Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Ha vuelto el lobo... Parece algo amenazante, como el apagón o el desabastecimiento o la inflación galopante"

Avatar del Pedro CharroPedro Charro14/11/2021
De pronto ha llegado el frío. Por la mañana todavía paseo por los últimos estertores del otoño, por el bosque rojizo, metiéndome castañas en los bolsillos. Llegado al pueblo me salen dos grandes mastines al encuentro. ¡No hacen nada! grita el dueño desde lejos, apresurándose. Es lo que dicen siempre cuando el perro está ya a un metro de ti, rugiendo. Pero estos mastines, madre e hijo, llegan, saludan moviendo el rabo y hasta parecen sonreír. Sin duda son beatíficos, bienintencionados, casi socialdemócratas. El hombre llega y los reúne. Hablamos del viento norte, que parece sacar brillo al paisaje, de los robles y las becadas, de lo bien que se come en cierto sitio. Pondera a sus perros, que nos miran con ojos tristes, con ganas de seguir el paseo, expectantes. Estos perros no caben en cualquier casa, pero deben merecer la pena. Ha vendido cachorros de mastín en Asturias y León, cuenta el hombre, satisfecho, pues es un perro que hace frente al lobo. Ha vuelto el lobo, dice, está llegando. Parece algo amenazante, como el apagón o el desabastecimiento o la inflación galopante, los nuevos males. Ahora además viene el lobo. No es extraño, pues el monte está abandonado, los caminos se pierden, la espesura se lo come todo. El mundo se consume a sí mismo, se recalienta, el aire está fétido en las ciudades. La gente se apiña en grandes urbes, el resto está vacío, a merced del lobo, como en la edad media. La mordida de mastín me dice el hombre, es la mayor de todas, toma la presa y no la suelta hasta que sucumbe. El mundo sucumbe, pienso. Los políticos debaten el calentamiento en la cumbre de Glasgow y la gente, mientras tanto, se ha puesto a consumir como loca por si acaso, a comprar cosas, viajar, llenar los bares y salir de noche. Pronto parará de consumir, volverá la lentitud, dice el filósofo Markus Gabriel, de rigurosa moda, que alega motivos filosóficos, aunque quizás se trate solo del precio del combustible. Tener coche es de ricos, oí hace poco. Gabriel dice que vienen más crisis, y que debemos gobernarnos por la razón y la ética para salir adelante. ¿Quién cumplirá ese programa?, me digo. Se van los mastines meneando la cola.
volver arriba

Activar Notificaciones