Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Empresas Navarras

40.000 platos congelados salen al día desde Tutti Pasta

La empresa navarra, con 73 trabajadores y más de 9 millones de facturación, amplía la exportación y diversifica sus productos a otros platos que se añaden a la pasta

Ampliar Daniel Palacio Ochoa, consejero delegado de Tutti Pasta, prepara algunos de los platos de la marca en  la cocina de la empresa
Daniel Palacio Ochoa, consejero delegado de Tutti Pasta, prepara algunos de los platos de la marca en la cocina de la empresaj.a.goñi
Actualizado el 07/04/2022 a las 10:35
La pasta marcó los inicios de la empresa. Macarrones, lasañas, canelones... Poco a poco Tutti Pasta fue introduciendo otros productos a Tutti Pasta como arroces, platos con carnes y pescados, además de con verduras y cubitos de salsas que se engloban en la marca Tutti Food. Todos los producen ultracongelados, son la llamada Gama V de los alimentos, y para utilizarlos solo hay que hacer un agujero en el envase y calentarlos. Cada día sale de las instalaciones que la empresa Tutti Pasta tiene en Esquíroz un camión cargado de estos alimentos, con 40.000 platos casi listos para comer, aunque la empresa tiene una capacidad total de producción de 100.000 platos al día. Así que hay margen de crecimiento. Son más de 150 referencias que dentro de poco se van a ver ampliadas con los nuevos lanzamientos de pollo al curry con arroz, albóndigas con tomate, pollo a la cazuela con patatas y tres platos para veganos. Para la fabricación de estos productos la empresa cuenta con cuatro líneas: para pasta (macarrones, espaguetis, fusilis, tagliatelle...) con salas; para lasaña y canelones; otra línea para el resto de platos y una cuarta para las salsas congeladas en cubitos.
A 15 PAÍSES
Todos estos productos van destinados fundamentalmente al mercado nacional, pero la exportación va adquiriendo un mayor peso. Hasta a 15 países llegan los platos congelados de Tutti Pasta, fundamentalmente ubicados en Europa. Pero también hay que incluir otros países como Chile, Canadá y, próximamente, Colombia. “El mercado de Chile ofrece facilidades para las importaciones, pone pocas trabas arancelarias y está abierto a novedades. Como no es un país con muchos productos, los nuestros llegan con precios asequibles. En Chile hay muy buena receptividad hacia nuestras recetas”. Así lo explica Daniel Palacio Ochoa, consejero delegado de Tutti Pasta, quien matiza que los platos deben amoldarse a algunos países para incorporar variaciones en el tipo de especias, acidez del tomate, los niveles de sal... Uno de los países que, por el contrario, ha resultado más complicado es Alemania. “Desde hace 20 años tenemos clientes alemanes, pero es un país más exigente que otros”, añade. El hecho es que la exportación ha pasado de representar un 5% hace diez años a un 10% hace cinco. Actualmente supone el 45% de la facturación.
Crecer en los mercados exteriores se ha impuesto como una necesidad ante las consecuencias de una pandemia que llevó al cierre y limitaciones de la restauración y a reducir, por tanto, la demanda en las hostelería y en el canal horeca. Además, hay otro motivo que ha llevado a Tutti Pasta a buscar otros países y es que en España el mercado del plato preparado evoluciona de una manera más lenta de la que en un principio pensaron los impulsores de la empresa. “Hay que ser consciente de que en nuestro país la comida preparada no ha pasado a ser de consumo masivo como ocurre en otros destinos y los hábitos en España siguen centrados en el consumo tradicional”, añade el directivo. Este crecimiento del mercado internacional, al que llega en su totalidad el producto con destino a las grandes superficies, ha sido otro factor que ha llevado a la reducción del canal horeca, que representa hoy el 30% frente al 40% que suponía antes de la pandemia.
Así que ahora el 70% de los canelones, de la lasaña, de los macarrones congelados... se distribuyen entre las grandes superficies como Leclerc, Carrefour, El Corte Inglés, Alcampo, Eroski... ,que los venden con sus marcas blancas. La empresa utiliza la marca propia para hostelería, aunque Daniel Palacio no ceja en su empeño en que con el tiempo pueda llegar en mayor medida hasta el consumidor final.
35 AÑOS
Tutti Pasta, que en este ejercicio cumple 35 años y cuyo negocio nació ligado a una cadena propia de restaurantes, de los que luego se desprendió, es una de tantas empresas a las que la pandemia ha dejado huella. Pero también es de las que se ha recuperado de la caída de ventas y casi alcanza ya los niveles prepandemia. Después de una facturación de 11,2 millones de euros en 2019, cayó en 2020, el año del confinamiento y las restricciones en hostelería, hasta los 8,8 millones. En el ejercicio pasado la cifra ha crecido hasta los 11 millones y, “si todo va bien”, en 2022 la empresa llegará a los niveles prepandemia. “Después de un crecimiento natural y sostenido, en el primer trimestre de 2020 apuntábamos a los 12 millones en el conjunto del ejercicio”, apunta el directivo. Pero el coronavirus lo impidió. Las perspectivas de crecimiento se deben, entre otras razones, a esa mayor presencia en la exportación y a la diversificación de los productos. “Desde la especialización de la pasta preparada hemos evolucionado a un plato de comida general para lograr un mayor potencial de crecimiento”, asegura.
A pesar de la bajada de ingresos, Daniel Palacio afirma que no han recurrido nunca a ningún ERE o ERTE, aunque sí han tenido que ajustar su plantilla. “Nos resistíamos, pero tuvimos que hacerlo si queríamos mantener la empresa”, añade. En la actualidad, trabajan 73 personas, frente a las 78 de 2019. “En la medida en que vayamos creciendo, a corto plazo podremos necesitar mano de obra directa en producción. Y, a largo plazo, quizá necesitemos ampliar el equipo comercial, especialmente, en exportación”, añadió.
SUSTITUCIÓN DEL PLÁSTICO
Tutti Pasta ha iniciado la sustitución de sus envases de plásticos por los de cartón en los productos individuales (no en las referencias que van destinadas al sector restauración). Después de haber incorporado estos envases en una de las líneas, ahora la transformación está produciéndose en una segunda. “El objetivo es que en un año se haya producido toda la migración al cartón”, señala Daniel Palacio. Para este proyecto, la empresa ha destinado 518.000 euros, un presupuesto financiado con subvenciones y préstamos por parte del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo con fondos Next Generation de la Unión Europea. Además, Tutti Pasta colabora con la papelera Smurfit Kappa en el proyecto de innovación Icepaper. Buscan desarrollar un envoltorio de papel que sustituya los de plástico de los productos de mayor tamaño. El proyecto (entre 2020 y 2022) tiene un presupuesto de 236.000 euros y está subvencionado por el Gobierno de Navarra.

“Antes de la guerra ya vivíamos una subida brutal de precios”

Aunque Ucrania ahora es el nuevo factor de incertidumbre, también para Tutti Pasta, no le afecta en gran medida ya que los 130.000 litros que compra de aceite de girasol al año los adquiere a envasadores españoles. Pero estos sí los compran a Ucrania. Y la sémola que utilizan para la pasta, para la que utilizan proveedores españoles, sí que duplicó el precio en 2021 por las malas cosechas, según explicó Daniel Palacio, consejero delegado de la empresa. “Las materias primas ya habían aumentado de manera brutal seis meses antes de la guerra entre un 20%, 30% y 40%. Pero no se ha visibilizado hasta que ha llegado la guerra, por lo que el conflicto lo que ha hecho ha sido agravar y prolongar una situación que ya es insostenible”, añade. “El problema es que la gran distribución está retrasando la subida de precios y los productores estamos sufriendo esta asfixia”, apuntó.

AL DETALLE

​Origen: Tutti Pasta nace el 3-3-1987. Ha cumplido 35 años. Nace de la mano del empresario Santiago Palacio Goytia y de su hijo Daniel Palacio Ochoa. El primero ya había fundado en su día Mudanzas Gamo y Zumos de Navarra. La empresa nació cuando Santiago Palacio empezó a recorrer ferias para buscar negocios que pudieran ser rentables. “Mi padre siempre ha tenido una visión a la largo plazo”, señala su hijo. La producción de pasta fresca congelada comenzó con un destinatario, sus propios restaurantes que les permitían tener un conocimiento directo de los consumidores. Entre 1988 y 1991 contaron con tres restaurantes, que luego pasaron a ser franquiciados hasta decidir vender los inmuebles para invertir en una nueva nave en Esquíroz. La empresa contó con el apoyo de Sodena de 2004 hasta 2008.
Actividad: Fabricación y venta de platos preparados congelados, como pasta, lasaña, canelones, paellas, salsas, arroces y otros platos, listos para comer después de pasar por el microondas
Propiedad: 
La familia Palacio controla la mayoría del accionariado. También participan otros familiares y amigos navarros. El presidente es Sixto Jiménez, que sustituyó a Santiago Palacio en 2006.
Facturación: 2019: 11,2 millones; 2020: 8,8; 2021: 9,4 millones; 2022: 11 millones (previsión).
Exportación: El 45% de la exportación. Hace cinco años suponía el 20% y hace 10, el 5%.
Empleo: 73 personas.
Dónde: Polígono Comarca 2, Esquíroz, Navarra. Ocupan estas instalaciones de más de 6.500 metros cuadrados, desde 2005.
Clientes: El 30% va destinado a hostelería (canal horeca) y el 70% al consumidor, fundamentalmente, en un 99%, a las grandes cadenas, como Carrefour, Leclerc, Eroski, El Corte Inglés, Alcampo... que utilizan marca blanca.

‘Cocinitas’ desde los 12 años

Daniel Palacio Ochoa (Pamplona, 1964) se recuerda cocinando desde los 12 años. Dice que se le daba bien. Es el cuarto de una familia de seis hermanos y cuenta que llegó un día en que su madre tomó la decisión de ‘plantarse’ cansada de tanta comida y cena a horas diferentes. Estableció que ella prepararía la comida, pero en cuanto a la cena, cada uno la suya. Así fue cómo Daniel Palacio se inició en los fogones. Hay una razón más. Su padre era el que cocinaba los fines de semana. “Yo era el único chico entre cinco hermanas y era una forma de estar cerca de mi padre”, recuerda.
Cuando ambos, padre e hijo, fundaron Tutti Pasta en 1987, Daniel Palacio, consejero delegado, era el encargado de elaborar las recetas. “Iba aprendiendo de mis viajes por Italia desde que tenía 23 años”, recuerda. Ahora, desde hace diez años, Xabi Asensio es el cocinero y el responsable, junto con el departamento de I+D y su director Javier Olaso, con quien trabaja codo con codo, de lanzar los nuevos platos al mercado. Son los encargados de, una vez alcanzada la receta deseada a pequeña escala, trasladarla a la producción industrial. Pero cuando se trata de probar, este directivo es el primero que se apunta. “Con los años y el desarrollo de la empresa me tuve que alejar de ‘los pucheros’ para dedicarme a las ventas, a la gestión, a los clientes...”, reconoce con mezcla de nostalgia y resignación.
Daniel Palacio, casado y con dos hijos de 14 y 17 años, estudió en el colegio San Ignacio-Jesuitas y después cursó ingeniería técnica agrícola en Villava, en la UPNA. Con un máster en la Universidad de Deusto de Alta Dirección Empresarial, ha sido director general y consejero delegado (CEO) desde 1995. Desde febrero de 2021, con la incorporación a la dirección general de Xabier Sánchez Pemán, solamente ocupa el puesto de consejero delegado. Esta decisión no supone para el directivo un paso atrás pero sí un paso al lado. “La pandemia nos llevó a reinventarnos, en medio de la dificultad que estábamos viviendo vimos la necesidad de incorporar un nuevo director general para impulsar el negocio. No podíamos esperar a que los problemas pasaran y ya está”, explica. Pero detrás de esta incorporación hay un deseo también de asegurar la continuidad de la empresa cuando Daniel Palacio la abandone. “Llevo 35 años en el negocio. Soy el único de la familia propietaria que participa en la gestión. Teníamos que plantear mi relevo y queríamos que la dirección estuviera desligada de la familia, que se mantiene en el consejo. Así que, poco a poco, voy liberándome de la gestión del día a día”, explica. Mira al futuro y aspira a que el negocio continúe muchos años cuando él ya se haya ido. “Estamos poniendo los mimbres para que así sea”, dice.
volver arriba

Activar Notificaciones