Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Políticamente incompetentes

Ampliar El líder del PP, Pablo Casado; la presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección por el PP, Isabel Díaz Ayuso; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; y el secretario general del PP, Teodoro García Egea
El líder del PP, Pablo Casado; la presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección por el PP, Isabel Díaz Ayuso; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; y el secretario general del PP, Teodoro García Egeaeuropa press
Actualizado el 17/02/2022 a las 21:18
En su reciente libro de memorias, ‘Políticamente indeseable’, escrito poco después de ser cesada como portavoz de grupo parlamentario del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo narra una anécdota ilustrativa de sus relaciones con el secretario general del partido Teodoro García Egea. Se habían reunido mano a mano la portavoz y García Egea en el hotel Wellington para aclarar algunas discrepancias internas y filtraciones periodísticas contra Álvarez de Toledo. El número dos de Casado acababa de asegurar a su interlocutora que no tenía ni idea de dónde partían esas filtraciones sobre el malestar de Génova con ella; e incluso, que no conocía ni tenía relación con la periodista que las firmaba. En ese momento sonó el móvil de Teodoro y apareció en letras nítidas e iluminadas el nombre de la periodista que el político decía no conocer. "Miré a Teodoro. Me miró. Y sonrió". Escribe Cayetana.
La intervención de este jueves a media tarde del número dos del PP con un argumentario improvisado a martillazos sobre la misión de vigilancia moral y garantía de pureza política que habría justificado la investigación a Díaz Ayuso como si fuera un caso criminal cinematográfico de "asuntos internos" sonaba increíble. Solo faltaba el teléfono del secretario general sonando con el nombre de un detective privado en la pantalla. Todo huele a montaje o incompetencia del núcleo duro que rodea a Pablo Casado. Puede ser un montaje para frenar la carrera de la gran triunfadora en las elecciones madrileñas e impedir que su éxito minimice la figura del líder. Puede ser incompetencia como la chapuza de convocar a contrapelo las elecciones en Castilla y León o perder torpemente una votación sobre la reforma laboral. O la suma de las dos.
Porque arrojar sospechas, preparar dosieres, intentar romper políticamente las piernas de uno de tus principales activos en un PP poco sobrado de figuras es inaudito. Isabel Díaz Ayuso dio este jueves una patada al hormiguero. Tiró del mantel y toda la vajilla está a punto de estrellarse contra el suelo. Salió en defensa de su honorabilidad en lugar de entrar en juego de los fontaneros que siempre susurran que los trapos sucios se lavan en casa. Abrió la crisis en canal, en público y transmitida en directo con lo que ya no hay vuelta atrás. Si Pablo Casado no tiene pruebas incontestables de mala gestión contra Ayuso debe cesar inmediatamente a su secretario general. O a quien corresponda. O saca bisturí, o el tumor de la incompetencia de su equipo le arrastrará a él.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora