Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Empresa familiar

César Valcarlos (Cuadrado): "En la empresa familiar no hay pelotazos. Aquí hay corazón"

La definición de empresa familiar, escuchada de boca de César Valcarlos, brota de una esquina de la calle Estella de Pamplona

Ampliar A las puertas del establecimiento comercial Cuadrado, en la calle Estella, de Pamplona, Martín Valcarlos Aramendia; y uno de sus cinco hijos y sucesor en el negocio, César Valcarlos Beroiz
A las puertas del establecimiento comercial Cuadrado, en la calle Estella, de Pamplona, Martín Valcarlos Aramendia; y uno de sus cinco hijos y sucesor en el negocio, César Valcarlos Beroizj.c. cordovilla
Actualizado el 24/10/2021 a las 10:51
Cuando era niño, Martín Valcarlos Aramendia dejaba la pereza dormida entre las sábanas para correr por las calles de Larraintzar y llegar antes de las cinco campanadas al rosario y la primera misa. La puntualidad del monaguillo quedó grabada en el reloj de su vida a cada avance de la manecilla de la edad. Un nuevo tiempo se abrió al cruzar la entrada del almacén de Cuadrado de la Plaza de la Cruz. Era adolescente y en esa época “no había edad para trabajar”. Un espíritu de servicio -que reconoce como tal el último de sus cinco hijos y heredero del legado comercial, César Valcarlos Beroiz-, le empujó a dar el salto a la tienda de la calle Carlos III donde, guiado por el ejemplo de Francisco Albertos, Don Paco, fue adquiriendo experiencia y desenvoltura en la atención al cliente. Martín, al que enero espera con el regalo de cumplir 85 años de edad, fue testigo de la evolución del sector del textil, desde los almacenes de bobinas de hilo y tela hasta el inicio de la industria de confección que iluminó las tiendas de moda hombre y mujer. “Con 18 y 19 años” -remarca su quinto hijo- Manuel Cuadrado depositó en él la confianza para administrar el establecimiento en parte por los valores que encontró en un joven curtido en el esfuerzo y la disponibilidad callada a la mínima necesidad desde que en Larraintzar descubrió las exigencias de la vida. Cuando pasó a ser titular del negocio, su agenda se cubrió de días sin horas y de horas sin descanso.
La empresa familiar nace del servicio a los demás. Mi padre es un ejemplo. Supone muchísimo esfuerzo y muchos dolores de cabeza. Hemos llegado a salir a las dos de la madrugada de Barcelona después de estar en una visita comercial y regresar a tiempo a Pamplona para abrir la tienda”. La definición de empresa familiar, escuchada de boca de César Valcarlos, brota de una esquina de la calle Estella a la que se trasladó Comercial Cuadrado en 2014 arrastrado por los cambios urbanísticos en el centro de Pamplona y los nuevos aires que soplaban sobre el mercado con la irrupción y expansión de nuevos modelo de negocios alejados de su concepto tradicional de multimarcas. “El objetivo de una empresa familiar no es dar un pelotazo a tres años. Aquí no existen los pelotazos”, entiende el rostro de la segunda generación navarra. “Aquí hay corazón”. Sus palabras asoman justo enfrente del Palacio de Congresos y Auditorio Baluarte que desde este domingo acogerá el XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar. En la Comunidad foral, son 160 los sellos integrados en la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra (ADEFAN).
Detrás de cada una de sus siglas hay emprendedores que dejaron en herencia a sus sucesores un ejemplo de entrega y resistencia cuando venían mal dadas. Su capacidad de aguante, lo que el vocabulario actual identifica como resiliencia, fue un espejo en el que mirarse en un período cercano de zozobra como el que sembró la pandemia. César Valcarlos tiene, a sus 42 años de edad, la sensación de haber encarado en soledad “un escenario nuevo, desconocido” e incierto en el que debió echar la persiana dos meses. Las promesas institucionales se tradujeron en “ayudas a cuentagotas que en ningún momento permitieron contrarrestar la bajada de facturación de un 40%, que se dice pronto. Afortunadamente tenemos las cosas ordenadas para hacer los pagos. Pero cuando empezó la covid algunos pensábamos que esta fiesta la íbamos a pagar cada uno de su bolsillo. Y así ha sido”. Una estrategia, con el cierre del punto de venta abierto en marzo de 2018 en Mutilva, y la canalización de la clientela hacia la tienda de la calle Estella, actuó de freno e impulso en el retorno a la normalidad. Los retos llaman a la puerta de su establecimiento. 
El sector ha cambiado muy rápido en 20 años. La multimarca acaparaba el 60% de la cuota del mercado. Ahora es del 16%. Venimos de una plantilla de 23 o 24 personas a ser hoy de 8. El tipo de comercio se ha ido verticalizando, con empresas que controlan las líneas de producción, distribución y venta; y las empresas grandes son cada vez más grandes ”. El tiempo -dice- es clave en la obtención de provecho y sinónimo de “máxima responsabilidad”. Desde pequeño así lo entendía su padre.

En Pamplona:

1 Año de fundación. 1943.

2 Fundador. La familia valenciana Cuadrado. Hacia los años 50, Manuel Cuadrado confió la gerencia de la tienda a Martín Valcarlos Aramendia, que acabó siendo su titular.

3 Sector y especialidad. Multimarca comercial.

4 Empleo. 8 trabajadores.

5 Facturación anual. 1 millón.

6 Área de influencia. El grueso de la clientela es navarra, aunque hasta su establecimiento de la calle Estella, en Pamplona, se acercan clientes de Guipúzcoa y La Rioja.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE