Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

“Mientras la vacunación masiva no se extienda por todo el planeta ningún país estará blindado frente a la covid”

Avatar del Editorial DNEditorial DN05/12/2021
La irrupción de la variante ómicron ha desatado una alerta mundial ante sus eventuales riesgos añadidos, pendientes aún de confirmación científica: que pueda ser más virulenta que las anteriores, con mayor capacidad de transmisión y más resistente a las vacunas empleadas hasta la fecha. Aunque por ahora no existen certezas plenas al respecto, varios países han respondido a las advertencias de la Organización Mundial de la Salud con acciones preventivas. Entre ellas, el bloqueo de las fronteras con Sudáfrica, el primer país que comunicó el hallazgo de la nueva cepa, y otros limítrofes. Una medida de cuestionable eficacia cuando se ha conocido que el patógeno circulaba por Europa al menos dos semanas antes de que se activara la voz de alarma y está extendido ya por buena parte del planeta. Numerosas incógnitas planean todavía sobre él. Existe, sin embargo, la evidencia de que cuanto mayor sea la circulación del virus más posibilidades habrá de que sufra mutaciones ante las que las vacunas actuales pudieran presentar una limitada efectividad. Ese peligro es muy superior en las zonas con una alta presencia de la covid y una inmunización muy baja. Resulta singularmente escandaloso el caso de África, donde solo el 7% de los ciudadanos ha recibido el suero, cuya inoculación obligatoria -anunciada por Alemania para febrero- debate la Unión Europea y es de un más que complicado encaje legal en España. La pandemia ha puesto de relieve los sangrantes desequilibros de la globalización. En un mundo interconectado, nadie estará a salvo por completo mientras haya países con una amplia parte de la población sin proteger, tal como reconocen los expertos sanitarios. Por tanto, garantizar el acceso universal a las vacunas es una prioridad que está muy lejos de ser satisfecha según revelan las pírricas cifras de las regiones menos desarrolladas. La llegada de ómicron demuestra la imperiosa necesidad de dar pasos valientes en ese sentido. Porque es incuestionable a la luz de lo que vienen demostrando los hechos durante este tiempo de crisis sanitaria, que la inmunidad será global o no será.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones