Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"En estos momentos terribles es preciso apelar a esa Rusia profunda que Tolstoi amaba"

Avatar del Pedro CharroPedro Charro21/03/2022
Terminés la Odisea y luego comprobé que no había sido nada original, pues parece que en tiempos de guerra e incertidumbre es cuando se leen estos grandes libros, Homero, la Biblia, y también Guerra y Paz, la gran obra de Tolstoi que leían los asediados de Stalingrado por los nazis, intentando tal vez comprender lo que ocurría. Grossman, el autor de la monumental Vida y destino, cuenta que su madre judía leía Guerra y paz hasta poco antes de ser deportada. El periodista francés Kauffman, secuestrado en el Líbano durante más de dos años, leyó más de 20 veces esta obra inagotable en la que aparecen cientos de personajes. Parece que ahora también se lee en Rusia Guerra y paz, aunque ahora Rusia, a diferencia de la obra de Tolstoi, en que es atacada por Napoleón, como pasó luego con Hitler, no es la invadida, sino la invasora y son los ucranianos, obligados a una guerra defensiva y desigual los que merecen leerla. Tolstoi sabía de lo que hablaba, pues vivió de joven la guerra de Crimea, y tal vez por eso puede contarnos la guerra desde el punto de vista del soldado que no sabe lo que le espera, la extraña percepción que se tiene en el campo de batalla, como si fuera una borrachera, y el miedo a la muerte que se apaga cuando el soldado herido contempla por fin desde el suelo el cielo azul allí arriba y se abandona. La guerra, la violencia, es común en el arte, es uno de sus temas eternos, pero ese afán belicista de Tolstoi, de contarnos una guerra estetizada, cruel y bella al mismo tiempo, lo abandonó después de una famosa crisis espiritual que le convirtió en un pacifista convencido, le hizo vestirse de mujik y encerrarse en su isba en el campo. El pacifismo militante de Tolstoi tuvo gran trascendencia e influyó por ejemplo en Gandhi, fue el iniciador de una estela que no ha acabado. En estos momentos terribles es preciso apelar a esa Rusia profunda que Tolstoi amaba, a su corazón que latía con toda la humanidad, a esa fuente de pacifismo y conversión que sembró en su país y que no pude haber desaparecido del todo.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE