Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Empresa Familiar

Yolanda Garbayo, construcciones Garbayo Chivite: “Nuestro padre ha dejado su vida en la empresa”

Hay que pensar en la familia como institución social sólida a través de la historia de la humanidad que ha buscado su mantenimiento a través del sustento económico y su asentamiento geográfico para la estabilidad y protección de sus integrante

Ampliar Los hermanos Pedro Mari, Pilar, Fermín y Joseba Martikorena, flanquean a su madre, Agustina Danboriena
Los hermanos José Ángel, Marta y Yolanda junto a su padre, Juan Garbayo ChiviteBlanca Aldanondo
Actualizado el 24/10/2021 a las 09:55
“Nuestro padre ha dado su vida por la empresa. Hacer bien su trabajo es su filosofía y su religión. Nos ha trasmitido valores muy importantes, como el esfuerzo, la honestidad, la responsabilidad social. Estos valores crean una cultura del trabajo en la compañía. Cuando los valores de la empresa son fuertes y son trasmitidos de arriba a abajo, la creatividad florece y se crean vínculos profundos con los empleados y los clientes. Y para culminar sus enseñanzas, nuestro padre ama la tierra y es un apasionado de la agricultura”. Yolanda Garbayo, responsable de la dirección de Construcciones Garbayo Chivite en Cintruénigo, habla de Juan, su padre, con admiración. Como ella, sus hermanos, José Ángel y Marta -a la sazón, responsable de producción y jefa del departamento de ventas y marketing, respectivamente-, se enorgullecen de aquel que, a sus 84 años, dedica su ocio de fin de semana “a trabajar la tierra, sus vides y olivos”. Ahí, en el campo, donde no cede al desaliento y sigue bregando, halla plena satisfacción. “Es feliz organizando y trabajando sus campos” como “envidiable su actitud y tesón”. Juan y su hermano Alfonso fundaron la empresa en 1976 al albur del ambiente cambiante que se adivinaba en la sociedad española abierta al empuje de emprendedores.
Aquel primer paso acabó abriendo una senda que hoy desemboca en una firma con medio centenar de empleos directos de Navarra y Guipúzcoa. “Todos los proyectos ejecutados son importantes”, aprecia Yolanda Garbayo. “Hemos superado retos importantes, como construir un instituto de enseñanza de Secundaria de 7.000 metros cuadrados en seis meses. Otro reto impresionante fue superar 8 años de crisis demoledora que arrasó el 60% de las empresas del sector. Si se pudo superar fue por el equipo que quedó en la empresa”, soportando dificultades -como reconoce- hasta regresar al “camino certero”. Los primeros meses de la pandemia “fueron duros”, pero, de nuevo, en la adversidad asoló la calidad humana que es argamasa en la constructora de Cintruénigo. “Estamos muy orgullosos de la respuesta de nuestros empleados”, aprecia su coordinadora.
El futuro pasa, según observa, por la sostenibilidad, “apoyados en la economía circular”, la “digitalización para mejorar la gestión e información de todos los intervinientes”, la industrialización y los retos asociados a los conceptos de “continuidad y adaptación”.
Sobre la política fiscal en Navarra, reconoce las virtudes de su autonomía y recuerda que “penaliza la sucesión de acciones entre familiares” como razón “que provoca el éxodo de las empresas industriales que abandonan nuestra tierra, empobreciendo el tejido industrial”. Cree Yolanda Garbayo que el sector de la construcción y “otros muchos, está necesitado de mano de obra cualificada”. La solución se encuentra, bajo su perspectiva, en “la inversión en educación” frente a “políticas sociales de subsidios. A los jóvenes no les ayudan para el futuro. Son pan para hoy y hambre para mañana”.
Cuestionada sobre los rasgos que identifican a la empresa familiar, ofrece una reflexión: “Hay que pensar en la familia como institución social sólida a través de la historia de la humanidad que ha buscado su mantenimiento a través del sustento económico y su asentamiento geográfico para la estabilidad y protección de sus integrantes. A partir de este sentimiento y de la necesidad se crean las empresas familiares, donde las personas que forman la familia trabajan en base a los valores de compromiso para con los suyos. Estas familias generan una gran capacidad para trabajar en conjunto por un objetivo común: vivir y crecer mejorando la calidad de vida de la familia y de la sociedad, del entorno que les rodea y que colabora con ella, es decir, de los empleados comprometidos con los valores de la empresa familiar. Y en su gobernanza estas empresas son más conscientes y están más cerca que otros sistemas de gobierno frente a las necesidades de sus trabajadores y de las personas ajenas a la empresa con las que interactúa. Las empresas familiares son las primeras que funcionan como organización productiva y a partir de ellas nacen las empresas no familiares que fundamentan su objetivo en la máxima rentabilidad, sin contemplar en igual medida los valores humanos”.

En cintruénigo 

​1 Año de fundación. 1976.
2 Fundadores. Los hermanos Juan y Alfonso Garbayo Chivite.
3 Sector y especialidad. Construcción. Abarca desde inmobiliario residencial hasta dotaciones, con ejecución de polideportivos, centros de salud, piscinas, etc.
4 Empleo. Suele rondar el medio centenar de empleos directos.
5 Área de actuación. Navarra y Guipúzcoa.

ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE