Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"El comercio mundial empieza a resquebrajarse"

Avatar del Alba CarballalAlba Carballal26/10/2021
El colapso de la sociedad de consumo no llegará a través de una revolución -televisada o no-, ni tampoco a causa de una crisis climática que lo ponga todo patas arriba; aunque, como sabemos los fans de Extrañas coincidencias, todo está relacionado en la verdad-manta de la realidad. El mundo es mucho más simple y chapucero de lo que imaginamos, y por eso la globalización colapsará cuando tardemos un año y medio en renovar la lavadora. El comercio mundial, ese ente que suponíamos robusto y que hasta ahora había supuesto un éxito logístico y productivo sin precedentes -signifique eso lo que signifique- empieza a resquebrajarse: el atasco global implica que si usted quiere un coche nuevo le toque ponerse a la cola, que los chips que habitan nuestros bolsillos se estén quedando sin recambio o que el precio de la energía siga por las nubes. El decrecimiento y la relocalización industrial van a llegar, sí, pero por las malas: a ver si al final era Serge Latouche, y no Marie Kondo, el que tenía razón.
El atasco se ha notado hasta en la Seminci, y Ana Morgade se ha presentado en la alfombra verde enfundada en un portatrajes porque, según ha dicho en redes, casi nunca puede ponerse lo que le gusta y tiene que conformarse con lo que le cabe. Doy fe de que no es cosa suya: en el barco del atasco de la cremallera hemos viajado muchas. Sin embargo, como le dijo Hagrid a Harry una vez -y arengas bodypositive aparte-, en el mundo aún se vende de todo “si sabes a donde ir”: al parecer, el príncipe saudí Bin Salman se jactó en 2014 de poder matar al rey Abdalá con un anillo envenenado que se había agenciado en Rusia. A la vista está que nada es imposible en el callejón Knockturn del universo.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones