comenzaba a impartir clases particulares en su domicilio. Estos primeros meses, reconoce, han sido bastante exigentes en cuanto a dedicación al tener que compatibilizar el arranque de las clases con su trabajo por cuenta ajena. La actual situación sanitaria, indica, le limita principalmente en cuanto al número de estudiantes por clase y al tipo de actividades que puede organizar. “Si bien es cierto que, al haber comenzado en estas circunstancias, es algo que ya contemplaba desde el inicio”, añade.
Reconoce Maite Alonso que el asesoramiento recibido por parte del Consorcio de Desarrollo de la Zona Media ha sido fundamental para que ella decidiera empezar con las clases. “Al ser un servicio público, decidí consultar qué hacer si en algún momento quería emprender y entendí que no era más sencillo de lo previsto. La gestión de los trámites finalmente resultó menos complicada de lo que esperaba y en todo momento tuve pautas muy claras de cómo proceder”, indica. Destaca la información sobre posibles subvenciones -aunque en su caso no pudo recibirlas al no cumplir las condiciones exigidas- o la ayuda con la obtención del certificado digital.
Han pasado pocos meses desde el inicio de su andadura profesional como emprendedora y sin embargo Maite Alonso no oculta su satisfacción por cómo han ido transcurriendo. Recomienda por ello a quienes se lo estén planteando a “tener una visión real de lo que supondría dar ese paso”. Se muestra convencida de que quien lo hace es con algo que realmente le gusta a cada uno lo que, insiste, proporciona grandes satisfacciones.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora