Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Rebelde

Avatar del Pedro CharroPedro Charro30/05/2022
He visto que Fernando Aramburu, el autor de Patria, ha elegido El hombre rebelde, de Camus, como el libro más importante que ha leído, el que le cambió la vida, el que le vacunó además contra la violencia, que era algo que en el San Sebastián de su juventud sedujo a muchos, dispuestos a crear una nación a tiros. Camus era un buen antídoto contra esto, pues siempre fue lúcido, no transigió, se opuso a quienes justificaban la muerte para alcanzar grandes objetivos, para construir hermosas utopías que pasan por encima del hombre concreto. En esto se enfrentó a muchos, sobre todo a su amigo Sartre, que era el gran gurú de la izquierda, el intelectual mimado que decía que había que mancharse las manos. No cabe construir algo haciendo daño, ignorando el hombre, hay que contar con el individuo concreto, fue la gran enseñanza de Camus que resultó profética, no en vano la pesadilla en que se convirtieron los sistemas que querían levantar un mundo feliz a costa del individuo le dieron la razón. Camus, un hombre de origen humilde, francés de Argelia, hijo sin padre de una española, premio nobel muerto en accidente demasiado pronto, como un James Dean de la literatura, sigue hoy vigente mientras de Sartre no se acuerda de nadie. El hombre rebelde, dice Camus al comienzo del libro, es un hombre que dice no -un negador, por tanto, alguien que no se deja arrastrar- pero, añade enseguida, es también un hombre que dice sí, lo que es un gran verdad. Decir que no está bien, pero es un primer movimiento. Se dice no a esto y aquello, hoy es moneda común, todo el mundo esta harto de todo, hay quien rechaza el podrido capitalismo, pero consume sin parar, quien se queja de la corrupción de los político, pero trampea en lo que puede, quien se rasga las vestiduras y se muestra crítico con un mundo a la deriva, pero finalmente, quizás por tanto aspaviento, no tiene fuerza para hacer nada, no es capaz de ir hacia el sí. Hay una rebeldía hoy que no construye nada. Una rebeldía sin causa, que se consume y se esfuma como el humo de las brasas.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE