Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Empleo

Volkswagen Navarra anuncia que cierra dos semanas por falta de piezas

La suspensión se debe a la falta de piezas, motivada por la situación de inestabilidad en el suministro de semiconductores

La falta de piezas y componentes está condicionando los planes de fabricación de coches en Volkswagen Navarra.
La falta de piezas y componentes está condicionando los planes de fabricación de coches en Volkswagen Navarra.Efe/Archivo
Actualizado el 24/11/2021 a las 14:15
Lejos de escampar, el temporal que azota Volkswagen Navarra arrecia. El desabastecimiento de piezas y componentes, en gran parte relacionados con la escasez de microchips, ha obligado a la fábrica de Landaben a anunciar esta mañana que cerrará las próximas dos semanas, del 29 de noviembre al 12 de diciembre. Descontando los festivos, son siete días menos de producción en los que el grueso de la plantilla quedará afectada por el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) vigente. 
Por el momento, no hay una estimación del recorte de producción que va a suponer estos días extra de cierre, aunque una simple multiplicación puede dar una idea aproximada del efecto que tendrá. Si en una jornada salen 1.481 coches de la cadena de montaje, el recorte final se situará en torno a algo más de 10.000 coches menos.
Según anunció la marca hace algunas semanas, el objetivo para este año se situaba en 237.500 unidades, en su mayoría del modelo T-Cross que deja mayor margen de ganancias para la factoría navarra.
Esto significaba un recorte de 23.000 coches respecto a la asignación inicial para todo el año. La empresa explicó que la producción del Polo renovado pasaba de 40.169 a 33.761 vehículos, lo que suponía un recorte de 6.408 unidades, y la producción del Polo antiguo, por el contrario, se incrementaba hasta las 42.290 unidades, frente a las 23.450 que se habían previsto hasta ahora. 
Por último, la producción del T-Cross, que arrancó en diciembre de 2018, se redujo a 150.538, una merma de 20.383 frente a las 170.921 que se habían anticipado. A estas cifras habrá que aplicar un nuevo tajo de 10.000 coches con el efecto que eso tendrá sobre las cuentas de la empresa.
Cuando quedan poco más de dos semanas para conocer los planes de inversión del grupo Volkswagen hasta 2030, momento en el que todos esperan noticias respecto a la adjudicación de los coches eléctricos pequeños a las plantas españolas de Martorell y Landaben, las preocupaciones en la factoría navarra están más centradas en los problemas de suministro de piezas. 
Los responsables de logística de la empresa están haciendo auténticos encajes de bolillos para poder sacar el mayor número de coches terminados, pero en muchas ocasiones es necesario producir coches incompletos a la espera de recibir los suministros que faltan. 
En concreto, esta semana se espera acabar los 3.000 T-Cross a los que les faltaba la doble bandeja del maletero y que están aparcados en distintos puntos del recinto. Tampoco es posible hacer planes a largo plazo debido a que los envíos de piezas llegan sin responder a un patrón predecible.
volver arriba

Activar Notificaciones