Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Ojalá sepan sobrevivir en la selva económica que les dejamos"

Los llamados “boomers”, esto es los que nacimos durante los años del embarazo demográfico del desarrollismo, los Seat 600, el anuncio de Soberano es cosa de hombres y la conjura judeomasónica, hemos sido una generación afortunada. Nuestros abuelos vivieron una guerra espantosa, nuestros padres una postguerra tristona y a nosotros nos tocó Eurovisión y lalalá. Salvo quienes tuvimos la desgracia de experimentar las hazañas bélicas del terrorismo, vivimos en paz, con una economía en progresión, una Transición esperanzada, no exenta de angustias y sombras, la llegada de la democracia y la Unión Europea. En definitiva, fuimos la primera generación de españoles que miraba hacia un futuro desbrozado por el consenso, el entendimiento y la libertad. La generación anterior no nos legó un país en llamas, muy al contrario. Los años de la Movida nos pillaron energéticos y aunque cantábamos aquello de “Malos tiempos para la lírica”, lo cierto es que fuimos más líricos que épicos: todo el mundo quería ser Miquel Barceló, Cesepe o Santiago Auserón. Visto desde hoy, me parecen unas aspiraciones más dignas y creativas que ser youtuber o salir en Telecinco. Padecimos el endémico desempleo juvenil, cifrado en un 30%, allá por 1989, pero a fuerza de mucho tesón conseguimos trabajos dignos, incluso más que dignos. Hubo una guerra en las Malvinas, en los Balcanes, dos en el Golfo y una en Afganistán, pero al tiempo que el mundo seguía girando como una peonza sangrienta, fuimos cumpliendo los propósitos personales y profesionales en un país que ofrecía libertad. Alcanzados mis penúltimos objetivos, observo a la generación de mi hija, nacida en 2001, y me quedo pensativo. ¿Lograrán ser autónomos?, ¿ciudadanos con criterio propio?, ¿podrán optar a un trabajo digno?, ¿y a una vivienda que merezca ese nombre? Espero que al menos les hayamos legado unos valores básicos y estén vacunados contra el consumismo y la manipulación ideológica. Ojalá sepan sobrevivir en la selva económica que les dejamos.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE