Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Lo de Johnny Deep y su exmujer Amber Heard es la constatación de que el planeta es un inmenso plató de televisión"

Lo de Johnny Deep y su exmujer Amber Heard es la constatación de que el planeta es un inmenso plató de televisión. La pareja de actores ha protagonizado la primera telenovela globalizada, un taquillazo de audiencia para los canales de televisión que han retransmitido en directo el juicio final de la telerrealidad. Aún hay más: dos actores actuando frente a un tribunal transformado en escenario. Un acto auténtico de metaliteratura teatral. Sólo les faltaba levantarse del asiento y, antes de iniciar su actuación, preguntar al jurado ¿cuál es mi cámara? Lo cierto es que no he seguido el culebrón judicial, pero, ay, esas imágenes de Jack Sparrow, manifiestamente desmejorado, arrancando un clínex para limpiarse una lágrima invisible, para luego salir del tribunal y saludar a sus fans poniendo morritos. Ah, y el llanto de la actriz de la factoría Marvel, esa nocilla para infantes, adobado de una proclama tan feminista como lo pueda ser Bertín Osborne. La película que han protagonizado ha sido un éxito, especialmente para el actor fetiche de Tim Burton. Es cierto que a este hombre siempre le sobra algo: un pañuelo, una pulsera, un anillo... Pero no le va a sobrar espacio en la billetera. Ahora debe pagar a su exmujer dos millones de dólares por daños y perjuicios, pero percibirá quince de Amber Heard, condenada por difamación. Hasta yo sé hacer esta cuenta: un negocio, que es de lo que se trata, redondo. El pirata del Caribe ya puede comprarse otra isla e ir a celebrarlo con su amigo el guitarrista Jeff Beck, al que, dicho sea de paso, no le llega ni al talón en cuanto a talento musical se refiere. Ella dice estar “devastada” y que no tiene suficiente dinero para pagar la indemnización. Eso le pasa por no empadronarse en España, donde cualquier jurado, mediático o no, le hubiese dado la razón con los ojos de la Justicia vendados. Todos los hombres, por definición, somos malos, cobardes maltratadores y padres sin corazón. Se equivocó al nacer en Austin, Texas. Nadie es perfecta.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE