Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Empresa familiar

Francisco Esparza, presidente de Adefan: “No se nota la reactivación económica”

Pamplona alberga el Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que ha atraído a más de 600 personas de toda España. Al frente de las empresas familiares navarras está Francisco Esparza como presidente de Adefan

Ampliar Esparza preside la Asociación para el desarrollo de la Empresa Familiar Navarra (Adefan), con 160 miembros
Esparza preside la Asociación para el desarrollo de la Empresa Familiar Navarra (Adefan), con 160 miembros eduardo buxens
  • C.L.
Actualizado el 27/10/2021 a las 14:18
Entre este domingo y el martes pasado, con cóctel de bienvenida el primer día en la Catedral y jornadas los dos siguientes en Baluarte, Pamplona acogió el Congreso Nacional de la Empresa Familiar, un foro en el que participarán más de 600 personas provenientes de toda España. Como anfitrión, el presidente de la Asociación para el desarrollo de la Empresa Familiar Navarra (Adefan), Francisco Esparza Unsáin (Pamplona 1958), destaca que este evento va a servir para recuperar el contacto personal y compartir experiencias tras la pandemia. “El Whatsapp está muy bien, pero también hay que volver a hablar cara a cara. Las tecnologías nos han hecho perder demasiada cercanía. Todos tenemos mucho que aprender y mucho que enseñar. Cualquier empresa tiene áreas en las que brilla y otras que brillan por su ausencia”, asegura.
¿Qué tal están las empresas familiares tras la pandemia?
Ha afectado de forma desigual a los sectores. A algunos no les ha perjudicado y otros han tenido que reinventarse. Las empresas de hostelería se han tenido que reconvertir al delivery, a llevarlo a casa. La empresa familiar es más resistente, pero también somos un poco más lentos tomando medidas. Eso tenemos de bueno y, a veces, de malo.
¿La recuperación es igualmente asimétrica?
En el automóvil, la incertidumbre es total. Esta crisis nos ha ensañado a que tenemos que ser más autosuficientes. La globalización está muy bien, pero nos dimos un susto cuando nos dimos cuenta que todas las mascarillas venían de China. Ahora también sabemos que el 70% de los semiconductores los fabrica Taiwán. Hay que aprender y reaccionar.
¿No se está notando la reactivación económica?
Creo que no hay reactivación económica. En el horizonte hay más nebulosas que verdades por mucho que lo digan las previsiones del BBVA o Tezanos. El ocio sí está notando que la gente se está gastando lo ahorrado en el último año, pero eso no es reactivación.
Sin embargo, el sector agroalimentario ha salido ganador, ¿no?
Hay determinadas áreas de negocio que les han subido, pero otros que les han bajado, como todos los clientes que tenían de hostelería. Las empresas del sector sanitario también han aumentado su negocio. La pandemia ha afectado a todos, solo que a unos les ha atacado más que a otros.
¿En qué podemos confiar?
La pandemia se va a llevar muchas cosas por delante. El mundo es muy rápido e impío. Desgraciadamente, los valores se pierden, algo que en las empresas familiares estamos intentando frenar. Los momentos complicados en las empresas son oportunidades para aprender. Te obligan a mejorar tu capacidad de gestión y la eficacia.
Parece que pintan bastos.
Tras la pandemia, la economía se ha vuelto impredecible y nos ha sometido a una absoluta incertidumbre. Ni los más viejos del lugar, entre los que me voy incorporando por mi edad, hemos conocido una situación tan volátil. Cada día vivimos un susto y suceden cosas que no acabas de entender, como la escasez de algunas materias primas. De fondo, parece que hay una soterrada guerra entre titanes, las grandes potencias. De lo que estoy seguro es que, como en otras ocasiones, saldremos adelante.
¿Se han destruido muchos empleos por culpa de la covid?
De las cosas que se han hecho bien en España han sido los ERTE y los créditos ICO. Han permitido a las empresas resistir. Pero todo eso tiene algo de espejismo y va a llegar un momento en el que hay que devolver esos créditos. En adelante no sé qué pasará. Cuando hay una crisis, la empresa familiar sostiene más el empleo.
¿Se va a crear empleo?
Trabajo hay, pero lo que demandan las empresas no coincide con la preparación disponible.
¿Y qué me dice de la generación mejor formada de la historia?
Están sobreformados. En Alemania, el 50% de la gente estudia Formación Profesional. Aquí, el 30% de la gente abandona los estudios. Elegir lo que me gusta está bien, pero también hay que pensar en qué demandan las empresas.
¿Demasiados universitarios?
En la universidad se lo pasa uno fenomenalmente bien. Se hacen muchos amigos y se vive muy agusto. Pero hay que tener ganas de trabajar e iniciativa.
¿Lo echa en falta?
Muchos jóvenes se acomodan. Han desayunado, comido y cenado todos los días y lo dan por descontado. La necesidad agudiza el ingenio y solo se reacciona cuando te aprietan los machos. No puede ser que vivan subsidiados en casa de sus padres hasta los 35 años.
¿No será culpa de los padres?
Yo aprecio mucho a la gente que ha trabajado mientras ha estudiado para pagarse sus cosas. Nosotros que valoramos muchos currículos, es un aspecto muy positivo que valoramos. No es lo mismo el que curra los fines de semana que el que se va de juerga o de pone a ver series de Netflix.
¿Hay miedo a la inflación?
Los tipos de interés no se quieren subir porque los estados están tan endeudados que se arruinarían, pero nos vamos a enfrentar a un escenario de inflación brutal que no parece que sea ocasional. Con la luz no sé dónde vamos a parar y a eso se suma la carestía de materias primas.
¿Qué le parece que se vaya a derogar la reforma laboral?
El mercado de trabajo se dinamiza quitando obstrucciones. Creo en el contrato indefinido, pero no que ello permita que el empleado pueda hacer de su capa un sayo. Tiene que trabajar quien trabaja. La legislación laboral tiene que poner marcos, no muros.
Y aquí, ¿qué tal lo hace el Gobierno de Navarra?
Hace cosas bien y otras mal. En fiscalidad, está perdiendo la oportunidad de utilizar las herramientas fabulosas que tiene el Fuero Nuevo para ser atractivos. Vivimos en una guerra de seducciones en la que hay que atraer talento y empresas.
¿Algo más?
Los gobernantes dedican mucho tiempo a cosas banales y poco a las que son realmente importantes.
¿Por ejemplo?
A la batalla lingüística se le dedican montañas de horas y no crea más que enfrentamientos. Un médico no es mejor por hablar una lengua u otra. Yo quiero que un médico me cure y me da igual que hable en inglés, castellano o euskera. Solo hace falta que sepa de medicina.
¿Y qué ofrecen ustedes?
Diálogo e interlocución. La virtud de una región pequeña ha sido siempre la cercanía. Ambas parte debemos tener claro que la prioridad es el desarrollo de Navarra. Entiendo que haya que proteger a la gente desasistida, pero como empresario no me gusta la subvención ni el subsidio.
¿Están participando las empresas familiares en los proyectos con fondos europeos?
Lo de estos fondos es como el Guadiana. Parecía el Plan Marshall. Empezó con mucha fuerza, con 71.000 millones a fondo perdido y otro tanto en préstamos, pero ¿dónde están? Además, optar a estas ayudas supone subir una montaña para ganar 50 y gastar 25 en contratar a 27 asesores y 44 asesorías. La barrera burocrática es tremenda y la Administración solo sabe pedir papeles.

“Si familia y empresa se mezclan sin cabeza, el negocio se gangrena”

¿Hay un perfil de la empresa familiar en Navarra?
Tras seis años como presidente de Adefan, si algo me satisface es que contamos con empresas en todos los sectores y de todos los tamaños. En total, contamos con 160 asociados en Navarra, que abarca pequeñas empresas de tres o cuatro empleados a grandes compañías de cerca de mil trabajadores en el sector agroalimentario.
¿Cuáles son las principales virtudes de las empresas familiares?
Su proyección a largo plazo. No somos oportunistas ni especuladores. El negocio está muy vinculado a la reputación familiar y siempre se trabaja para mantener ese prestigio.
¿Y los mayores defectos?
De la virtud nace el defecto. El talón de Aquiles es la confusión entre familia y empresa. Deberían ser dos líneas paralelas. La empresa es la empresa y debería tener los líderes que lo merecen y tienen capacidad. Ahora, la empresa familiar también tiene que ser una fuente de recursos para quienes fundaron la compañía y sus descendientes.
¿Es frecuente que se mezclen esas líneas?
Es habitual y se convierte en la gangrena de la empresa familiar si se hace sin cabeza. Si un miembro de la familia tiene problemas económicos, es mejor pagarle para que no trabaje que buscarle un puesto para el que no sirve.
¿Se sigue contratando al cuñado, nuera o sobrino sin aptitudes?
Sí, ocurre mucho. Es peligroso porque puede dañar el clima entre el resto de trabajadores. Si alguien no es capaz, no debe tener poder.
¿Cómo se gestionan estas desavenencias?
Con mucha frialdad. Tras el fracaso de muchas empresas están las presiones para contratar a hijos que no reúnen las condiciones necesarias.
¿Se complican las decisiones?
Las decisiones en la empresa familiar, sobre todo en las más pequeñas, son menos frías y más complicadas. Se hacen muchas hojas de cálculo que, cuando hay que aplicarlas, siempre sabemos que hay personas detrás.
¿El relevo generacional es difícil?
Es un proceso complicado en el que tiene que primar el respeto mutuo, tanto por el que entra como por el que sale. El relevo debe mantener la línea de la empresa familiar, pero también hay que conjugarlo con algunos cambios necesarios. Si en vez de un emprendedor se elige a un heredero acomodado, el negocio fracasará.
¿Y cómo se elige al emprendedor?
Es clave la confianza. No hay un modelo único para hacerlo, pero debería ser algo pensado y preparado con tiempo suficiente.
¿Suele prepararse con antelación?
De esto se escribe mucho, pero te tienen que salir los jugadores para la partida. Tienes que encontrar el talento y el valor en quien quieres que te suceda.
¿Y si no surgen esos jugadores? ¿Vender?
Vender no es la única solución en ese caso. Se puede nombrar un consejo de administración con los familiares que marque las líneas estratégicas y luego contratar un gerente. Eso sí, quien esté en el consejo debe tener un cierto espíritu emprendedor.
¿Hay espacio en puestos directivos para las mujeres en las empresas familiares?
Una persona si es capaz y vale, da igual que sea hombre o mujer. Mi sucesor es una de mis hijas y en el equipo directivo de grupo Unsáin hay varias mujeres. No es una cuestión de cuotas, sino de gente válida y con talento. En las empresas familiares, la mujer se abre paso de forma natural.
¿Nunca ha habido reticencias?
Ha podido haber resistencia a que la mujer acceda a determinados puestos, pero la conciliación de su vida laboral y familiar es más complicada tanto para ella como para la empresa. Mi mujer suele decir que ha sido madre soltera porque yo siempre he dedicado demasiadas horas al trabajo. No obstante, hay herramientas y soluciones para conciliar.
¿Condiciona la internacionalización que una empresa sea familiar?
Para nada. Si el mercado te exige salir fuera, lo tienes que hacer igualmente como cualquier otra empresa. En Navarra hay empresas familiares con un alto grado de internacionalización.
¿Y en cuanto al tamaño?
Hay mecanismos que permiten a las empresas familiares crecer sin perder su identidad. Sí que es verdad que, cuando entra capital externo en la sociedad, hay que consensuar más las decisiones.
¿Cómo se está afrontando la digitalización?
Se suele identificar empresa familiar con el comercio de la esquina. Tenemos que digitalizarnos como lo están haciendo el resto de los negocios y la velocidad varía en función del tamaño. El cambio generacional va a tener mucho que decir en este aspecto.
¿Los veteranos no están a la altura?
Me considero un hombre razonablemente digital para mi edad, pero quienes vienen por detrás han convivido con las tecnologías desde que nacieron. Esto es como el que aprende un idioma; no es lo mismo ser nativo que empezar de adulto.
¿Qué tal se lleva con las redes sociales?
Solo soy activo en Linkedin. Hay que moverse con mucha cautela y rigor, porque las consecuencias pueden ser desastrosas. Y tampoco me gusta la frivolidad. Desde luego, nunca diré en una red social dónde he ido a comer.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE