Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cartas de los lectores

Nacional 121, la anunciada triste realidad

Ampliar Imagen de la N-121-A, en cuyo primer tramo entre los túneles de Ezcaba y Olave ya se ha realizado la transformación en una vía 2+1
Imagen de la N-121-A, en cuyo primer tramo entre los túneles de Ezcaba y Olave ya se ha realizado la transformación en una vía 2+1Cedida
  • ​Santiago Galbete Goyena
Publicado el 14/08/2022 a las 06:00
Después de 22 meses desde que nos anunciaran las modificaciones en el tramo que transcurre entre los túneles de Ezcaba y la recta de Lanz, finalmente se ha abierto al tráfico este trayecto. No se ha celebrado ninguna inauguración, simplemente un mal día se han quitado los conos anaranjados y se han destapado las señales de tráfico, mal síntoma tan poco bombo. A lo largo de las obras y tras su apertura, por deformación profesional, he analizado los riesgos del nuevo trazado.
Del km 6 al km 10 surgen tres nuevas rotondas de raquíticas dimensiones, difícilmente compatibles con los camiones que las atoran mostrando en numerosas pegatinas sus enormes ángulos muertos. A menudo pienso en qué momento estos gigantones, ignorando involuntariamente mi presencia, me darán un coletazo a modo de orca lanzándome contra otra mole que circula por el lado opuesto de la rotonda. En ese mismo trayecto se presentan tres desdoblamientos, el último de ellos, cuando ya no puedes más de tanta rotonda, es de tan solo 400 m. Tras escasos días desde la apertura, ya he presenciado aquí varios adelantamientos de riesgo. Haciendo balance, en tiempo no se detecta mejoría, lo que ahorran los desdoblamientos lo ralentizan las rotondas y en seguridad, hemos perdido con el paso obligado por este laberinto.
Llegando a la recta de Lanz, me extrañan las esbeltas farolas alumbrando la carretera a la altura del desvío al pueblo. Repaso la zona y me sorprende que el vecino de Lanz proveniente de Francia/Irún deberá hacer un stop y permanecer en una pequeña zona habilitada entre los dos carriles hasta que el tráfico le permita girar hacia el pueblo. No me puedo imaginar a qué velocidad le bombeará el corazón cuando se percate por el retrovisor que un gigantón en la oscuridad, son muy numerosos en la zona, deslumbrándole con sus ojazos se aproxima derecho a arrollarlo. Si por fortuna no se produce el evento, el riesgo que un ataque de miocardio lo deje fuera de juego es muy elevado, por lo que sugiero utilicen las farolas para fijar un desfibrilador, o mejor, por favor coloquen uno a cada lado de la carretera para minimizar el riesgo de que el aturdido copiloto, ansioso de asistir al infartado sea atropellado cuando se dirige hacia el desfibrilador. Me pregunto por qué es tan angosto nuestro presupuesto que no permite un sencillo paso subterráneo, más seguro y que posiblemente se financiaría con el ahorro en farolas y su consumo, como disponen, a pocos kilómetros, los vecinos de Zozaya.
Ya al final del trayecto modificado y tras circular por varios tramos de un carril en cada sentido (1+1), tengo la sensación de que el aireado, prometido e insuficiente (2+1), indicando desdoblamientos en al menos uno de los dos sentidos, no es tal y únicamente se han ensanchado las zonas rectas o ahí donde el terreno es blando y no requiere grandes movimientos de tierras. Siento entonces una mezcla de preocupación y tristeza, al intuir que el equipo que nos gestiona no controla la tabla del 1.
Desgraciadamente, estos son solo unos ejemplos de las innumerables carencias que se detectan en este limitado trayecto. La escasa distancia entre las biondas lateral y central dificulta/imposibilita el adelantamiento de las ambulancias y en caso de averías generará atascos, los continuos carriles de incorporación mal señalizados y los pasos obligados a 50 km/h, son otros ejemplos. Me gustaría con estas líneas ayudar a que las personas con capacidad de decisión tomen conciencia que estas deficiencias podrían acarrear serios accidentes y aporten soluciones, ya que a bien seguro es voluntad de ellos evitarlos.
Santiago Galbete Goyena, vecino del valle de Baztan
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE