Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Rubi, antes conocido como Rubiales, es un cruce entre Robert de Niro en Taxi Driver y el boxeador Poli Díaz"

Rubi, antes conocido como Rubiales, es un cruce entre Robert de Niro en Taxi Driver y el boxeador Poli Díaz. Su interlocutor, Geri, antes conocido como Gerard Piqué, es un futbolista con tupé de pájaro loco y, aunque su mujer es cantante de voz atiplada, es él quien canta muy fuerte por las mañanas en la ducha, en las redes sociales y en las ruedas de prensa. La profesión de periodista, tan denostada por quienes no la conocen, queda absuelta de muchas otras culpas cuando un investigador quita las caretas a dos tipos que cuentan los millones como usted o yo el cambio de un café. La realidad siempre es peor que la ficción. Uno imagina un diálogo brillante entre dos comisionistas, a los que imagina con gafas de sol, maletines y pelucos muy grandes en las muñecas, pero al final siempre gana la versión española de la serie, una cosa gritona, como de casino de Torrelodones entre niebla de puros, cubatas de Larios y chistes de loros. El torrentismo que no cesa. Vean si no al dizque aristócrata Luis Medina, modelo y no sé qué más, que vendió al Ayuntamiento de Madrid mascarillas malas y caras mientras la gente moría en los pasillos de urgencias de los hospitales. El consistorio madrileño dice que Medina y Luceño -comisionistas con nombres de novilleros- les estafaron, pero aquellos afirman ahora que el alcalde Almeida ejerció de intermediario. Por primera vez, lo vi cabreado en una rueda de prensa al ser preguntado por el asunto. En este caso no hay audios, pero se sospecha que no elevarían demasiado el estilo hirsuto de Rubi y Geri. Desanima la ausencia de ética y la extensión de la mala picaresca y los presuntos casos de corrupción saltan como minas antipersona, aquí y allá. Dicen los que saben que no hicieron nada ilegal, es muy probable. No seré yo quien quite la razón a los juristas y periodistas deportivos, pero convendrán conmigo en que si el mal gusto estético y la ausencia de ética estuvieran penadas, al menos este grupete debería pasar una temporada en algún penal hondureño.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE