Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Envido

El cartel de Aquerreta es maravilloso

El de esta vez, bastan las muchas adaptaciones que la gente ha imaginado en redes sociales, está dotado de una practicidad superior a la tradicional de ser enrollado para hacer tururú

Ampliar Juan José Aquerreta cartel feria toro 2022
Juan José Aquerreta, junto al cartel que anunciará la próxima Feria del ToroEDUARDO BUXENS
Actualizado el 10/04/2022 a las 23:18
Corrí a mi bazar de confianza y me agobié cuando en los pasillos de disfraces, pelucas, conciencias de silicona y demás complementos no encontraba lo que necesitaba. De investigador de pandemias. De nazareno de Semana Santa. De meteorólogo. De especialista en conflictos bélicos, novedad según promocionaban los carteles. De economista doctor en tendencias inflacionistas. Nada. Movía las perchas y ninguna de las alternativas era la que buscaba, por lo que recurrí desesperado al dueño del comercio.
–Por favor, ¿algún disfraz de analista de carteles de la Feria del Toro? –le pregunté a Txomin, un chino de Chengdú que se me quedó mirando como si le estuviera hablando en navarro.
–Cartel del toro, no. Torero, sí. Torero, sí. Bonito y olé –respondió.
Al ver que comenzaba a empeñarse en vestirme de Morante de la Puebla, asumí mi derrota y me marché, no sin antes comprar un par de sobres de cromos de Pokémon para aprovechar el viaje.
La cosa es que llevo unos días sintiéndome como en una deshora continua. Desplazado, fuera de tiempo y hasta de sitio. Incluso tonto del bote, me atrevo a reconocer. Chiquito ante una sociedad tan formada. Antes envidiaba a quienes desde una valla de obra son capaces de dictaminar que el operario A está nivelando bien la hilera de ladrillos o al B se le secará la argamasa con esa pinta de vago que luce. Ahora me asombran los expertos en arte, interpretación de intenciones y comunicación brotados de repente. Cientos que en su inmensa generalidad han sentenciado pulgar abajo: la creación de Juan José Aquerreta para la próxima feria taurina sanferminera les parece un bodrio.
Ya he contado que no he conseguido un ropaje idóneo, pero permítanme intentarlo aunque vaya en chándal: a mí el cartel me gusta por su trascendencia. Aquerreta ha logrado plantarnos durante un buen rato delante de una obra que en sus versiones precedentes vivió de una manera efímera. Se destapaba el cartel de la Feria del Toro, como entidad privada la Casa de la Misericordia está en su derecho de encargarlo a quien considere, se le saludaba y poco más. Pero el de esta vez, bastan las muchas adaptaciones que la gente ha imaginado en redes sociales, está dotado de una practicidad superior a la tradicional de ser enrollado para hacer tururú. ¡No sale un toro! ¡Dónde está el capote! Clama el sanedrín , incapaz de alcanzar el mensaje de “compasión y amistad” que ha pretendido el artista con el retrato de dos jóvenes o su color rojo de “sangre hacia Dios”. Lo más grave, sin embargo, es que se ha abierto una especie de todo vale en el que no pocos han cargado incluso contra cómo posa en las fotografías o la imagen que traslada Aquerreta, por cierto, Premio Príncipe de Viana de la Cultura y Premio Nacional de Artes Plásticas. Y cuando la crítica entra en ese territorio, no supone crítica sino falta de respeto.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE