Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Confesiones profesionales de...

Iñigo Ayerra, CEO de IED. El ingeniero ‘gacela’ que monta en bici

Se incorporó a la empresa familiar en 2001. Hoy se enorgullece de estar al frente de una compañía que lleva al menos tres años creciendo por encima del 20%

Ampliar Iñigo Ayerra
Iñigo Ayerra
Actualizado el 22/02/2022 a las 11:37
A Iñigo Ayerra Ibáñez (Pamplona, 16 de mayo de 1977) lo de crear algo valioso para los demás a través de una empresa le viene de familia. Su padre, Francisco Ayerra, fabricaba los bienes de equipo electrónicos en la empresa familiar IED (anteriormente conocida como Desarrollos Electrónicos Industriales IED S. L. ) cuando éstos eran mucho menos conocidos y había clientes a los que hasta les daba miedo incorporar estos equipos en sus máquinas ante el temor de no saber arregarlos si se estropeaban. IED había nacido a principios de los años 90 en la localidad de Aizoáin (Navarra) con el objetivo de proveer a la industria de productos electrónicos ajustados a las necesidades particulares de cada segmento. Iñigo se incorporó a la empresa en 2001. Acababa de finalizar los estudios de Ingeniería Industrial en la UPNA. Se había graduado en la rama de intensificación electrónica con calificación final de sobresaliente en el proyecto “Diseño y desarrollo de un visualizador de gran tamaño aplicado a la industria”. Estudios que completó en distintas escuelas, destacando quizá por su intensidad y dedicación el Executive MBA que realizó en IESE y que finalizó en el año 2015.
Desde su incorporación a IED han pasado ya más de veinte años y los resultados son más que tangibles. En la actualidad, la compañía ofrece soluciones para prácticamente todos los sectores industriales: energías renovables, elevación, construcción, movilidad eléctrica...Desarrolla tanto producto propio como soluciones a medida para el cliente industrial. Su plantilla está formada por más de 80 profesionales, ubicados en alguna de sus tres sedes: Pamplona (España), Shenzhen (China) y Chennai (India).
Esta semana Ayerra ha participado en la presentación de las empresas ‘gacela’, aquellas que registran crecimientos anuales superiores al 20% durante al menos tres años seguidos, seleccionadas por el Observatorio de Fundación Cotec y la Universidad de Sevilla y entre las que se encuentra IED. “Nuestra apuesta por la innovación y el talento, unidos al potencial industrial y a la capacidad de expansión internacional de la industria navarra, nos ha permitido alcanzar este crecimiento sostenido en los últimos años. Y lo que quizá es más importante es que vislumbramos con optimismo el futuro, fundamentalmente en el sector de las energías renovables”.
Está casado con la economista y parlamentaria foral María Jesús Valdemoros y es padre de tres hijos. De los cuatro habla en esta entrevista con especial devoción. También de su empresa y de todo el equipo que le acompaña. “Estamos construyendo algo que muchos de nosotros sentimos como único”, remarca. Siempre fiel a los valores que le inculcaron sus padres y tratando en todo momento de mejorar lo andado con integridad.
Aficionado al ciclismo, le gustan las carreteras poco transitadas, con puertos como Erro, Urkiaga, Egozcue, Echauri, Guembe. Casi tanto como la comida asiática por la que dice sentir especial “debilidad” tanto por la japonesa, como por la tailandesa o la cantonesa, que ha disfrutado mucho en China y que es una de las cosas que más echa de menos ahora que no es fácil viajar allí. Su gran viaje pendiente es Oceanía aunque admite que ahora piensa más en los que pueda realizar en los próximos años con su mujer y sus hijos como Escocia o la Costa Oeste de los Estados Unidos.
Qué ha cambiado en su empresa u organización
La verdad es que a nosotros la pandemia nos ha llegado en un momento de ebullición y crecimiento, lo que ha sido una suerte. De hecho, considero que para el equipo de IED el trabajo ha podido ayudar a tener buenas sensaciones dentro del contexto tan problemático como el que ha supuesto la pandemia. No obstante, hemos tenido varios casos directos y algún caso más grave en familiares de parte del equipo. Además, pese al buen momento en el que estamos, sin pandemia estaríamos mejor, con lo que la pandemia ha sido un problema en todo los sentidos. En términos puramente organizativos nos ha ayudado a dar el paso al teletrabajo, que antes no veíamos muy bien cómo hacerlo, y a aprender a gestionarnos como equipo de otra forma. Aunque el contacto personal se echa en falta, especialmente con las filiales de India y China, donde se han incorporado personas al equipo que todavía no conocemos personalmente. Y sin ir más lejos sucede que con muchas de las personas que se han incorporado a la sede de Pamplona apenas nos hemos visto la cara por las mascarillas…, y eso es un poco raro. Esperemos que pronto superemos esta pandemia.
La tarea pendiente sigue siendo…
Respecto a las nuevas dinámicas de trabajo, yo todavía creo que a las reuniones online les falta un buen empujón para que sean efectivas. Sobre todo, en reuniones creativas donde la espontaneidad es un valor. A través de videoconferencia esta espontaneidad se coarta por el simple hecho de que en los sistemas de videoconferencias normales no pueden hablar varias personas a la vez y que se escuchen a todos, como en una conversación presencial. Respecto a la parte social, afortunadamente ya estamos normalizando las cosas y, con la salvedad de las filiales, todos volvemos a tener una relación presencial que echábamos en falta (manteniendo también el teletrabajo, que está funcionando muy bien). Además, antes de la pandemia, y debido al crecimiento de personas, no cabíamos todos físicamente en las instalaciones de Pamplona, y ahora hemos ampliado y da gusto ir a la empresa.
Respecto a la tarea pendiente de la pandemia, diría que es estimular la economía para que la salida que se decía iba a ser en V no se convierta en una L. Llevamos mucho tiempo oyendo promesas de fondos europeos, reformas estructurales y repuntes grandes del PIB, pero estamos a dos años del inicio de la pandemia y la sociedad todavía no sabe nada de todo eso. Es algo más que urgente, y creo que ya vamos tarde.
Hemos perdido una oportunidad para…
Como sociedad, hemos perdido una oportunidad única por el contexto, los fondos dispuestos y lo sobrevenido del problema para hacer un ejercicio profundo de mirar a largo plazo y pensar en qué modelo de país queremos entre todos y trazar el plan adecuado para lograrlo. Y nos hemos perdido en partidismos y miradas sesgadas. Es una oportunidad histórica que no volveremos a ver y a mí me da la sensación de que no la estamos sabiendo aprovechar para ser ambiciosos como sociedad y dar un paso al frente.
Cuál de las grandes transformaciones que están en marcha (ecológica, movilidad...) le preocupa más
Preocupación no es la palabra apropiada. Estamos en el mejor momento de bienestar de la historia y es cierto que hay problemas serios, pero también es cierto que están identificados y en la agenda común. Nosotros usamos la guía de los 17 ODS para cruzarla con nuestras iniciativas y ver que remamos en la dirección común. No obstante, y probablemente por el sesgo de nuestra actividad, creo que la ecológica es la más crítica y la que impulsa a la mayoría de las demás.
Pero hay otra trasformación, quizá de otra índole, que me tiene fascinado, y es la del movimiento del eje económico mundial desde USA hacia China. Creo que estamos viviendo un momento clave para entender los próximos 50 años.
Cómo están trabajando para el cambio desde su organización. Iniciativas que tienen previsto poner en marcha
Respecto a la sostenibilidad, estamos trabajando iniciativas internas como nuestra colaboración con la FVF (Fundación Vicente Ferrer), con quien el año pasado construimos unas viviendas en India y este año estamos en un consorcio para comprar un edificio y construir ahí un hospital. India es un país especial para nosotros porque en él tenemos a parte de nuestro equipo. En clave interna, estamos tratando de calcular nuestra huella de carbono para reducirla y fomentar iniciativas de la plantilla, siempre que estén alineadas con los ODS. Además, estamos involucrados en otras iniciativas como ODS CEN, que es una alianza entre 9 empresas y 6 ONGs para encontrar formas de colaboración que logren un mayor impacto.
LA EMPRESA NAVARRA
Principal fortaleza y principal debilidad
Según mi opinión, la mayor fortaleza la tenemos en el arraigo. Navarra es la comunidad española en la que más porcentaje de empleo crean las empresas familiares, que son las que miran a más largo plazo y tienen más arraigo a la tierra, y eso es un activo fundamental. Y también se ve en que tememos una cultura empresarial fuerte ligada al esfuerzo y a la inversión, y más lejana del negocio de oportunidad. Esto ha generado un entramado con mucho peso en la industria, que es un sector que necesita de esa confiabilidad.
La principal debilidad que veo es la falta de profesionalización de la gestión y en la creación de verdaderos equipos directivos para crecer con fuerza y ambición. Esto está relacionado con el pequeño tamaño medio de las empresas navarras, y creo que esa profesionalización sería probablemente la palanca de crecimiento más poderosa para la Comunidad.
¿Cómo ha evolucionado el sector en el que trabaja desde que usted empezó?
Hace 20 años la electrónica era mucho menos conocida y muchos clientes tenían mucho miedo a incorporar equipos electrónicos en sus máquinas por miedo a no saber arreglarla si se estropeaba la parte electrónica. En estos años, el uso de electrónica se ha estandarizado mucho y se han desarrollado muchas tecnologías, como la IA, las baterías, los sensores aplicados a múltiples industrias como las energías renovables, la iluminación, la automoción…; Todas ellas han hecho de la electrónica una tecnología fundamental por su capacidad de canalizar todas estas innovaciones en la industrial.
¿Qué retos afronta en el corto plazo y qué riesgos diría que debemos asumir?
En el muy corto plazo, superar la crisis de suministros, que está siendo muy compleja. Y en términos empresariales, alinear a toda la organización en la comprensión de nuestras ventajas competitivas para materializar todas las iniciativas que tenemos.
Respecto a los riesgos, creo que tenemos que atrevernos a pensar en grande y a ser ambiciosos incorporando a profesionales de primer nivel que nos ayuden a desarrollar esa visión. Luego el camino será complicado, pero si empezamos siendo ambiciosos y sensatos llegaremos más lejos.
¿Qué cambiaría si estuviera en su mano?
Si estuviera en mi mano, cumpliríamos los objetivos ODS para 2030 y 2050 hoy mismo.
En un radio más corto, trabajaría para alinear las políticas de I+D con el mercado para que los proyectos se midieran por su capacidad de impactar en PIB y empleo y no tanto en indicadores puramente de innovación que generalmente no se saben llevar a luego al impacto en el empleo.
Y otro aspecto que me hubiera gustado poder cambiar es el de conseguir que las grandes empresas sigan en la región y que contaran con una estrategia de innovación abierta con las empresas proveedoras, en lugar de ser adquiridas por multinacionales que se llevan estas estrategias de innovación y los centros de innovación a otras localizaciones. En particular, si vemos el mercado de las energías renovables en el que Navarra y varias empresas de la región han sido pioneras y líderes mundiales, si estuviera en mi mano trataría de haber construido un gran consorcio tanto eólico como solar para seguir teniendo las empresas dentro de la comunidad. Entiendo que es un tema sumamente complejo, pero puestos a desear…
EN PRIMERA PERSONA
Cómo y en qué le ha cambiado la pandemia (en lo personal y en su forma de trabajar)
En lo fundamental me ha cambiado poco. Si es verdad que tuvo una cosa muy positiva, y es que hubo una temporada en la que pasamos mucho tiempo en casa todos juntos, lo cual lo he agradecido mucho, con la alegría adicional de que he sido padre por tercera vez en medio de la pandemia. En la parte negativa está que pasamos mucho tiempo sin ver a las personas queridas, pero eso ya lo estamos recuperando.
En mi forma de trabajar poco, es cierto que empleamos más las videoconferencias, pero en lo fundamental no ha habido grandes cambios.
La decisión de la que se siente más orgulloso y por qué.
No sé si se puede estar orgulloso de los padres porque no se eligen, pero yo he tenido mucha suerte y me han enseñado mucho y muy bien. Ya de lo que ha estado más en mi mano estoy muy orgulloso de haberme casado con mi mujer y tener hijos, porque he tenido la suerte de encontrar a una persona muy especial y construir algo único con ella. Y por último, de mi empresa y de todo el equipo que estamos trabajando día a día porque estamos construyendo algo que muchos de nosotros sentimos como único, con una forma de hacer y una cultura muy bonita; y nos sentimos afortunados de ser parte de ello.
El fracaso o la decepción de la que más ha aprendido estos años. ¿Alguna vez pensó en abandonar?
Fracasos ha habido muchos. Uno que tengo bastante marcado fue el de un producto, un sistema anticolisión para puentes grúa. El proyecto lo tenía todo para triunfar, o eso creía, y me costó mucho ver lo que faltaba, que además no fui capaz de corregir. Pero de todas estas experiencias se aprende mucho.
Nunca he pensado en abandonar porque siempre he sido un creyente del largo plazo y he creído mucho en lo que estamos construyendo en IED, y afortunadamente, tras más de 20 años de esfuerzo, los resultados ya son más que tangibles
¿Tuvo (o tiene) algún referente?
Soy poco de ídolos, pero sí mucho de referentes, de personas de las que trato de aprender, casi todos cercanos. De hecho, aprendo de casi todas las personas que tengo cerca, pero como referentes te diré:
El principal y mayor, mi padre, del que aprendí en un primer momento todo sobre todos los aspectos relevantes de la empresa. Luego he ido, con cuidado, evolucionando, tratando de mejorar, pero al principio todo lo hacía como aprendí de él.
Mi madre siempre tuvo la capacidad emocional de acercarse a mi y trasladarme valores básicos como ser buena persona y no rendirse y entender que cualquier cambio tiene que nacer de mí.
Mi mujer, que tiene una solidez en valores, y me refuerza continuamente dándome ejemplo con su integridad.
Y no puedo dejar de mencionar a Julio Bustillo, socio mío en el negocio eólico, con el que he tenido la suerte de compartir muchas horas de viajes y cavilaciones y del que he aprendido a pensar con sentido común, a poner al problema del cliente en el centro del pensamiento y a ser intelectualmente honesto, entre otras muchas cosas.
El consejo que más le ayudó en su carrera y el que usted daría ahora a los más jóvenes
Al principio mi padre me dejaba equivocarme sin decirme nada, controlando que no me pasara, pero con mucha libertad. Después de fallar me lo decía y yo así reflexionaba sobre cómo no repetirlo. Al final, experimentar y equivocarse es la mejor manera de plantearse el porqué de las cosas y aprender. Y tener la suerte de que alguien te permita equivocarte con “red” no tiene precio.
Y otro consejo que me ha sido muy útil, pero que me ha costado mucho saber ponerlo bien en práctica, es el clásico de “rodéate de personas que sepan más que tú, déjalas aportar y aprende con ellas.” Y de hecho, esto es lo que nos está dando el impulso en los últimos años.
¿Algún fichaje con el que le gustaría contar en su empresa?
Estamos construyendo un gran equipo del que estoy muy orgulloso, y siempre estamos abiertos a incorporar a personas interesantes. Pensando de forma realista, sí tengo algunos nombres, pero no es adecuado publicarlos.
Pero puestos a imaginar, siempre he hablado con mi padre que hubiéramos trabajado muy bien juntos, él en la parte técnica y yo en la gestión. Y por otro lado, me gustaría ver a alguno de mis tres hijos por aquí algún día haciéndolo bien, pero para eso falta mucho tiempo.
TECNOLOGÍA
¿Cuál era la más habitual cuándo empezó? ¿Le costó adaptarse a los cambios? ¿Con qué apoyos contó?
Cuando yo empecé apenas se utilizaba internet ni correo electrónico, y lo más habitual era el fax y el teléfono… Recuerdo que en el pc utilizaba el WordPerfect y el Access.
De todos modos, he utilizado multitud de herramientas, siempre he sido muy pionero en esto y se me da bien la tecnología, así que nunca he sufrido mucho por eso.
Lo que sí que hago siempre es dedicar tiempo a las cosas nuevas para tratar de entenderlas en cuanto las identifico como interesantes, aunque cada vez tengo menos tiempo para esto.
¿Qué papel juegan hoy las nuevas tecnologías en su trabajo? ¿Alguna que se le resista? ¿La que eliminaría si pudiera?
Mi herramienta básica es el portátil, junto con el móvil y los imprescindibles airpods. No obstante, lo más útil en mi caso es el sistema de trabajo que yo tengo, que lo he desplegado en tecnología porque me encanta, pero el sistema está por encima de la tecnología. Podría hacer lo mismo a mano y sólo ocurriría que sería menos eficiente. La tecnología siempre es solo un medio.
No tengo problemas con ninguna tecnología en especial, si bien es cierto que cada vez dedico menos tiempo a conocer el PC, y con ciertas cosas ya no tengo la soltura de antes.
Y eliminar, no eliminaría ninguna. Lo más peligroso a mi modo de ver de la tecnología es cómo la van adoptando los chavales, pero es un tema mucha más de educación y supervisión familiar que de la propia tecnología en sí.
Y soy muy crítico o maniático con la tecnología que no cuida la experiencia de usuario, pero eso ya son obsesiones mías.
¿Qué opinión le merecen las redes sociales? ¿Las utiliza? 
Me parecen muy interesante, son un gran reflejo de la sociedad, aunque es verdad que crean un sesgo grande y estigmatizando o clasificando la realidad demasiado algo que antes también pasaba en grupos más pequeños de forma off-line. Por lo demás, permite intuir en qué piensan las generaciones más jóvenes que la mía.
Tengo cuenta en todas las RRSS, pero realmente las utilizo poco, excepto LinkedIn, donde sí soy activo.
OCIO
Con qué lugar de Navarra se queda para su tiempo libre y por qué.
Soy más de ciudad que de campo y Pamplona me gusta mucho y me parece una buena ciudad para disfrutarla en familia. En otro ámbito, como aficionado al ciclismo, me quedaría con las carreteras poco transitadas que permiten practicar ciclismo más seguro y con puertos como Erro, Urkiaga, Egozcue, Echauri, Guembe…
Un viaje soñado que todavía no ha realizado o algún lugar que ha descubierto recientemente y al que ya piensa en volver
Un gran viaje pendiente es Oceanía, donde alguna vez he estado a punto de ir pero nunca se ha materializado. Ahora con hijos en lo que pienso mucho es en los viajes que me gustaría hacer con ellos. Y hay varios que he hecho antes sólo y que quiero hacer en los próximos años con mi familia, entre ellos hay dos que tengo especial ganas: Escocia y la Coste Oeste de USA
Una comida que le apasione
¡La comida me gusta prácticamente toda! Y además tenemos la suerte de vivir en una zona donde se come estupendamente y la comida navarra está entre mis favoritas. Pero es verdad que siento debilidad por la comida asiática, tanto la japonesa, la tailandesa o la cantonesa, que he disfrutado mucho en China y que es una de las cosas que más echo de menos ahora que no es fácil viajar allí.
¿Con quién (persona de la vida pública) le gustaría compartir una velada?
Siempre me han atraído las personas que tienen una visión global de las cosas y una elevada cultura y visión histórica. A ese respecto hace unas semanas tuve la suerte de estar unos minutos con el Rey de España y me quedé con las ganas de haber podido charlar con él para conocer su visión de la realidad de nuestro país hoy y de cómo cree que podemos sacar lo mejor de nosotros mismos. Sé que es complicado, pero sí, me gustaría pasar una velada con Felipe VI.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE