Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Confesiones profesionales de...

Eduardo Azanza, director general de dasNano y Veridas: incansable profeta de las nuevas tecnologías

Ampliar Eduardo Azanza es un firme defensor del desarrollo de una identidad confiable en entornos digitales.
Eduardo Azanza es un firme defensor del desarrollo de una identidad confiable en entornos digitales.Eduardo Buxens
Actualizado el 31/01/2022 a las 17:54
Aficionado a la bici de montaña y carretera por partes iguales, Eduardo Azanza (Pamplona, 9 de marzo de 1976) es cofundador y director general de dasNano y Veridas, dos empresas referentes a nivel mundial en soluciones de inteligencia artificial, con aplicaciones como la identificación biométrica. Junto con Esteban Morras, que ejerce de presidente, ambos han dado impulso en su tierra a un sector que ya está cambiando las reglas de juego empresarial y promete convertirse en una poderosa fuente de riqueza y empleo. En ese sentido, alerta de que Navarra, cuya economía depende mucho de un sector del automóvil en horas bajas, está ante la tesitura de ser espectadora o protagonista de una revolución digital que no va a esperar a nadie. Pese a reconocer que ha experimentado muchos fracasos y decepciones, hace bandera del optimismo y es de los que cree que es mejor mirar hacia adelante.

Con la pandemia

¿Qué ha cambiado en su empresa?
La normalidad de las relaciones en remoto nos ha ayudado a poder crecer de forma muy rápida en mercados en los que nos hubiera costado llegar más por la dificultad del acceso físico, y hemos creado equipos y contratado excelentes profesionales en diferentes partes del mundo sin haber tenido un contacto directo con ellos antes. Hemos perdido algo de roce personal, pero nos permite pensar de forma más global.
Justo antes de la pandemia ya habíamos lanzado la posibilidad de teletrabajo, y tras la pandemia, se va a quedar para siempre, potenciado y reforzado.
La tarea pendiente sigue siendo…
…suplir un abrazo físico por uno virtual. La profundidad de las relaciones humanas cara a cara son infinitamente más poderosas que cualquier entorno virtual.
Hemos perdido una oportunidad para…
Soy optimista por naturaleza y pienso que no hemos perdido las oportunidades que debemos aprovechar en forma de las ayudas que están llegando de Europa para transformar la sociedad. La tragedia de la pandemia también ha permitido desarrollos como las vacunas de nueva generación que, aún controvertidas, creo que van a permitir la curación de muchas enfermedades que nos asolaban antes.
Lo que sí hemos perdido son muchas personas que sin la pandemia no se hubieran ido. Yo he echado de menos que todos los poderes públicos nos hubieran tratado un poco más como adultos, con información, transparencia y sinceridad.
¿Cuál de las grandes transformaciones que están en marcha (ecológica, movilidad, digital ...) le preocupa más?
Tiendo a preocuparme por las cosas en las que podemos poner solución y trabajar sobre ellas. Creo que la transformación digital es la que más impacto está teniendo y tendrá en la sociedad que vivimos. Debemos pensar si Navarra va a estar como espectadora o protagonista de la misma.
Tenemos una oportunidad enorme para transformar nuestro mercado laboral, creando una fuerza de trabajo preparada para crear el activo inmaterial más valioso creado por el hombre en el último siglo, que es el software, y que tiene la virtud de poder generarse de “la nada”: sólo con una cabeza formada y un ordenador. El poder de cambio social que eso tiene es inmenso, sobre todo cuando se compara contra cualquier otra revolución industrial o tecnológica, que requería inversiones materiales enormes y que, por lo tanto, impedía su despliegue en muchas partes del mundo.
¿Cómo están trabajando para el cambio desde su organización? Iniciativas que tienen previsto poner en marcha.
Nosotros estamos creando productos y soluciones para que esa transformación digital sea segura y confiable, dando certeza sobre la identidad real de las personas y eliminar para siempre contraseñas y llaves.
En paralelo a nuestra actividad como empresa y convencidos del cambio que supone para nuestro entorno, hemos lanzado dos iniciativas alineadas con transformar nuestro tejido laboral.
Por un lado despertando vocaciones a través de la Fundación Luzia, en la que queremos que nuestros jóvenes comprendan cómo funciona la inteligencia artificial, qué oportunidades ofrece y la consuman con espíritu crítico, desde el conocimiento de la misma. Y por otro, junto al Servicio Navarro de Empleo vamos a lanzar el primer programa de albañiles digitales dirigido a personas sin formación ni conocimientos previos en creación de software, de manera que a través de un programa formativo de 600 horas puedan ser perfectamente empleables, y desde ahí desarrollar una carrera profesional en el mundo de la tecnología.

La empresa navarra

Principal fortaleza y principal debilidad de la empresa navarra.
Sus profesionales. He tenido la suerte de trabajar trece años en la energía renovable y otros diez en el mundo digital. El nivel de profesionalidad, conocimiento y honestidad del profesional navarro está al nivel de los mejores del mundo.
La principal debilidad de la empresa navarra es en este momento su alta dependencia del sector del automóvil. Éste, además, está sufriendo un momento muy complejo: al margen de los problemas coyunturales de la cadena de suministro, está encarando un cambio profundo en los patrones de consumo, movilidad y electrificación que tiene a la industria un tanto desconcertada.
El otro gran problema es que los centros de decisión de muchas empresas navarras están demasiado lejos y, cuando hay problemas, las filiales lejanas sufren mucho.
¿Cómo ha evolucionado el sector en el que trabaja desde que usted empezó?
Cuando empezamos había muy pocos jugadores en nuestro sector. Han aparecido centenares de competidores en el mundo, lo cual es una buena señal en el sentido que indica que hay una necesidad importante a cubrir.
A nivel tecnológico, los cambios son enormes. Desde que empezamos hasta ahora nuestros sistemas son cincuenta veces más precisos, lo cual nos ha permitido colocarnos entre los tres primeros a nivel mundial en biometría de voz y facial.
En la actualidad, conforme está madurando, se están produciendo movimientos de consolidación que se acelerarán en los próximos tres años y dejará una industria más concentrada, con menos actores y con más fuerza, como sucede en cualquier sector nuevo en proceso de maduración.
¿Qué retos afronta en el corto plazo y qué riesgos debería asumir?
Relacionado con lo anterior, poder tener la capacidad de crecer a nivel global. Internamente suelo decir, de forma coloquial, que nuestra compañía va a la bolsa de valores... o de basura. Con esto quiero poner en relieve que, en el mundo de la tecnología digital con producto propio, o te conviertes en un standard global o tienes riesgo de desaparecer. Nosotros estamos apostando por jugar en la Champions global para proveer y salvaguardar la identidad real, y vivir en un mundo sin llaves ni contraseñas, donde seas reconocido por ser tú, de forma segura y voluntaria.
¿Qué cambiaría si estuviera en su mano?
Desde la Administración, hay dos acciones de bajo coste y tremendo impacto: la apuesta por la transformación de la sociedad desde la formación para que nuestro país sea un foco de atracción y tracción en el mundo digital.
Por otro lado, se debería promover que las empresas españolas tuvieran tamaños mayores. Para ello se debería subir algunos umbrales de trabas administrativas y burocráticas. Así serían más competitivas en mercados mundiales y se podrían tener aquí más líderes globales, que al final van a dejar más impuestos y trabajo en nuestra tierra.

En primera persona

¿Cómo y en qué le ha cambiado la pandemia (en lo personal y en su forma de trabajar)?
Como a todas las personas que viajamos mucho, la pandemia nos ha permitido estar más tiempo con los nuestros, en la familia y en el trabajo.
La decisión de la que se siente más orgulloso y por qué.
La creación de das-Nano y Veridas. Tener la oportunidad de generar un lugar de trabajo de referencia mundial en tu tierra y que los mejores profesionales se quieran sumar al proyecto hace una tremenda ilusión.
El fracaso o la decepción de la que más ha aprendido estos años. ¿Alguna vez pensó en abandonar?
¿Abandonar? ¡Nunca! Fracasos y decepciones ha habido muchos, de los que aprendes muchísimo, pero rasco en la memoria y no tengo ninguno clavado. Somos más de mirar al futuro que al pasado. Eso es bueno para olvidar las decepciones, pero malo ya que tampoco dedicamos mucho tiempo a celebrar los éxitos.
¿Tuvo (o tiene) algún referente?
En lo personal, mis padres, que siempre me han inculcado el valor del trabajo y de hacer las cosas de manera recta. En lo profesional, mi socio, Esteban Morrás, que me inspiró y ha apoyado para liderar desde nuestra tierra una empresa que tenga impacto global.
El consejo que más le ayudó en su carrera y el que usted daría ahora a los más jóvenes.
El esfuerzo es el único camino para conseguir objetivos en la vida, y que nadie se arrepiente de ser valiente.
¿Algún fichaje con el que le gustaría contar en su empresa?
Tenemos una plantilla de 150 profesionales, llena de Messis y Chymis, gente muy talentosa y con mucha garra, por lo que no echamos en falta a nadie particularmente.

Tecnología

¿Cuál era la más habitual cuándo empezó a trabajar? ¿Le costó adaptarse a los cambios? ¿Con qué apoyos contó?
Cuando empecé a trabajar en junio de 1999 desarrollando desde cero nuestra tecnología eólica, en lo que hoy es Acciona Windpower-Nordex, los primeros meses nos intercambiabamos planos y mensajes con los proveedores mediante faxes. Teníamos un único ordenador conectado a internet y se usaba de forma alterna el email. A los dos meses de empezar a trabajar, ya se extendió el uso de internet y sus herramientas asociadas a todos los trabajadores.
Desde pequeño, siempre me ha gustado la tecnología y no me cuesta trabajo adaptarme a los cambios.
¿Qué papel juegan hoy las nuevas tecnologías en su trabajo? ¿Alguna que se le resista? ¿Cuál eliminaría si pudiera?
Las nuevas tecnologías son el centro de nuestro trabajo, por lo que debemos estar al día en las mismas. Me gustaría tener la fuerza de estar más desconectado de las herramientas laborales.
¿Qué opina sobre las redes sociales? ¿Las utiliza? Sí es así, cuál es su preferida.
Son un altavoz enorme, para la bueno y lo malo. No soy usuario de las redes sociales tipo Facebook, Instagram o Tiktok, pero no se me ocurriría prohibirlas. Creo que es importante que se conozcan sus ventajas y desventajas, sesgos, y se consuman, como todo en la vida, con moderación. Por motivos profesionales, utilizo Linkedin, que es una excelente herramienta para conocer a empresas y gente de todo el mundo.

Ocio

¿Con qué lugar de Navarra se queda para su tiempo libre y por qué?
Soy ciclista globero de montaña y carretera y cualquier lugar navarro es un lujo para la práctica de ambas disciplinas. Tenemos un paraíso en la puerta de casa. Me gusta mucho la zona de Eugi (Eremua), la Ulzama, Urkiaga, Artesiaga o sitios menos conocidos como Cáseda o la zona de Peralta, Falces y Funes.
Un viaje soñado que todavía no ha realizado o algún lugar que ha descubierto recientemente y al que ya piensa en volver
Me gusta mucho conocer culturas muy distintas a las nuestras. Descubres que no eres nada importante. Me gustaría visitar Japón y otros países asiáticos como Vietnam o Tailandia.
Su comida preferida.
Un buen guiso regado con un buen vino navarro. Y queso de Roncal para terminar el vino.
¿Con quién (persona de la vida pública) le gustaría compartir una conversación?
Rafa Nadal. Admiro su perseverancia y fuerza.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE