Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Una librería feminista de Madrid ha retirado de sus estanterías los libros de Carmen Mola"

Avatar del Jose María RomeraJose María Romera24/10/2021
Al Planeta de novela y al Nobel de Literatura los une solo una coincidencia temporal. Ambos se fallan en octubre. Fuera de eso hay que poner imaginación para verles algún parecido, salvo que te apellides Vargas Llosa y poseas ambos. Si se quiere encontrarle semejanzas al Planeta mejor es olvidarse de la literatura e ir a buscarlas en los lanzamientos comerciales de productos punteros como la última versión del iPad o el nuevo refresco de la Coca-Cola. Este año la operación ha salido redonda. Primero la editorial anuncia un incremento llamativo de la dotación económica, que alcanza el millón de euros. Luego se adjudica a un manuscrito firmado con un seudónimo femenino -Carmen Mola- bien conocido en el mundo de los superventas. Acto seguido es desvelada la identidad de la autora, en un doble desafío al género y al número: resultan ser tres hombres. A partir de ahí las redes se encargan de añadir al efecto sorpresa el invariable efecto escándalo, si bien de manera algo indecisa: mientras unos comentarios se inclinan por la moral de género, otros lo enfocan desde la transparencia. Y luego, los chistes sobre señoros que firman con nombre de mujer. Y las acciones de protesta, como la de esa librería feminista de Madrid que ha retirado de sus estanterías los libros de Carmen Mola. De lo que no se habla es del embuste que sostiene al Planeta desde su origen, y que lleva a unos cientos de incautos -654 en esta edición- a presentarse a una convocatoria fantasma. La ceremonia de la noche del 15 de octubre no celebra el fallo de un premio abierto a la competencia literaria entre escritores, sino la escenificación de un contrato para la edición y venta de un libro por todo lo alto. En esta función teatral solo dialogan editor y autor en medio de una legión de figurantes reunidos en la sala: el jurado, los aspirantes, los comensales, los periodistas culturales que se prestan al juego, las televisiones que transmiten el acto y hasta los reyes que lo presiden. Esta vez el contrato ha recaído en tres guionistas de series televisivas. Por lo menos no se lo han dado a un youtuber. Todavía no tocaba.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones